¿Por qué los hombres blancos heterosexuales se molestan cuando les dices que son hombres blancos heterosexuales?

No es una falta de respeto.
Author:
Publish date:
freestocks-org-132631

Estoy rodeada de hombres blancos heterosexuales. No literalmente en este momento. El más cercano está en el cuarto de al lado y es mi hermano. Y sé que puede sonar como una situación de peligro, como “¡Oh no! Estamos rodeados de reptilianos”, pero cuando digo que estoy rodeada de hombres blancos heterosexuales, no lo digo en un escenario de “manpocalypse”. No estoy siendo atacada por ellos -al menos no directamente-.

Estoy rodeada en el sentido de que forman parte de mi vida. Mi papá es uno de ellos junto con algo así como 3 de mis amigos. Mi jefe es uno de ellos y paso el 99.9% del tiempo en un escritorio al lado de él. Bastantes de mis exes son hombres blancos heterosexuales. Hasta mi mejor amigo que también es la persona con la que tengo una relación y con la que hablo cada 2 segundos, es un hombre blanco heterosexual.

Es decir, me relaciono con ellos todo el tiempo, tengo conversaciones con hombres blancos heterosexuales casi todos los días de mi vida. Y he notado algo: Pocas cosas los ofende más que decirles “Es que eres un hombre blanco y heterosexual” mientras los ves fijamente a los ojos.

Tal vez somos el Diccionario de la Real Academia y yo, pero tenemos entendido que ninguna de esas palabras es un insulto o debería ser ofensiva per se. Por eso, me he dedicado a meditar muy seriamente para ponerme en los zapatos del hombre blanco heterosexual standard y pensar ¿Qué los ofende tanto de ser definidos por lo que son?

Quieren ser más que la suma de un montón de atributos meramente físicos.

Porque ¿Para qué se inventó la ironía si no fue para ser usada por el hombre blanco heterosexual?

Creo que todas las mujeres en la historia de la humanidad, podemos empatizar con el sentimiento de ser reducidas a descripciones físicas que no toman en cuenta quienes somos como personas. La primera vez que escuché esa queja mi reacción fue totalmente del tipo “¿Oh, en serio? Cuéntame más sobre esta sensación totalmente nueva de la que nunca había escuchado hablar?”.

Tip for the guys: Ese es el sentimiento de incomodidad de cuando recibimos los “piropos” abiertamente sexuales de gente por la calle, por ejemplo. Tal vez ustedes también puedan convencerse a sí mismos de entrar a clases de pole dance y ser modelos de calendarios para sentirse “empoderados” dentro de la objetificación.

Porque es molesto que te definan por tu orientación sexual

Creo que fuera de Sasha Gray y sus compañeros de trabajo, no es de lo más común querer que todo el mundo sepa con quién te acuestas o qué es exactamente lo que te gusta cuando vas a tener sexo con alguien.

Curiosamente, de todas las personas que conozco, los hombres blancos heterosexuales siempre son los que quieren saber si la persona que acaban de conocer encaja en alguna de las letras de la comunidad LGBTIQ.

Tip for the guys: Acostumbrarse y entender que no son los únicos.

Por ahora, este es el mundo en el que vivimos. Todos tenemos nuestra orientación sexual y el género con el que nos identificamos en la frente. No es un mandato de la comunidad ni empezó en paralelo a la lucha por la igualdad de derechos. Ellen salió del clóset hace 20 años y seguimos hablando de su orientación sexual como si fuese algo nuevo. Laverne Cox tiene al menos una década siendo mujer y todavía nos referimos a ella como “Mujer Trans”.

Porque creen que ellos son los normales.

Esto va de la mano del punto anterior. He escuchado muchas quejas de “¿Cuántas letras más vamos a agregar?” o “¿Por qué necesitamos tantos nombres?”. Esa manera de ver las cosas es bastante heteronormativa, porque asume que ya es una “exageración” querer visibilizar a todo el mundo, pero pareciera no tomar en cuenta que no estamos hablando de caprichos que queremos hacer visibles sino de seres humanos, es decir, personas que quieren verse representadas en el mundo.

Tip for the guys: Probablemente nos agarremos todo el alfabeto, así que vayan familiarizándose con las que llevamos hasta ahora.

Porque intuyen que es un ataque a su privilegio.

Ser un hombre blanco heterosexual significa que nadie puede legalmente marginalizarte por quien eres. Legalmente nadie puede quitarte derechos sólo por ser tú. Si quitas cualquiera de esos tres adjetivos, las cosas cambian.

Louis C.K, un representante del gremio, de hecho habla al respecto en una de sus rutinas argumentando que como hombre blanco heterosexual podría regresar en el tiempo a cualquier época y estar seguro de que nadie querría matarlo al llegar. Como mujer no puedo decir lo mismo, una mujer de color o un hombre gay tendrían que tener incluso más cuidado.

Lo que quiero decir es que los hombres blancos heterosexuales tienen un privilegio porque como sociedad le hemos asignado un valor alto a esos tres atributos. La cosa es que hablar de privilegio casi siempre va a hacer que alguien se sienta atacado o como que está a punto de perder su privilegio.

Tip for the guys: Chill. Las cosas no se van a invertir. No van a empezar a existir crímenes de odio hacia héteros sólo porque reconozcan su privilegio.