Semos realistas

En contraste a las creencias populares, estereotipadas e innecesarias que enmascaramos año tras año bajo un frágil sentimiento de “renovación” y un mundo de posibilidades condensado en 365 nuevos días, convertirse en un ser humano decente y próspero no requiere de una nueva dieta, una rutina de ejercicios, un nuevo trabajo o una larga lista de nuevos hábitos.

Incluso, hay muchas cosas que se pueden hacer sin necesidad de pagar tres meses por adelantado de un gimnasio o la clase de yoga que dejarás en las próximas dos semanas. 

Por eso, y porque estamos cansadas de no cumplir la meta de bajar de peso, hemos decidido irnos por el camino sencillo -y autoindulgente- y aceptar que la única manera de convertirnos en una mejor persona, es hacer las paces con el hecho de que no se puede mutar de cuerpo de un día para otro.

Y por camino sencillo, nos referimos a los pequeños cambios que no nos quitan los tres (o cinco) kilos de más, pero sí nos hacen seres más felices y completos.

Con ustedes, las resoluciones que te harán una mejor persona este 2018.

Usa ropa interior cómoda

Nunca ningún ser humano ha podido desarrollar sus capacidades decentemente y en consonancia con lo socialmente correcto mientras usa ropa interior con funciones de faja rebanadora. No intentes ser la primera.

Haz tu cama

Basado en experiencias personales, este acto diario te dará un sentido de orgullo y logro parecido al que sientes cuando te montas en la báscula y hay números menos.

Está bien, quizás no es el mismo, pero hacerla todos los días -aun con los ojos cerrados- te hará sentir como una adulta responsable.

Elige algo que parezca imposible, y hazlo

Sí, esta puede ser una de las resoluciones más difíciles porque sí se parece a las típicas de “conseguir novio este año” o “dejar el cigarro”. Pero en nuestra defensa, el bottom line de este objetivo es elegir algo tan imposible como “soltar el celular en la mesa”, “dejar el refresco” o “comer menos chocolate”. A ese nivel de imposibilidad.

Revisa el clima antes de decidir qué zapatos ponerte

Dicen que mujer precavida vale por dos; y así de realizada te vas a sentir cuando empiece a llover y tus stilettos estén sanos y salvos de cualquier charco con complejo de pozo infernal. Es casi como si tuvieses tu vida bajo control.

Límpiale los mocos a tus mejores amigas

Sea por una ruptura amorosa, una pelea familiar, una montada de cachos o simplemente el PMS hablando, encárgate de llevar suficientes pañuelos y prepara el playlist más depresivo de la historia. Porque aunque no lo crean, es mejor dejarla llorar hasta la deshidratación.

Maximiza los beneficios si le pones los clásicos de Camila o algún reggaeton romanticón. Está científicamente comprobado.

Siéntate derecha

Hazlo por tu abuela.

No rechaces cumplidos

Un “gracias” basta. El gran ser humano que decidió regalarte un buen comentario no necesita saber el discurso de por qué su afirmación es errónea. En caso de emergencia, respóndele con un cumplido también.

Sintoniza tu rutina de belleza con tu ciclo menstrual

Esto no necesariamente te hace una mejor persona, pero sí te da un mejor cutis; y eso te acerca un poquito más al embellecimiento interior. Si nuestro argumento no es lo suficientemente convincente como para que lo intentes, lee nuestro artículo y dale la bienvenida a las maravillas del conocimiento femenino.

...

Puede que estas resoluciones no vayan a salvar al mundo, pero sí te harán sentir mejor, y por consecuencia, darás más “gracias”, le sonreirás a extraños y le cederás el puesto a una viejita en el estacionamiento.

No nos responsabilizamos si la última afirmación es mentira.