Manual de Carreño para redes sociales (parte 3) - The Amaranta
De cómo llevar una pelea y/o ruptura

Pocas cosas son más indecorosas que las peleas públicas vía redes sociales. Si hubiera que hacer un top 3 de tipos de posts más vergonzosos para redes sociales sería así:

  1. En el que proclamas amor por el novio que tienes hace 4.5 horas
  2. El que usas para pelear con alguien que ni lo verá
  3. El que haces a una semana del primero cuando cortas con tu gran amor

Por el primero, no podemos hacer nada. Siempre existirá alguien dispuesto a obviar el buen gusto en pro de tratar de probarle algo a la humanidad a través de tu súper novio. Con los otros dos sí podemos intentar ayudarte, no para que dejes de pelear o encuentres una relación seria, pero para que puedas fingir que todo está bien con más gracia y simpatía.

De los deberes con la sociedad: peleas públicas y puntas pasivo agresivas

Ver relacionados:

Manual de Carreño para redes sociales

Manual de Carreño para redes sociales (parte 2)

En el 2003 A.F (Antes de Facebook) e incluso hasta el 2006 D.F (Después de Facebook), era pasable que tuvieses un pequeño metldown en tu MySpace o en tu “muro” o lo que sea que usaras en ese entonces.

Era una época oscura, había gente que consideraba a Gerard Way sexy y todo el mundo tenía cejas horribles y noventosas. No sabíamos qué hacíamos. Afortunadamente, casi todos hemos logrado superar lo peor. Las redes sociales ya no son cavernas llenas de neardentales, ahora tenemos protocolos y si no te enteraste, estamos aquí para ponerte al día. Esto es lo que jamás debes hacer:

Usar los estados de Facebook para mandar mensajes crípticos

Basta. No hay absolutamente ninguna razón para hacer esto. Si tienes algo que decirle a alguien se una persona madura y razonable, y llámalo un jueves a las 3:00 a.m. después de tomarte una botella de tequila.

Cuando empiezas a mandar mensajes crípticos sobre “las perras que se arrepentirán de haberte cruzado” o lo chimbo que es confiar “porque te utilizan y te traicionan”, te ves como alguien que no sabe comportarse en público, o alguien que está inventando peleas con gente que no existe para parecer interesante. Es inmaduro e innecesario. Aprende a resolver tus conflictos de frente sin hacer que la mitad de tus contactos volteen los ojos colectivamente cada vez que ven uno de tus updates. No tienes que alienar a tu audiencia cada vez que tienes un problema.

Online fighting

Vivir tu despecho frente a todos los ojos virtuales

Ten decencia y hazlo en compañía de tus amigos. Nadie tiene por qué enterarse de los pormenores de tu relación ni saber lo loca que te pones cuando acabas de cortar con alguien. Vívelo en silencio a menos que quieras consecuencias constantes gracias al show que montaste. No quieres ser un desastre de persona en el inconsciente colectivo.

Subir una foto solo para molestar a un amigo

Esta es la versión digital de ir a casa de alguien y orinar la sala de su casa. Aún cuando logres tu objetivo de ser la clase de persona horrenda que quiere herir los sentimientos de sus “amigos”, estás viéndote como alguien infantil con actitudes de mal gusto.

Seguir a alguien solo para conservar las apariencias

No es necesario seguir a alguien solo porque se conocen en la vida real y han tenido períodos amistosos o de hecho, una amistad verdadera. Hay tres cosas que debemos aprender:

Primero que la gente crece, cambia, se transforma, y eso a veces implica dejar atrás ciertas amistades. Si alguien que solía ser tu amiga se ha dedicado a hacerte miserable con solo su presencia virtual, es momento de despedirte. Deja de estar cargando una maleta llena de fantasmas, unfollow ya.

Segundo que la gente tiene alter egos digitales y está permitido que no te caigan bien. Si alguien es completamente desagradable en sus redes sociales, puedes darle unfollow y mantener la relación estrictamente en persona.

Tercero, un follow no es un contrato de matrimonio, ni un unfollow un divorcio. Ambos pueden ser revocados en cualquier momento y sin mayor drama. Sobretodo si es necesario para tu bienestar emocional y mental. Si alguien te está haciendo odiar Instagram cada vez que lo abres, puedes darle unfollow durante el tiempo que dure la pelea. Mejor dejar de seguir a alguien momentáneamente que ser la Lindsay Lohan de las redes.