¿La sangre es más espesa que el agua? - The Amaranta

¿La sangre es más espesa que el agua?

¿O eso es lo que dicen por ahí?
Author:
Publish date:
addams-family-poster

Cada cierto tiempo sale un artículo en algún lado diciendo que el proverbio de “La sangre es más espesa que el agua” en realidad se refiere a que “la sangre de la alianza es más espesa que el agua del útero”. Es decir, que el significado original es totalmente opuesto al de ahora. Pero, ¿es cierto?

La evidencia, Watson.

“La sangre de la alianza es más espesa que el agua del útero” es la supuesta frase original que significaría que la gente que elige pelear junto a ti (es decir, derrama sangre en batalla junto a ti), es más importante que la gente que está relacionada biológicamente contigo.

El lugar menos clickbaity donde se puede encontrar la afirmación es Cracked, pero intentar ir a la fuente original resulta en una página inexistente. Súper frustrante. Así que hay que ir a Google, ¿no?, obvio pero no va a ayudar mucho.

La página de Wikipedia es la fuente más “oficial” a la que puedes llegar, lo que nunca es buen augurio durante una investigación. Citan un proverbio Alemán equivalente, de alrededor de 1180, que dice que en efecto, la sangre es más espesa que el agua. Más abajo aparece una interpretación alternativa del 2005. Sale de un libro que habla de los supuestos orígenes verdaderos de frases que usamos todos los días. ¿las fuentes de ese libro? Están bien, nos mandaron saludos.

Otra pista que sigue apareciendo es que la frase original es de la Biblia. Curiosamente, a pesar de que cada oración, palabra y coma dentro de la Biblia siempre es citada con precisión, de esta no hay pista alguna. En mi casa no hay una, así que me toca tomar la palabra de bloggers que sí tienen una Biblia.

Uno de ellos básicamente dice que la frase, tal como la conocemos, no está en la Biblia. Lo que sí podemos encontrar es la relación religión-sangre, sobre todo en Leviticus y más específicamente en el capítulo 17 donde se presentan los fundamentos para la preparación kosher. Los versos que menciona hablan de cómo la sangre es sagrada y no debe ser probada por nadie y al mismo tiempo de lo sagrado de la sangre de Jesús que sí es ofrecida a sus discípulos como un puente para la vida eterna. Acto que este blogger en particular interpreta como que ese vínculo de sangre con Jesús/discípulos, y por ende Dios, debería ser más importante que el vínculo simplemente establecido por carreras de espermatozoides. Es decir, tu relación de sangre con Dios y otras personas pertenecientes a tu creencia, es más importante que cualquier otra relación que puedas tener.

Siguiendo con los blogs religiosos, terminan citando el Proverbio 18:24, “Hay amigos[a] que llevan a la ruina, y hay amigos más fieles que un hermano”. Si te fijas con cuidado, ninguna de esas palabras es “La sangre de la alianza es más espesa que el agua del útero”. Pero, sí está la implicación que tal vez no deberíamos pensar que los amigos son como una basura en la calle.

¿Entonces? Probablemente son dos oraciones diferentes y ninguna viene de la Biblia. En conclusión, “la sangre es más espesa que el agua” y “La sangre de la alianza es más espesa que el agua del útero” son proverbios propuestos por gente normal, como tú y como yo. Así que puedes verlos como cualquier cosa e ignorarlos, o creer en el que más te agrade. Y aquí es donde es interesante preguntarnos por qué surgió la necesidad de salir con la versión nueva de la frase:

Por la manipulación y chantaje

“La sangre es más densa que el agua”, no es algo que escuchamos cuando estamos celebrando un cumpleaños con la familia. Es algo que sale de los labios de un abuelo parado estoicamente en la mitad de una sala, la tarde que decimos que queremos ir al cumpleaños de un amigo en vez de ir a la graduación de nuestro primo 5to que no vemos desde hace 10 años.

Y, francamente, cae mal. ¿Por qué uno tiene que ser más importante que el otro basado en algo tan irrelevante, a nivel de sentimientos, como la sangre?

Por la toxicidad dentro de lo “sagrado” de la familia

Cuestionar a la familia en público tiene que ir acompañado de un montón de frases explicativas o diseñadas para que la gente no piense que somos monstruos. Socialmente la familia es sagrada pase lo que pase y hagan lo que hagan, lo cual hace difícil identificar y deslindarse de comportamientos tóxicos dentro del ambiente familiar.

Darnos permiso, como sociedad, para separarnos de ellos cuando implica estabilidad y bienestar familiar debería ser algo más común.

Para dejar de subestimar la camaradería

Estoy segura que no soy la única persona en el mundo que tiene, al menos, un par de amigos con los que puede contar más incondicionalmente que con los miembros de su familia. Sobre todo porque la mayoría de los núcleos familiares no son súper honestos y con valores íntegros que respetan a todos sus miembros por quiénes son.

Porque tal vez deberíamos volver a los pactos de sangre

Imagínate con una capa larga de terciopelo morado oscuro, alrededor de un caldero negro, lleno de la sangre de tu cofradía. Todas beben las sangres de las demás y luego vuelan en sus escobas.