El autobús creado por la comunidad, para la comunidad

Hay emprendimientos que nos recuerdan a esa Venezuela bonita de la que tanto hemos escuchado, en la que las cornetas de los carros no soñaban con tanta frecuencia, en la que una cola no era un ring de boxeo en cuestión y en la que nos ganábamos una o dos sonrisas camino a nuestra casa.  

Esta vez, para obtener nuestra dosis esperanzadora dentro del caos caraqueño, contactamos a Carlos De Veer, parte del equipo PanaBus, porque queremos recordar a la Venezuela de antier.

¿Cómo surgió el PanaBus? ¿Por qué ahora?

El PanaBus nace a raíz de la Fundación Santa en las Calles, que ya tiene 13 años haciendo labor social a través de una actividad que hacemos en diciembre, en la cual llevamos apoyo a las poblaciones vulnerables. Sin embargo, Santa en las Calles nació apoyando a las personas en situación de calle, nosotros inquietos por saber qué podíamos hacer a lo largo del año y cómo podíamos extender una mano con mayor fuerza a esta población, se nos ocurrió la idea de acondicionar un autobús para poder dignificar a las personas en situación de calle llevándoles los servicios básicos como aseo personal, peluquería y barbería, área de atención médica y un comedor recreacional para que ellos puedan expresarse, desahogarse, tener un momento de calidad con un grupo humano de un corazón gigante. Además de tratar de persuadirlos para que salgan de la situación de calle.

El país vive una crisis profunda y muy crítica, pero nunca es tarde para comenzar; por eso desde hace ya dos años comenzamos con esta tormenta de ideas para ver cómo podíamos materializar este sueño y finalmente el año pasado logramos emprender el Panabus el 8 de noviembre.

¿Cuánto tiempo llevó hacer la idea realidad?

El tiempo que nos llevó hacer realidad el Panabus fueron aproximadamente dos años, desde la concepción de la idea, el acto siguiente fue una tormenta de ideas para ver de qué maneras mejorábamos el concepto, primero a nivel visual, de prototipo y ya una vez que teníamos una gran cantidad de interrogantes aclaradas, comenzamos a implementar las ideas, a comienzos de año 2017, y luego el proceso de remodelación y acondicionamiento que demoró como 9 meses en total.

Compramos el autobús en febrero, comenzamos a remodelarlo en marzo y ya para noviembre estaba listo en la calle.

¿Cuál fue el obstáculo principal?

No hubo un solo obstáculo, el proyecto estuvo, y está, lleno de obstáculos. Entre ellos la compra de equipos, los repuestos, la misma remodelación y acondicionamiento, lo hicimos en pleno barrio de Petare. Buscamos a personas de la zona para crear mayor impacto social: mecánicos, herreros, electricistas.

Durante esos ocho meses estuvimos metiéndole mano al autobús con la ayuda de la comunidad hasta poder culminarlo. Pero hubo muchísimos obstáculos para la compra de los equipos, luego los permisos. También armar el equipo de trabajo fue bastante complicado, porque se está en busca de personas con talento que tengan ese carisma por la parte social y personas competentes, fue un proceso largo, pero con mucha dedicación y compromiso se han ido logrando las cosas.

¿Qué vemos cuando nos subimos al PanaBus?

Cuando te subes al autobús lo primero que ves es a un equipo de trabajo multidisciplinario, comprometido y entregado a hacer un trabajo social muy profundo y de alto impacto, con la idea de dignificar a las personas que atendemos.

El equipo está conformado por médicos, personal de mantenimiento y limpieza, comunicadores sociales y por supuesto, por el chofer del autobús. También está el equipo que llamamos Mediadores de Calle, que son personas que estuvieron en situación de calle y que luego de un proceso de rehabilitación, nosotros los hemos capacitado para reinsertarlos laboralmente.

Lo segundo que ves cuando te subes es una especie de casa rodante donde hay varias divisiones, está el área de baño completo, que cuenta con ducha, agua caliente y fría, inodoro y lavamanos; luego está el área de peluquería y barbería en donde a las personas se les corta el cabello, las uñas, y todo lo pertinente al área; más adelante está el área de atención médica primaria donde el equipo médico revisa a los pacientes, les sana las heridas, hace un diagnóstico nutricional y chequean varios valores de las personas para así llevar un récord y hacer estadísticas de cómo está la población. Por último está el área del comedor recreacional donde la persona puede disfrutar de una comida y bebida decente, tratamos de que esta tenga la mayor cantidad de valores nutricionales, allí generalmente pasan un rato con el equipo de trabajo para que así todos puedan conversar y distraerse.

¿Tuvieron que prepararse e informarse sobre protocolos para ayudar a personas en situación de calle?

Por supuesto que siempre uno se prepara y esa preparación es continua para los protocolos de atención. Hay protocolos de atención médica, de abordajes a las personas en situación de calle, de bienvenidas, de seguridad, de higiene y sanidad, también hay de trabajo. Todos esos protocolos se han venido armando en la medida en que el proyecto ha venido caminando. Arrancamos con los básicos, como son los de medicina, abordajes y seguridad, y los otros los hemos ido incorporando de acuerdo al desarrollo de las herramientas de trabajo y afinación de la dinámica al día a día.

¿Qué sorpresa se llevaron con el PanaBus? ¿Ha ocurrido algo que no esperaban que pasara?

