¿Tienes amigos que no te caen bien?

Frenemigos, ¿Existen o sólo no estás listo para aceptar que tienes un enemigo?
Author:
Publish date:
Sasha Bograd

Sasha Bograd

Si mantienes a los amigos cerca y a los enemigos más cerca, ¿dónde quedan los frenemigos?, de hecho, ¿existen o son solo chivos expiatorios para no aceptar que eres odiado por alguien?

¿Cómo ves la diferencia? Como alguien que ha tenido amigos, frenemigos, y némesis, creo que puedo ayudar...

Competencia sana vs. El fuerte deseo de querer empujarlos por las escaleras

Amigos: Hay un poco de competencia sana.

Frenemigos: TODO es una competencia. TODO EL TIEMPO.

Enemigos: Quieres que se hunda en un pozo de miseria eterno.

Con el enemigo es una competencia que empieza sana y se transforma en un saboteo constante. No es que te está lanzando a las vías del tren, es que está activamente trabajando para que la pases mal.

Es la amiga que el día que conoce a tu nuevo novio, le habla sobre todos los tipos con los que saliste antes con el deseo pasivo agresivo de ponerlo incómodo y que se moleste.

Desear lo ajeno vs. Querer matarlo y robarle la identidad

Amigos: Tal vez a veces hace algo que te gustaría hacer tú, pero en general te contentas con su felicidad y te parece genial que le vaya bien.

Frenemigos: Cuando te cuenta un éxito piensas en qué puedes hacer para superarlo. Cuando tú le cuentas un logro lo primero que te dice es “yo también podría hacerlo… y mejor”. Porque obviamente no se trata de que tú tengas mérito.

Enemigos: Sería capaz de esconderte en la maleta del carro por siempre para quedarse con tu trabajo.

Diplomacia vs. No ser confiable ni para dar la hora

Amigos: Puedes contarle lo que quieras bajo cualquier circunstancia.

Frenemigos: Toda información que le des, está sujeta a ser usada en tu contra.

Enemigos: Si vivieran en Rusia, le hubiese hablado mal de ti a Putin.

Esperan que te expliques vs. Asumen que eres un agente encubierto de ISIS

Amigos: Te ayudarían a esconder un cuerpo.

Frenemigos: Llamarán a la policia apenas te vean enrollándolo en una alfombra.

Enemigos: Tú eres el que va dentro de la alfombra.