Frases que hay que retirar del uso popular - The Amaranta
No para ser políticamente correcto, sino para que dejes de ser un/una imbécil

El idioma evoluciona y la gente tiene que empezar a evolucionar con él. Por eso es momento de dejar atrás estas desafortunadas oraciones que no le hacen bien a nadie:

“Yo violaría a X”/ “Dejaría que me viole”

Lo entiendo. En algún momento la sociedad decidió que en las violaciones la culpa siempre era de la víctima. Porque los hombres y sus penes no pueden contenerse y las mujeres son zorras que buscan tentarlos y paja loca justificada por la Biblia de alguna manera.

Hemos seguido adelante como sociedad. Así como Bill Cosby ya no es considerado el papá televisivo ideal, tu comentario de violación ya no es chistoso.

“Todos los buenos son gays”

No, tú tienes problemas para desarrollar atracción por personas que estén a tu alcance. En alguna parte del mundo hay un sillón vacío esperando por ti en la oficina de un psicólogo.

“Eres un guevo pisado”

Porque… ¿En qué clase de mundo un hombre quisiera llegar a un consenso con su pareja en vez de simplemente tomar decisiones arbitrarias unilaterales?

Entiendo la obsesión por los falos. A mi también me gusta. Pero ya es hora de dejar de definirnos a través de ellos, empezando por la noción de que un “guevo” tiene que mandar por encima de una vagina.

“Ahómbrate”

Tomando en cuenta el punto anterior, cada vez que alguien dice “ahómbrate” me imagino a alguien empezando a obsesionarse con su falo y desarrollando un ego tan frágil como un pichón recién nacido.

A estas alturas, ¿qué significa “ahombrarse”? ¿Sucumbir ante la cultura de masculinidad tóxica? Los roles de género han cambiado, lo seguirán haciendo, y nadie tiene que adaptarse a uno.

“Es que a las jevas les encanta un patán”

¿Entonces por qué sigues soltero?