"Mi ex está embarazada, de la que me salvé"

¿Qué hay que celebrar que no la dejaste embarazada tú?
Author:
Publish date:
d6f

Hay un fenómeno que está desconcertándome desde hace años y se desprende de una anécdota que todos hemos escuchado en algún momento de nuestras vidas.

La primera vez que lo escuché fue hace al menos 6 años, en una fiesta en casa de un amigo. Poco a poco nos fuimos separando en grupos y de repente alguien empezó a ir de grupo en grupo anunciando algo ininteligible. Lo único que podía ver desde donde estaba era cómo distintas personas lo felicitaban cuando dejaba de hablar. Cuando finalmente llegó a nosotros dijo “Marico, ¿A que no saben? ¡Mi ex está embarazada!”, la respuesta fue unánime: “¡De la que te salvaste!”. Algunas personas le ponían la mano en el hombro en gesto de “¡Qué bueno que estés vivo!“ como si acabaran de sacarlo de un edificio en llamas.

Unos años después estaba tomándome un café con un amigo cuando llegó un conocido visiblemente exhaltado y le dijo casi gritando “¡Tu ex está emabaraza, marico! De la que te salvaste…”. Mi amigo se llevó una mano a la frente y respiró aliviado.

Hace unas semanas, fue mi jefe el que lo dijo, y esta vez como 240 personas a su alrededor, y hasta su esposa le dijeron “¡Te salvaste!”, y finalmente no pude quedarme callada: ¿Cómo exactamente es que se “salvaron”?

El embarazo de estas exes no era algo que inevitablemente les iba a pasar a ellos si seguían con ellas. No es como que si tardaban un día más en terminar la relación, ahora serían padres. Los óvulos no están en una cuenta regresiva desde el momento en el que empezamos a tener sexo pensando que la vez número 560 conseguirán un espermatozoide cueste lo que cueste.

Además, ¿Por qué piensan que estarían viviendo esa vida a juro? Tal vez ellas jamás hubiesen siquiera considerado la idea de tener un bebé con ellos, o aunque lo hubiesen tenido no estarían pensando en continuar la relación con ellos. No entiendo de qué se salvan si tener un pene no los hace intercambiables con los novios nuevos y no hay manera alguna de saber si ellos hubiesen terminado en la misma situación.