Porque en el salón de clase no se aprende tanto

Hay una razón por la que los hombres no saben dónde está el clítoris, y por la que hay mujeres que ni saben si han tenido un orgasmo. Los seres humanos tenemos un cuerpo que ni conocemos y lamentablemente el ámbito sexual no se escapa de esa problemática. 

La educación sexual no se toma lo suficientemente en serio, o al menos no como se debería. Por una razón hay memes como estos:

Vale acotar que Venezuela es el tercer país con más embarazos precoces en el mundo.

Vale acotar que Venezuela es el tercer país con más embarazos precoces en el mundo.

Sin palabras

Sin palabras

Típico

Típico

Venezuela una vez fue el país con más embarazos precoces en el mundo (ahora es el tercero). Este problema no solo es por el descontrol hormonal sino por el desconocimiento y la ignorancia de lo que implica el acto sexual.

Hay muchísimo conocimiento que se da por sentado, aspectos que definirían la toma de prevenciones y responsabilidades que conlleva el sexo, la calidad de una relación sexual y el autoconocimiento corporal (dígase la anatomía, puntos sensibles, higiene, métodos anticonceptivos, entre otros). 

Esa clase de educación debería permitir conocer el cuerpo, las mejores maneras de cuidarlo y de sacar todo el potencial sexual, no solo para tu pareja sino para ti. Es hora de dejar la pena y hablar más en vez de convertirlo en un tabú.

Ver relacionados:

Esta falta de conocimiento es simplemente inaceptable. De esta necesidad evidente, nacen estos artículos que estarán enfocados en la magia de la sexología. Pero antes que nada:

Sexología

La sexología es "la ciencia que estudia la sexualidad del ser humano, el comportamiento y sus diferentes manifestaciones, desde el punto de vista psicológico y fisiológico". 

En otras palabras, es la guía de instrucciones que no solo hará que conozcas más tu cuerpo, sino que explotes su máximo potencial.

Es recomendable que se aplique a temprana edad, ya que el objetivo es:

  • Fomentar principios morales y éticos en torno al tema del sexo.
  • Enfatizar la importancia de la familia.
  • Concientizar sobre métodos anticonceptivos para la prevención de enfermedades de transmisión sexual así como la higiene de las partes íntimas.
  • En casos específicos, sirve como herramienta post traumática para superar circunstancias en las que la integridad física se vio negativamente comprometida a través de un abuso o violación. 

Nuestro interés no solo es abrazar los beneficios de esta ciencia, es recalcar lo poco que una mujer puede conocer su cuerpo sin saberlo. 

Junto con la sexóloga y periodista de salud, Ysabel Velásquez, aprenderemos más de lo valioso de esta área. Pero primero, conozcamos mejor a esta profesional:

No solo se especializa en la sexología, también es comunicadora social, life coach y autora del libro En Femenino. ¿Pero qué mejor persona que ella para decirnos?

Cuéntanos, ¿qué provocó tu interés hacia el mundo del sexo?

Soy comunicadora social (de la UCAB) especializada en el área de salud, y trabajé por mucho tiempo en revistas dedicadas al bienestar. La primera fuente de salud que me mandaron a tratar fue la sexualidad, porque era tabú y muchos periodistas lo evitaban. Cada vez que la editora me mandaba un artículo lo hacían con cierto prurito “que sea divertido pero no vulgar, científico pero no aburrido”. En ese devenir entrevisté a muchos sexólogos venezolanos y entendí que el sexo, no tiene porqué continuar siendo un tema tabú y que todos merecemos información oportuna. 

¿Cómo te formaste en la materia?

Hice una Maestría en Ciencias mención Orientación en Sexología en el Centro de Investigaciones Psiquiátricas, Psicológicas y Sexológicas de Venezuela, esta institución en Venezuela que dicta los estudios de sexología en el país, dirigida por el Dr. Fernando Bianco. Soy orientadora en sexología, estoy facultada para tratar disfunciones sexuales con un protocolo de terapia cognitivo conductual. El trabajo de los sexólogos orientadores es como el del psicólogo, no medicamos; y muy importante, no tocamos. Los tratamientos consisten en ejercicios que hace el consultante en pareja o en solitario al llegar a casa. Yo también aplico las herramientas del Coaching – me formé en ello en la UPEL – para generar estrategias personalizadas que mejoren la sexualidad de los asesorados. 

¿Crees que no hay suficiente educación sexual?

No la hay. En casa es muy difícil hablar del tema todavía, en las escuelas se ha intentado crear un programa de educación sexual transversal para toda la educación básica y diversificada, pero no se ha logrado. Cuando vienes de un colegio de monjas es todavía peor. En la actualidad estamos hipersexualizados, basta con escuchar un trap o un reggaetón, y los adolescentes tienen acceso a contenido explícito, sin supervisión de adultos, desde teléfonos y tabletas, así que están creciendo con muchos errores de concepto en torno al ejercicio de una sexualidad sana y placentera. 

Recordemos que somos el tercer país de Suramérica en embarazo adolescente, también hay proliferación importante de Infecciones de Trasmisión Sexual (ITS). Aquí cabe destacar que hablar de sexo a los niños y adolescentes, a su nivel, no les estimula a iniciarse sino les hace más responsables de su cuerpo, porque conocen la importancia de cuidarlo, de usar los métodos anticonceptivos de forma correcta y de reforzar la protección (siempre con condón pues es el único método anticonceptivo que evita las ITS). Por eso es muy importante la educación sexual 

¿Por qué consideras que es importante que las personas estén mejor informadas sobre esto? 

Porque la sexualidad es inherente al ser humano y crecemos con una cantidad de temores en torno a ella. Nacemos como seres sexuados, y esto va más allá de la relación sexual. Tiene que ver con nuestra conducta social como hembras y varones, y en ese continuo también están las orientaciones y las identidades sexuales. Aunque hay mucha información al respecto, hay también mucho desconocimiento. 

Y la pregunta más importante: ¿Qué tienes que decir sobre el empoderamiento de la mujer en el sexo?

Liderar tu sexualidad es un signo inequívoco de empoderamiento. Toda mujer debe conocer su sexualidad, aprender su respuesta sexual a través del auto ejercicio de la función sexual, masturbación, para poder guiar a su pareja porque si bien todas somos iguales anatómicamente, somos distintas en sensibilidad y preferencias. El placer y el orgasmo es tu derecho. Cabe destacar que nuestro centro de placer es el clítoris, palabra que proviene del griego y significa llave. 

El clítoris tiene ocho mil terminaciones nerviosas y es el análogo del pene. Pretender que una mujer llegue al orgasmo solo con la penetración es como pretender que un hombre eyacule solo con estimular sus testículos. El empoderamiento sexual también pasa por establecer límites y no llegar a la relación sexual por presión de la pareja, o porque todos los hacen, sin desearlo realmente.

Ya sabemos qué es la sexología, su importancia y lo tanto que hace falta, próximamente empezaremos a profundizar sobre el acto sexual, el autoconocimiento y las mejores maneras de conocer tu cuerpo.