Sorpresas muchísimas. Con el PanaBus nos sorprendemos todos los días. El impacto que genera en las personas que atendemos, el agradecimiento es profundo y francamente a uno se le parte el alma cuando se sube un persona en situación de calle y te dice que tiene un año sin bañarse, que en su vida lo había considerado, que se han sentido maltratados y marginados y les cuesta creer que el PanaBus sea una realidad, que se acerca un grupo de gente que sin ningún tipo de interés quieran ayudar y extender una mano, es la principal sorpresa que nos hemos llevado.

También nos asombra la suma del esfuerzo de tanta gente, de tantas organizaciones que comparten los mismos valores, que quieren que este proyecto siga creciendo, que se siga generando ese impacto que tanto hace falta y en miras de un futuro cercano podamos ir saneando las calles e ir devolviendo a estas personas a los lugares donde deberían estar como sus casas, sus trabajos, no en las calles.

PanaBus-ayuda-calle

¿Cuál ha sido la experiencia más bonita que han tenido en el PanaBus?

Hasta ahora las sorpresas más bonitas que hemos tenido han sido dos muy impactantes. Una fue durante las primeras dos semanas de la jornada, nos conseguimos con una familia de padre, madre e hijo que estaba en situación de calle, tenían escasos meses en esa condición, pero lo impactante de todo esto es que el niño nació en la calle.

Cuando los atendimos, el pequeño tenía 20 días de nacido y a raíz de la atención que les brindamos y la oportunidad de sacarlos de esa situación, actualmente se encuentran fuera de las calles; fue impresionante porque el niño no tenía ni un mes de nacido y ya tenía sarna en la piel, se te parte el alma. 

La segunda experiencia la tuvimos con el señor Antonio Barbosa, un señor de Portugal que se vino a los 20 años a Venezuela, se estabilizó en La Guaira con su familia, se casó, tuvo hijos, y lamentablemente con el deslave del año 1999, perdió a toda su familia, su casa, todas sus pertenencias. Se quedó sin nada, el deslave se llevó su vida, él no consiguió cómo superar esa crisis, cayó en una depresión terrible y terminó en situación de calle. Cuando nos topamos con él ya tenía casi veinte años en la calle, afortunadamente no consume drogas y solo de manera muy escasa, alcohol y cigarros; se ha mantenido en la calle reciclando materiales y vendiendo cobre, plástico, las cosas que consigue en los basureros de la ciudad. Por escasez de alianzas, en ese momento, no logramos mantener fuera de las calles al señor Antonio, lo metimos en un centro de rehabilitación y como no tenía ninguna adicción, él se escapó del centro y hasta la fecha no lo hemos vuelto a conseguir.

PanaBus-ayuda-calle-venezuela

¿Y la más graciosa?

Dentro de lo dramático fue el primer día que salimos a la calle, se montó una persona que tenía muchísima adicción a las drogas, por lo que nos dejó entender, lo habían botado de su casa varias veces, la mamá ya no sabía qué hacer con él, luego de toda la atención, estando en el comedor recreacional, le ofrecemos sacarlo de la calle y meterlo en un centro de rehabilitación, él estaba súper contento y quería ir, pero quería que su mamá supiera que se iba a salir de las calles. Nos pide el celular, llamó a la mamá y le dice: “Mira, negra, soy yo, tu hijo, estoy con mis amigos del PanaBus, me van a sacar de la calle, esta vez sí es de verdad”.

Le hablaba de una manera súper cómica, decía tantos chistes que todos terminamos reventados de la risa.

Anécdotas hay muchas, creo que son todas más sensibles; siempre buscamos la diversión en las jornadas, eso es parte de lo que hace posible que el PanaBus tenga un ambiente tan positivo y tan alegre. Atendemos a niños, ancianos, personas adultas, todo tipo de gente, entonces el espíritu del equipo es una de las cosas más importantes que tenemos.

¿Reacción más común que obtienen cuando invitan a una persona en situación de calle al PanaBus?

La reacción más común cuando invitamos a alguien a subir es primero de dudas, pues las personas en situación de calle están acostumbradas a que las maltraten, a que les den la espalda, a que no los atiendan. Entonces cuando llega un autobús, que además es un pana, con este grupo humano con tan buena disposición y tan entregados a extender una mano, estas personas se asombran y les cuesta entender que eso sea real, pero contamos con el equipo de Mediadores de Calle, que como te comenté son personas que estuvieron en esa situación, pero que ahora son parte del equipo y están rehabilitados, ellos tiene el lenguaje ideal para poder comunicarse con esta gente y hacerles entender que sí es real, que sí es posible y que sí vamos a apoyarlos, los ayudan a bajar las ansias, se sientan más cómodos y confiados de poder recibir la atención que les estamos ofreciendo.

PanaBus-calle-caracas-ayuda
PanaBus-Venezuela

¿Han pensado en llevarlo al interior?

Por supuesto, pero no en este preciso instante. Estamos a tope en Caracas, pero la idea es crear una red asistencial de apoyo con alto impacto que cuente con una flota de vehículos amplia que pueda llevar este apoyo a más personas, con mayor impacto y mayor contundencia, todo eso está en proyecto y poco a poco vamos desarrollando.

Vivimos tiempos difíciles y los pasos firmes son muy importantes, estamos armando el plan de trabajo a mediano plazo, y eventualmente contaremos con una segunda unidad y así sucesivamente hasta poder fortalecer esta red de apoyo.

--

¡Muchas gracias, Carlos!

Si quieres conocer más sobre el PanaBus y cómo ayudar, puedes seguirle la pista aquí