Es increíble la cantidad de espantos que hay en Venezuela

Venezuela tiene una cultura bastante rica que incluso nosotros como venezolanos a veces desconocemos y como parte de estas riquezas están en esos mitos y leyendas que se han transmitido vía oral de generación en generación.

No importa que hoy tengas otros medios de entretenimiento, nada supera el poder de echar un buen cuento y toda la magia que genera este en el espectador que tendrá los oídos atentos y la piel se le erizará ante las apariciones que se esconden en los diferentes rincones de nuestro país.

Porque la realidad es que si hay algo que se le da muy bien al venezolano es contar cuentos y estas historias se deberían rescatar así sea para pensar en un susto diferente para este Halloween, por eso en The Amaranta continuamos con este especial en el que cada semana traeremos cinco leyendas venezolanas sobre espectros que seguro ni si quiera sabías que existían.

Ver relacionado: Leyendas venezolanas que seguro no conocías

El Carretón del Diablo

Lugar: Caracas.

Esta versión criolla de la barca de Caronte en el Inframundo no es otra cosa que una carreta transportada por caballos que trae en su interior calaveras de personas maldecidas por sus malas acciones y es guiada por un cochero vestido de negro y ojos rojos que produce estridentes gritos, algunos dicen que es el mismo Satanás y muchos aseguran haberla visto deambular la avenida Urdaneta, la Andrés Bello y Carmelitas de la ciudad de Caracas.

Por su parte, en la parroquia de Antímano dicen que las personas deben tener cuidado cuando se asoman a verla porque esta las puede desaparecer y su aparición es asociada a acontecimientos trágicos que están por ocurrir, como por ejemplo la muerte de alguna persona conocida.

El Pozo del Cura

Lugar: estado Vargas.

Se dice que cercano a este pozo vivía un sacerdote en un convento que se encontraba cercano a este lugar. El sacerdote solía bañarse en el río en compañía de femenina, irrespetando su condición secular. Sin embargo, cierto día que decidió tomar su baño fue tragado por las aguas del río y su cuerpo nunca fue hallado.

Los lugareños cuentan que desde entonces el cura aparece en sobre la superficie del pozo implorando ayuda, sin poder salir de él.

La Novia de la Guaira

Lugar: autopista Caracas-La Guaira.

Este relato se remonta a la década de los cincuenta, cuando una joven llamada María José Cárdenas estaba muy enamorada de su novio, por lo que decidieron unirse en matrimonio.

El día de la ceremonia, ella ya estaba vestida de novia y lista para unirse a su amor en Caracas, pero el taxi que tomó se accidentó; por lo que decidió pedir ayuda a un carro que pasaba por la carretera.

El conductor se encontraba algo ebrio, pero aceptó darle la cola; estuvieron andando un buen rato sin problema hasta que en una curva, el conductor perdió el control del auto y murieron ambos en un accidente.

Desde entonces se dice que todo aquel conductor que pase de noche por dicha carretera, se les aparece una mujer vestida de novia pidiendo que la lleven. Si el conductor decide llevarla, ella estará en silencio hasta cuando llegue en el lugar donde falleció, ella en ese momento dirá con voz tenebrosa: "Aquí me maté yo..." y luego desaparecer al instante.

Por otro lado si el conductor la ve y no le da la cola, más adelante se encontrará con ella nuevamente que con voz molesta le replicará: "¿POR QUÉ NO ME LLEVAS?". Muchos aseguran que esta sorpresa causa muchos de accidentes a quienes tienen la mala suerte de cruzarse con "La Novia de la Guaira".

Juan Machete

Lugar: llanos colombianos y venezolanos.

Esta historia se centra en Juan Francisco Ortiz, amo y señor de las tierras de la Macarena que decidió hacer un pacto con el diablo en el cual le entregaba el alma de su mujer e hijos, a cambio de mucho dinero, ganado y tierras. Después de esto los negocios prosperaron.

Una madrugada se levantó temprano, y al ensillar su caballo divisó un imponente toro negro, con los cuatro cascos y los dos cachos blancos. Pasó este hecho desapercibido y se fue a trabajar como de costumbre.

En la tarde regresó de la faena y observó que el toro todavía se encontraba merodeando la casa. Pensó "será de algún vecino". Al otro día lo despertó el alboroto causado por los animales, se imaginó que la causa podía ser el toro negro. Trató de sacarlo de su territorio, pero esto no fue posible porque ningún rejo aguanto.

Cansado y preocupado con el extraño incidente se acostó, pero a las 12:00 a.m. fue despertado por un imponente bramido. Al llegar al potrero se dio cuenta que miles de reces pastaban de un lado a otro. Su riqueza aumentó cada vez más. Dice la leyenda durante muchos años fue el hombre más rico de la región.

Hasta que un día misteriosamente empezó a desaparecer el ganado y a disminuir su fortuna hasta quedar en la miseria. Se dice que Juan Machete después de cumplir su pacto con el diablo, arrepentido enterró la pata que le quedaba y desapareció en las entrañas de la selva.

Dicen que en las tierras de las marraneras deambula un hombre vomitando fuego e impidiendo que se desentierre el dinero de Juan Machete.

La loca Luz Caraballo

Lugar: región andina venezolana, específicamente el estado Mérida.

Cuenta la leyenda que la Loca Luz Caraballo era una mujer que enloqueció debido a que perdió a sus cinco hijos, se dice que dos de ellos se fueron “detrás de un hombre a caballo” para luchar a la guerra de independencia, al parecer este no era otro que Simón Bolívar.

Desde entonces esta pobre mujer vaga como un alma en pena por todo el páramo, de Chachopo a Apartaderos, buscando a los hijos que perdió, pero pasaría a la posteridad en la literatura gracias al poeta Andrés Eloy Blanco