Rosie the Riveter, la mujer detrás del “we can do it” - The Amaranta

La mujer detrás del “we can do it”

Roll up your sleeves, girl!
Author:
Publish date:
Westinghouse Electric

Westinghouse Electric

De las once personas a las que les pregunté si sabían cómo se llamaba la mujer detrás del emblema “we can do it”, solo tres mencionaron a “una tal Rosie”; el resto, al igual que yo antes de hacer este artículo, no tenía ni la menor idea de que la modelo representaba una historia real.

Para mi, la mujer con pañoleta y camisa denim siempre tuvo una relación secreta con la imagen de Harina P.A.N. (culpo al empaque amarillo y la pañoleta punteada), pero por más de mis desesperados intentos por encontrar un vínculo, ninguna de las dos tiene algo que ver con la otra más allá de que ambas le hacen una oda a la mujer.

Les presento a Rose Will Monroe

Aunque ahora la propaganda de Westinghouse Electric es un ícono para el movimiento de igualdad de género, el personaje de Rosie the Riveter surgió mucho antes de que el término “feminismo” siquiera existiese.

La primera vez que el concepto de Rosie apareció, fue en una canción popular de los 40s’, en la que describen a una mujer que pone todo su esfuerzo en los trabajos que necesitaba Estados Unidos para ganar la Segunda Guerra Mundial.

En búsqueda de alguien que se acoplara al estereotipo de Rosie, dieron con Rose Will Monroe, una trabajadora en la industria aeronáutica que ya había aparecido en posters y videos que incitaban a la mujer a trabajar.

En esa época, el gobierno estaba lanzando una campaña masiva para que animar a las mujeres a tomar los puestos de trabajo de sus esposos una vez que ellos se iban a hacerle frente a la guerra. Tanto los medios como la prensa estaban llenos de imágenes de mujeres ocupando la mano de obra en fábricas de aviones, misiles y todo lo necesario en el periodo de enfrentamientos, así que la idea de la empresa manufacturera, Westinghouse Electric, de ampliar el mensaje con el afiche Rosie (que aparte aprovechó la popularidad del nombre), estaba en sintonía con la búsqueda de empleados de la compañía.

Alfred T. Palmer / Library of Congress

Alfred T. Palmer / Library of Congress

Sin embargo, no fue Rose Will Monroe la que posó para la propaganda de “we can do it” (por más de que toda la figura está basada en ella) sino que fue Geraldine Hoff Doyle, que al contrario de lo que representaba, no era remachadora sino una pensadora de la época.

Una vez que los guerreros volvieron al país, las mujeres se reincorporaron a sus labores como amas de casa y los hombres continuaron siendo la mayor fuerza laboral. Y así como el gobierno lanzó campañas para que sustituyéramos a los hombres, el Estado se encargó de promover propagandas para que las mujeres volvieran a ser amas de casa. 

"Of course I can" / War Food Administration 

"Of course I can" / War Food Administration 

Por más de que el anuncio diseñado por J. Howard Miller no se hizo popular durante la guerra, fue a principio de los 80s’ cuando el movimiento feminista americano adoptó el póster como un símbolo de empoderamiento de la mujer, hasta convertirse en lo que conocemos ahora.