La dieta de la migraña

Bang my head against the wall. Please.
Author:
Publish date:
migraña.jpg

“Quítate la cola del pelo.”

“Ponte lentes de sol.”

“No bajes la cabeza.”

“Aléjate de la luz.”

“Báñate y tómate algo.”

“Respira por la fosa nasal izquierda y da tres vueltas a la cuadra.”

Por más lógicas o absurdas que suenen todas estas sugerencias, las personas que sufren de dolores de cabeza intensos o de migrañas podrán concordar con el hecho de que cada persona tiene (según ellos mismos) la receta perfecta para acabar con esa fastidiosa molestia.

A pesar de las buenas intenciones de la gente a nuestro alrededor, ninguno de los consejos sirve, y terminamos con horas e incluso días de dolor desagradable.

Los mareos, la hipersensibilidad en la cabeza, las náuseas... Sientes como si te está creciendo el pelo y de alguna manera tu cabeza encontró la forma de latir como el bajo de una canción de dubstep. Aunque quieres llorar del dolor, sabes que eso solamente lo hará peor. Las personas piensan que exageras, pero las migrañas no son un juego y nadie te entiende.

But we do.

Las migrañas se atribuyen a muchas cosas: cansancio, deshidratación, estrés, subidas de tensión, herencia desafortunada o escuchar a Ricardo Arjona por un extenso período de tiempo (LOL).

Muchas personas han recurrido al auxilio de neurocirujanos y aún así no han logrado ponerle fin a su sufrimiento. Así de dramático.

Ahora te revelaremos un secreto que puede cambiarte la vida si has sufrido de fuertes dolores de cabeza o de migraña: cambia tu dieta. Es tan fácil como evitar ciertas comidas y cambiar unos pocos hábitos alimenticios (según estudios hechos por la Cleveland Clinic).

1. Alcohol:

We love it! You love it! Pero es el protagonista número uno de los dolores de cabeza. ¡SORPRESA!

Resulta que licores como el vino tiene sulfito para preservarlos y es un componente que detona fácilmente el dolor de cabeza. El alcohol -como muchas canciones se han encargado de enseñarnos- se nos va directamente a la cabeza ya que hace que la sangre sea bombeada directamente al cerebro y provoque dolor. Todo esto obviando el hecho de que el alcohol deshidrata, teniendo como resultado (redoblantes por favor) ¡ratón!

GIPHY

GIPHY

2. Cafeína

En pequeñas dosis es tremenda cura para los dolores de cabeza. Pero irónicamente, el consumo excesivo de cafeína hace que cuando no la tomemos nos de síndrome de abstinencia, provocando un dolor de cabeza brutal. La cafeína está en el café, té, cacao, bebidas energéticas y refrescos.

3. Aditivos (para el color, sabor y preservación)

Nunca vamos a conseguir que nos digan que los aditivos son buenos para la salud. Realmente no aportan casi de valor nutritivo, y además, ahora descubrimos que los químicos que lo conforman nos dan dolor de cabeza. 

4. Lácteos

Los maravillosos quesos añejados, el yogurt y la leche son supervillanos en la película del dolor de cabeza gracias a una cosa que se llama tiramina. El helado también es familia de los lácteos, fyi.

GIPHY

GIPHY

5. Casos particulares

Alimentos como el paté, nueces, aguacate, levadura y sopas instantáneas también suelen ser un común denominador en los casos de migraña.

Límpiate esa lágrima de la cara, sabemos que duele pensar que básicamente todo lo bueno da dolor de cabeza. Pero realmente la recomendación es llevar un diario. No seas extremista y te empieces a alimentar de grama y agua.

Si llevas un diario con lo que comes puedes notar patrones en tus episodios de migraña, así vas probando con quitar algunas cosas de tu dieta y ves si da resultado. Lo más probable es que mucho más de la mitad de la lista no tenga nada que ver con tus migrañas, pero revisarla es fácil y te aseguro que efectiva.