Estos juegos se prestan para promover la enemistad

Yo Nunca se juega de la siguiente manera:

NOTA: *explicación pertinente solo para aquellas personas con estilos de vida saludables que no encuentran como un ritual social lógico beber una botella entera de alcohol etílico a velocidades mortales “porque sí”*

Ver relacionados:

The Girl Code: serás el mejor novio que tu mejor amiga haya tenido nunca

The Girl Code: no abusarás de tus amigas por trabajar con ellas

Todos los jugadores se disponen alrededor de una mesa con una botella en el medio, cabizbajos y entre miedosos y emocionados, los jugadores alzan al aire tres dedos en ánimos de ser buenos participantes, demostrando positiva disposición y honestidad por encima de todo.

Hecho siguiente, uno de ellos comienza el juego, normalmente es una persona designada por el orden natural de “yo soy quien propuso el juego”, “soy la persona más desinhibida del grupo” o “tengo una propuesta buenísima que va a dejar en ridículo a la niña que me cae mal”.

El primero dice a vox populi una oración que comienza con el enunciado “yo nunca”, seguido de una cosa que no haya realizado jamás.

Entiéndase: “Yo nunca he bebido anís con yogurt”.

Todas las personas que hayan hecho, deberán bajar uno de los tres dedos que alzaron, demostrando que han perdido una vida. La proposición siempre debe ser cierta y el juego funciona con base en la honestidad de sus participantes.

Sigue la persona de la derecha, se repite el proceso y dice en voz alta algo que nunca haya hecho y quienes sí lo hicieron, bajan otro dedo. El propósito del juego es que una persona baje los tres dedos y así pueda acercar sus labios a la botella dispuesta en el medio de la mesa para recibir una cachetada al cerebro de licor barato.

El truco maquiavélico está en que cuando el juego es entre amigos que se conocen mucho, los “yo nunca” se vuelven puntas dirigidas a personas en específico en la que se revelan oscuros secretos, dejando en ridículo a las víctimas.

Por ejemplo: “Yo nunca he ganado un wet t-shirt contest en Punta Cana”.

Por este motivo nace el artículo de hoy:

The Girl Code artículo 24: no delatarás secretos de tus amigas en juegos de tomar

Toda mujer hecha y derecha que haya entendido lo difícil que es desenredarse el pelo en la playa luego de ser revolcada y semi desvestida por una ola, jurará sobre lo sagrado de su kit de emergencia, por si acaso le viene la regla en lugares inapropiados, que nunca pondrá el entretenimiento de un juego por encima de su relación con una amiga.

A pesar del ambiente de roasting, de la dinámica entretenida del encuentro, de que nos estamos quedando sin ideas o de que una amiga te tiene la guerra montada y por ella estás más borracha que Jack Sparrow en la Hacienda Santa Teresa; nunca revelarás sus secretos en público para hacer que beba, o peor aún, para evitar que bebas tú.

Antes de delatar las fechorías y malos encuentros de tus amistades, deberás someterte a beber la botella entera y entrar en riesgo de coma etílico, pero nunca pondrás el foco de criminal mal portada encima de ninguna amiga.

De ser así y violentar The Girl Code, la amiga afectada deberá revelar en público un secreto tuyo para quedar parejas.

Yo, como mujer hecha y derecha juro solemnemente seguir el artículo 24 de The Girl Code.

¡HOOZA!