The Girl Code: ‘Una mujer siempre defenderá a otra mujer que está siendo objeto de burla por parte de un masculino’

Repite después de mi: juro respetar y seguir el Artículo 2 del Girl Code
Author:
Publish date:
girl code-01

Para evitar el caos, preservar el orden y en principio evitar que nos destruyamos los unos a los otros, se crearon las leyes.

Con el propósito de defender lo honorable y discriminar lo infame, las leyes han mantenido cierta cordura en el desarrollo de la historia.

A medida que pasa el tiempo muchas evolucionan y otras se mantienen inmutables. Aunque hoy en día nos suena absurdo quemar en la hoguera a brujas, seguimos manteniendo como delito penable el asesinato.

En casos muy rígidos, las leyes siempre procuran ser justas y velando por su correcto empleamiento, aseguramos una sociedad civilizada.

Con el motivo de preservar y perfeccionar el orden, cada núcleo se va rigiendo por sus normas. La comunidad internacional, los continentes, los países, los estados, las ciudades, las instituciones, cada familia dentro de su casa y hasta los límites que se le ponen al cachorro nuevo se rigen por un código específico y especial.

Tan antiguas como la creación de la mujer, entre nosotras siempre han existido ciertas normas que tácitamente han logrado el normal desenvolvimiento entre féminas. 

Irónicamente, para evitar que nos quememos vivas en hogueras y que nos asesinemos las unas a las otras.

En el ambiente jurídico de legitimar estas leyes entre las mujeres para evitar el caos en nuestra especie y la quema de brujas, te presentamos el segundo artículo de The Girl Code.

Artículo 2: “Una mujer siempre defenderá a otra mujer que está siendo objeto de burla por parte de un masculino”.

Contra viento y marea, y a capa y espada toda mujer está bajo obligación sanguínea de defender a cualquier mujer que está siendo objeto de burla por parte de un masculino.

Si una mujer se llegase a encontrar en la situación de escuchar o presenciar que un hombre se refiere de manera jocosa o busca darle un enfoque cómico a un comentario fuera de lugar sobre otra mujer, la oyente deberá obligatoriamente ponerle un parado a la burla de inmediato.

Ya sea con un comentario sarcástico o con uno no tan subliminal, la mujer deberá exigir respeto para su género, aunque los presentes se ofendan. La mujer deberá rechazar excusas, acusaciones de “feminazi” o de rígida y se mantendrá al margen solo aceptando una disculpa por la falta de respeto.

El artículo 2 del Girl Code es aplicable aún así:

  • no te caiga bien la mujer a la que se referían.
  • la persona de la que se burlan no está presente.
  • te haya dado risa la burla.
  • los hombres tienen razón sobre lo que se están burlando.
  • solo fue un comentario y un gran chiste.

El artículo 2 del Girl Code no es aplicable si:

  • la burla fue hecha entre mujeres (se reserva el derecho de chismosear con ciertos límites).
  • el chiste no raya en el machismo, la falta de respeto, la sexualización ni el bullying.
  • se trata del aspecto físico de Tibisay Lucena y Delcy Rodríguez.

Yo, como mujer hecha y derecha juro solemnemente seguir el artículo 2 de The Girl Code.

¡HOOZA!