Hitos del orgasmo femenino en la historia - The Amaranta
Sí existe el día. No crean que lo inventamos nosotras

Hoy, 8 de agosto de 2018 tenemos muchos motivos para celebrar:

  1. Llevamos ocho meses del año y todavía la hiperinflación no nos ha matado.
  2. Estamos de vacaciones, podemos dormir hasta las 12 del mediodía.
  3. Le echamos pichón a la vida sin robar a nadie.
  4. Estaría cumpliendo años Simón Díaz.
  5. Se celebra el día del orgasmo femenino.

Así como lo leyeron. Un día como hoy, hace 16 años se decretó el “Día del Orgasmo Femenino” por motivo a que, según nuestros panas de Clarín, un científico en un pueblo en Brasil creó un movimiento para estimular el placer en las mujeres por parte de sus parejas; ya que si no satisfacían sus necesidades sexuales, las brasileñas “acababan estallando en forma de violencia”. Así que básicamente se declara el día del orgasmo femenino para canjear la violencia por placer.

Ver relacionado: Orgasmo, ‘if you know what I mean

¿Entonces se conmemora una fiesta mundial solo porque un brasileño quería satisfacer a su mujer?

No. A partir de allí, otros países como Dinamarca han aceptado la celebración de este día como un recordatorio de salud sexual más que de satisfacer el placer, como a la vez para representar la lucha de mujeres referente a su sexualidad.

¿Lucha de mujeres contra qué?

A ver, te explico. En el siglo XIX, cuando las mujeres no sabían lo que era un pantalón, existía una enfermedad muy común llamada “histeria femenina”. Este padecimiento era frecuente en una de cada cuatro mujeres y entre los síntomas estaba la fatiga, el mal humor y los dolores de cabeza pronunciados.

Exacto. Una “enfermedad” con unos síntomas que hoy simplemente se curaría con una siesta de una hora.

¿Y cuál era la cura en ese momento?

Pues para la época, un método llamado “masaje pélvico”; lo que hoy vulgarmente llamamos masturbarse.

Hace doscientos años, lo que fácilmente se podía resolver con un encuentro personal, era considerado una enfermedad. Médicos de la época se hicieron millonarios y famosos diagnosticando a mujeres solo para que tuvieran un orgasmo en su consultorio y así estar completamente curadas de aquella histeria que no las dejaba vivir.

Años después, ya entrando en el siglo XX, los casos diagnosticados de “histeria femenina” fueron disminuyendo debido a que las mujeres se dieron cuenta que la cura estaba al alcance de tu mano (literalmente) o al alcance de un consolador. Por lo tanto, no era necesario ir al médico para lograr un orgasmo, o para simplemente curar un dolor de cabeza.

¿Y el médico en esa época masturbaba a las mujeres y ya?

Exactamente. Tanto así que un médico británico llamado Joseph Mortimer Granville, en 1870 fue el creador del primer vibrador electromecánico porque estaba cansado de manosear a sus pacientes.

¿Cómo era el aparato?

Así:

primer_vibrador

Así que mujeres: hoy, además de celebrar que logramos curar todos nuestros padecimientos sin la necesidad de ir al médico, celebramos que podemos decirle a cualquiera cuando nos pregunten por qué estamos tan histéricas: “Coye chamo, es que no me he masturbado”.