La manera correcta de insultar dulcemente - The Amaranta
Una torta es la clave

Las tortas de cumpleaños son casi tan especiales como el evento en sí.

El sabor tiene que ser el correcto; el tamaño el indicado para que rinda a todos los invitados; la cantidad de velas debería ser un perfecto balance entre cantidad de años que cumples y una discreta fogata sin peligros pirotécnicos; los cortes deben ser quirúrgicos para distribuir uniformemente, asegurándonos que esta siga viéndose bien y siempre, pero siempre, se necesita un frosting que soporte una pequeña pero letal cantidad de saliva que va a ser el toping obligatorio luego de cantar la canción de feliz cumpleaños.

Hay tortas de tortas, desde las más simples como un ponqué de vainilla hasta las de Frozen con Elsa echando hielo y humo a los niñitos de la piñata mientras su pelo se prende en llamas y su vestido brilla en la oscuridad.

Sin embargo, el mejor estilo de postre cumpleañero sin duda, es aquel que viene anexado con un mensaje. Un añadido por parte de una persona cercana al del aniversario que le quiere dedicar una frase especial en ese día de homenaje.

“Chichi, eres la mejor maestra del mundo”.

“Papi, mi primer novio”.

“Gorda, por este y muchos más cumpleaños juntos”.

Estos y muchos más mensajes insestuosos y cursis son tan típicos y repetitivos como una canción de Arjona en el playlist de una adolescente recién terminada.

Y aunque todos sean un cliché, es una manera muy literal de expresar lo que sientes y hacerle saber a todos, sobre todo los que van a comer torta, que más perpetuo que un grito al viento, es un mensaje escrito en un postre.

Por tanto, las tortas de cumpleaños con mensajes, en mi opinión no deberían limitarse solo a aniversarios. Hay muchas más ocasiones para enviar señales pasivo-agresivamente que quieres que calen.

Tienes tufo

Un pie de limón que diga en merengue que hueles mal es un testamento bastante claro para entender que aunque no consigas desodorante en la ciudad, limón y bicarbonato puede ser un gran resuelve.

“Salí con tu mujer”

Un ponqué con frosting de aguardiente para anexar una parte de la famosa lírica de Don Omar y Romeo. Una ayudita para que tu pana llore mientras le cuentas como su novia y tú lo van a dejar para irse a vivir a Colombia.

Maté a tu perro con el Chery

Una torta de chocolate para acompañar en el funeral de Frufru, cuando le confieses a tu mejor amiga que le asesinaste al can de la manera más enchufada posible.

Aféitate porfa

Para que tu novia no se ofenda del todo cuando le vayas a pedir que deje de pelearse con la cera, una torta sabor a fresa.

Lo lamento

El perfecto balance entre “qué triste” y pero vamos pa’ lante, es una torta con frosting azul cuando sepas que tu mejor amiga metió la pata.

Hay hijos peores

Una torre de cupcakes para cuando tu mamá te regaña por no pasar el trimestre.

El precio del dólar subió

Si lo dices en una torta de zanahoria con frosting de yogurt, capaz no te levantas llorando la semana que viene.

Eres una maldita

Una cookie cake para tu amiga que se va a vivir al extranjero. La odias porque no eres tú la que se va, pero igual hay notas dulces de cariño.

Terminamos

Si entregas una torta cuando le vas a terminar a alguien, capaz corres menos riesgos de que digan que te gusta dormir con peluches para no tener pesadillas.

I’d rather be listening to Africa by Toto

Para cuando tu mejor amigo quiere dedicarse de lleno a su carrera como cantante de Trap.

Dulces mensajes, amargo contenido.