Explicaciones absurdas a problemas racionales

Tortícolis, ¿o invasión alienígena?
Author:
Publish date:
freestocks-org-153858

Según el internet cualquier cosa, desde un dolor de cabeza hasta un desmayo, es sinónimo de cáncer. Según lo que pensamos en silencio y no le decimos a nadie puede ser cualquier cosa, podría ser señal de cualquier cosa, como que estás a punto de desarrollar poderes mutantes, o estás desintegrándose lentamente.

Gracias al hecho de que jamás me interesé en estudiar medicina o parecer medianamente culta en nada relacionado con el cuerpo humano, tengo una serie de dolores frecuentes que finjo que no existen. Y tengo una explicación absurda para cada uno de ellos...

El pellizco de costilla.

Cada cierto tiempo, siento un dolor cerca de las costillas. Mi total falta de preparación médica me dice que puede ser que esté “pinchando un nervio”. Eso es mucho menos absurdo que lo que de verdad creo que está pasando…

O tal vez... es un pedazo de carne que está atrapado en la parte “puntiaguda” de la costilla… de hecho, si me atreviera a ver cada vez que me pasa, probablemente vería una especie de puñal saliendo de mi torso.

Dolor en la rodilla.

La vejez (es decir, pasar de los 25) trae dolores de rodillas aleatorios. Pasan cuando menos te los esperas. A veces aún cuando estás inmóvil y rezando silenciosamente porque no te duelan las rodillas. Seguramente tiene que ver con la densidad del hueso, o la flojera de ejercitarte y dejar de ser sedentario.

O tal vez… alguien está usando tu rodilla de horrocrux y lo que interpretas como dolor es en realidad la mala vibra instaurándose en tu hueso.

Temblor de párpado

Hace poco conocí a alguien a quien también le pasa esto, y lo explica mejor que yo. Dan a veces está tranquilamente trabajando o viendo televisión cuando siente que su párpado “empieza a temblar”. Lo que siente es completamente inquietante, en sus palabras, “una vibración extrema en el párpado que lo hace sentir como si golpeara con el ojo”.

O tal vez… “epilepsia de párpado”.

Tortícolis.

El dolor más terrible que puedes tener cuando tienes que interactuar con otros seres humanos que no están parados justo frente a ti. Claro, puede ser que dormiste mal y ya.

O tal vez… durante la noche fuiste visitado por extraterrestres que implantaron chips en varias partes de tu cuello. Donde sientes dolor, es donde están las incisiones. La ciencia te empezará a perseguir en cualquier momento.