Lo que Joan Didion quiere que sepas - The Amaranta
Mis lecciones más importantes de respeto y carácter vinieron de las palabras de Joan.

Siempre me ha dado rabia el hecho de convertirme automáticamente en periodista al momento de pronunciar las palabras “comunicación social”. Es una labor espectacular, es cierto, solo que tengo la certeza de que sería una porquería haciéndolo. No es muy distinto de lo que hago ahora, pero al momento de leer, busco una voz que no solo me diga lo que ocurre u ocurrió. Necesito una voz que me diga, como si fuese mi consciencia, qué pasa con nosotros a partir de ese hecho.

Joan Didion fue esa voz para mí. Ella supo combinar ambas necesidades y convertirse en algo que los intelectuales de la época envidiaron y aún mejor, admiraron con humildad.

Estoy hablando de la época de los setenta, cuando Joan Didion, una escritora explícitamente californiana, llegó a los periódicos y revistas de todos los estadounidenses. No solo fue escritora sino que desempeñó la labor del periodista con excelencia. Ella no era la chama intensa de tu clase de morfosintaxis, sino que era (y aún es) la amiga que te dice cuándo la estás c*gando en algo. 

jdd

Que no conozcas el trabajo de Joan no te hace una ignorante, en la Latinoamérica del 2017, conocerlo es un milagro. Fui el objeto de ese milagro no hace más de tres meses. Joan Didion me enseño sobre respeto hacia uno mismo y más que todo sobre carácter, algo que ella desbordaba.

“The dismal fact is that self-respect has nothing to do with the approval of others—who are, after all, deceived easily enough; has nothing to do with reputation—which, as Rhett Butler told Scarlett O'Hara, is something that people with courage can do without”.

Joan nació el 5 de diciembre de 1934, diez años después que Marlon Brando y diez años antes que Diana Ross. Así que aprovecho su semana de cumpleaños para decirte por qué Joan puede ser una de las más grandes inspiraciones femeninas para ti y para cualquiera. Bueno, además de que fue una dura y la ganadora de las National Medal of Arts en el 2013.

Joan Didion empezó desde cero, comenzó con una libreta que le dio su mamá para que se “distrajera” de alguna forma (porque las madres siempre saben, conscientemente o no). Y desde entonces no se vio haciendo otra cosa además de ver y reflexionar sobre letras en un pedazo de papel. Sin embargo, ella no es de esos escritores que intentan desesperadamente imitar a los grandes con sus “y miró a su alrededor cuando dejó salir un suspiro” y ta ta ta ta.

Joan siempre te dirá la verdad, una vez que leas algún escrito de ella, su mente de repente se volverá transparente para que puedas mirar a través de ella. Sus frases no se le pudieron haber ocurrido a nadie más porque además de ser absolutamente personales, son universalmente ciertas.

“We tell stories in order to live (...) we are the stories we tell ourselves”.

Fue también ensayista y novelista. Una de sus obras más famosas fue The White Album, un libro de ensayos en el que investiga de forma personal el lado oscuro de la cultura hippie. Lado que ella conoce muy bien pues estuvo cara a cara con uno de los miembros de la familia Manson luego de los asesinatos en Cielo Drive, historia que ella llegó a cubrir.

También escribió de las tragedias de su vida, que aunque tuvo muchas felicidades, vio que todo tiene un precio cuando se trata del dolor. El cual es un tema del que ella es experta. Sufrió la muerte de su esposo y de su única hija en menos de dos años. Lo escribe todo en su memoria The Year of the Magical Thinking.

joan familia

Lamentablemente no he leído muchas novelas de ella, el gobierno de un mono gigante no me lo permite. Así que me he conformado con sus artículos y ensayos; supongo que fueron suficientes porque hasta el día de hoy no me imagino mayor inspiración al momento de escribir.

“write entirely to find out what I'm thinking, what I'm looking at, who I see and what it means”.

Porque Joan Didion, aunque siempre escribió sobre ella misma, de alguna forma, también escribió sobre todos nosotros y nos enseña que siempre se descubre algo nuevo (cosa que nunca creo y siempre me termina soprendiendo).

Ella fue una de las fundadoras del New Journalism, el estilo periodístico que Truman Capote empleó en In Cold Blood, el cual pretende contarte los hechos no solo como pasaron sino a través de una historia, como si fuese una novela. Y por supuesto ahí es donde nos ganó a tanto a los escritores como a los periodistas.

Mi recomendación:

“To assign unanswered letters their proper weight, to free us from the expectations of others, to give us back to ourselves—there lies the great, the singular power of self-respect. Without it, one eventually discovers the final turn of the screw: one runs away to find oneself, and finds no one at home”.

Nunca podré agradecerte lo suficiente, Joan, por hacerme saber todo lo que supiste decir.