Los tipos de performancia de género más ladillas - The Amaranta
Nada más insoportable que el tipo que encuentra “un chinazo” en todos lados

El género es performancia, y como todo performance hay algunos que merecen aplausos, donaciones, y cervezas, y otros que deberían no volver a salir a luz del sol hasta que hayan reescrito el concepto.

No solemos pensar en la performancia del género más allá de un show drag, pero la verdad es que se hace hasta en los ámbitos “heteronormativos” y pueden ser tan insufribles como cualquier otro:

Ver relacionados:

Discutiendo el mundo post-gender con Sofía Rangel

¿Por qué lo andrógeno o unisex en realidad sólo es masculino?

El “bro” súper macho demasiado viril para este mundo

Es el tipo que siempre encuentra “un chinazo” en todos lados, preferiría cortarse una bola antes de siquiera ponerse una media rosa, y antes muerto que cocinándose su propia cena.

Alguien de pequeño le dijo que toda su identidad tenía que basarse en que el mundo entero sepa que tiene un pene, y este tipo se lo ha creído por completo al punto que si por él fuese, se cambiaría el nombre a Falocio Penil D’Guevo.

La chica “demasiado cool” para las mujeres

Esta es la mujer que jamás se llamaría así misma mujer porque le tiene alergia a la palabra, así que usa sinónimos insufribles como “chica”, “niña”, “tipas”, etc. Todo menos “mujer”.

Para ella ser mujer significa ser complicada y dramática. En su mente ella es la única poseedora de una vagina capaz de “no hacerse dramas”, comerse un perro caliente sin sentir que engorda, y tener amigos hombres. Todas las demás estamos todo el día comiendo ensaladas, llorando cuando se nos cae una uña, y pensando cómo torturar psicológicamente a los hombres. Por eso ella no tiene amigas mujeres. 

La niña que aspira a ser hombre misógino

Otra que jamás escucharás diciendo “soy mujer”. Esta es la que no se conforma con decir que es una “chica cool”, ella quiere ser un hombre. Quiere vivir el mundo como un hombre misógino, e insultar a las mujeres como uno.

Cuando se habla de aborto, ella es la primera en decir que solo las p*tas quieren abortos. Cuando una mujer habla de haber sido violada, esta es la que le dice que le está mintiendo. Cuando habla de la comunidad LGBT+, es la que dice que no tiene problemas con “los maricos” siempre que no sean “locas”.

Ella agarró los estereotipos más ofensivos de los hombres y los internalizó por completo.

El hombre que se identifica como mujer pero solo si es conveniente

De estos hay dos:

El primero es el hombre gay que se identifica como mujer para crear empatía en un grupo de mujeres, pero apenas se da la vuelta las insulta y reduce a estereotipos.

El segundo, es el hombre heterosexual que te dice que es feminista, o va más allá y te cuenta que “totalmente sería una lesbiana”. E inmediatamente después está aprovechándose de su privilegio de hombre para oprimirte o ponerte en un rol 100% hegemónico. Porque no hay nada más insufrible que un hombre heterosexual que quiere convencerte de que su vagina es más profunda que la tuya.