Los beneficios del yoga, una disciplina milenaria

“The body is your temple. Keep it pure and clean for the soul to reside in.”
Author:
Publish date:
headstand-2150147_960_720

Si analizamos la definición que nos aporta el diccionario de la Real Academia Española, veremos que se define al yoga como un "conjunto de disciplinas físico-mentales originales de la India, destinadas a conseguir la perfección espiritual y la unión con lo absoluto". No se trata de una definición banal, ya que utiliza palabras muy llenas de contenido, una descripción prácticamente mística si tenemos en cuenta que es recogida por una herramienta puramente asertiva y pragmática como es el caso de un diccionario.

Seguidamente, desglosaremos los beneficios que nos puede aportar el yoga, sus orígenes y su evolución. Como se ha ido insertando en un mundo cada vez más acelerado y dinámico, que cada vez coarta más nuestra capacidad de relajarnos y adentrarnos en nosotros mismos. Si viajamos hasta los los orígenes de esta disciplina, vemos que el yoga surgió en la India, -único hecho verificable-, ya que hay discusiones de carácter historiográfico en relación a la antigüedad de la misma. Aun así ya hay evidencias materiales que nos remontan al siglo XVII a. C.

Etimológicamente, la palabra "yoga" hace referencia al yugo que llevaban los bueyes. Una palabra que proviene del sánscrito, lengua precursora presente en la región, y que nos evoca a la calma, la meditación y la concentración.

El yoga aporta muchísimos beneficios a las personas que lo practican, gracias a las diferentes posturas aplicadas que mejoran la fuerza, la resistencia y la flexibilidad. Se trata de un ejercicio positivo que se ha convertido en una actividad de masas en relación al gran público, sobre todo de ámbito urbano. Muchas son las personalidades famosas que se definen como amantes de esta disciplina, como es el caso de las "celebrities" Alessandra Ambrosio, Vanessa Hudgens, Gisele Bündchen o incluso la jugadora de póker Adrienne Rowsome.

Nuestro cuerpo adquiere resistencia mientras nos ayuda a liberar estrés, un equilibrio físico y mental casi equitativo. Existen un total de ocho disciplinas diferentes, destinadas a aumentar fortaleza a una parte determinada de nuestro cuerpo, aunque todas disponen de un objetivo común: la integración de cuerpo y alma a la hora de efectuar la actividad. En relación a nuestras capacidades u objetivos podemos elegir cuál es la variante que mejor se adapta a lo que buscamos. El conocido como el "Hatha Yoga" es uno de los más populares en occidente, son muchos los beneficios para la salud que nos aportan las posturas practicadas, conocidas con el nombre de asanas. También se trata del tipo más accesible, lo que ayuda a los recién llegados a adentrarse en este universo nuevo. Uno de los otros beneficios que aporta el yoga a la sociedad es que se trata de una disciplina que no tiene edad máxima para ser practicado, es altamente camaleónico y moldeable en relación a cada una de las personas. Tampoco hay edad mínima, existen clases adaptadas a todo tipo de público.

En cuanto a las asanas, si desglosamos algunas, encontramos la archiconocida postura de loto, una herramienta para trabajar la concentración y la meditación. Muchos elementos presentes en la mitología pretérita ya muestran diferentes figuras antropomorfas representadas en esta posición. Otra postura muy presente en el subconsciente colectivo es la de la cobra, una especie de flexión inversa que ayuda a reforzar la parte baja de la espalda, ayudando a eliminar la presión inherente de esta zona.

Como vemos, los beneficios del yoga son muchos, ahora sólo falta la voluntad y el interés de cada persona para dar el primer paso en un mundo atractivo, reconfortante y accesible. Una disciplina física y mental que nos ayudará a crecer como personas y a conocer los límites de nosotros mismos. Su trayectoria milenaria lo avala, y ya que ha conseguido adentrarse en contextos tan diferentes y tan universales, démosle una oportunidad.