La imposibilidad del crossgender y los dobles standares en la ficción - The Amaranta

La imposibilidad del “crossgender” y los dobles estándares en la ficción

¿Qué pasaría si Harry Potter fuese mujer?
Author:
Publish date:
harry mujer-01

Hace rato me di cuenta que supone que me deberían gustar Ghostbusters y Bridesmaids porque el internet decidió que son películas “súper feministas”. La realidad es que me parecen una porquería y me han hecho desarrollar un odio extremo hacia Kristen Wiig.

Una de las razones por las que me parecen tan absurdamente malas es porque parecieran partir de un simple crossdressing. Como que agarran a un personaje absurdamente masculino, le ponen un lazo y dicen “¡Miren! Ahora es una mujer empoderada. Esto es totalmente un himno feminista”. Es absurdo. Bridesmaids termina siendo no más que una “comedia” de mujeres que se creen graciosas por actuar como hombres inmaduros. Y si querían hacer una película sobre mujeres cazando fantasmas, podrían haberlo hecho sin que fuese un remake. Tal vez es sólo Kristen Wiig exigiéndole a los productores papeles de mujeres que se creen demasiado cool como para no comportarse como un hombre inmaduro y fastidioso.

Es forzar un personaje “femenino” en una historia que no lo necesita solo para aparentar “diversidad”. En el mejor de los casos se convierten en personajes que no parecen combinar con sus historias. En el peor, son caricaturas mal escritas de lo que intentan representar.

Estoy 100% de acuerdo con que historias diversas de mujeres se presenten en el mainstream. Y estoy 100% en desacuerdo con que estas historias estén fundamentadas en “¿qué pasaría si X en realidad fuese mujer?”. Esa es la primera pregunta que debería hacerse cualquier storyteller que sea demasiado flojo como para crear su propio personaje. El crossdressing es genial en la vida real, pero un desastre como solución a la falta de diversidad en las historias. ¿Necesitas, pruebas? Ok, piensa qué hubiese pasado si Allan Heinberg y JK Rowling hubiesen querido verse como incoherentemente diversos, contraculturales e inclusivos y se hubiesen preguntado:

“¿Qué pasaría si Wonder Woman fuese un tipo?”

En la última película hubiésemos visto una isla de tipos súper musculosos haciendo cosas de tipos súper musculosos y con carteles de #NoHomo en cada esquina. Luego Diano, el protagonista absurdamente hermoso, hubiese rescatado a una tipa medio insoportable que llegó a la isla perseguida por nazis. Hubiésemos visto a Diano caminar por las calles mientras un montón de mujeres se impactaban de lo hermoso que era, y luego el ejército le hubiese dado todos los recursos que necesitaba. Get it? Porque es un hombre blanco.

Por qué no funciona: Porque es una manera floja de resolver una historia. Es un ejercicio en mediocridad. Wonder Woman funciona, en una gran parte, por el carisma de Gal Gadot, cosa que no necesariamente se traduciría bien a la actuación de un hombre. Solo se vería como un tipo creído.

La otra parte de porqué funciona Wonder Woman (espera mientras me pongo mi sombrero de captain obvious) es inherente al hecho de que sea mujer. Las películas de súper héroes siempre resaltan atributos estereotípicamente masculinos. Las parejas de los súper héroes y cualquier subplot romántico pasa a segundo plano. En Wonder Woman, todo tiene tanto protagonismo como el lazo de la verdad. Not my cup of tea, pero es refrescante ver que no se borra cualquier rasgo de feminidad en pro de hacer un personaje femenino “fuerte”.

¿Qué pasaría si Harry Potter fuese mujer?

Sería la versión original de Bella Swan pero con menos padres y más magia en vez de vampiros. Harry Potter es un fastidio de persona y no puede hacer nada por sí mismo.

Por qué no funciona: Tan sólo en el primer libro el mundo entero hubiese pensado que solo era otra damisela en peligro y hubiese seguido adelante.

Con todo esto voy a que deberíamos escribir personajes diversos desde el principio. No simplemente escribir una historia entera en la que ninguna experiencia diversa está presente y cuando ya está terminada y completamente hecha salir a decir que el personaje en realidad es mujer. Ese es el camino más fácil para seguir fomentando un problema de diversidad. Y un mundo en el que es válido decir que un mago es “gay” después de 10 mil libros.