El lado de las princesas que a todos les encanta pisotear

"Shame, shame, shame!"
Author:
Publish date:
Updated on
HJELG8MCx_930x525

Algunas mujeres nacen con la fortuna de ser la hija del dueño de un restaurante de tacos. Algunas otras nacen de los dueños de la empresa que hace Nutella, y algunas pocas nacen siendo hijas de los dueños de todo un país.

Sé que si pudieran elegir, muchas se inclinarían por el de la compañía de Nutella, pero lamentablemente este no es un asunto que toma en consideración tu voto antes de nacer.

Las princesas tienen asignada una responsabilidad en el momento en el que son concebidas o en el momento en el que se enamoran de un príncipe. Esa es despedirse por completo de su privacidad y entregarse en absoluto a la obligación que las hace existir.

Medios como E! y TMZ se van a dormir tranquilos cuando están seguros de que han humillado a alguien famoso haciendo algo completamente humano: “Hoy tenemos el video en vivo de Gigi Hadid rascándose una nalga. ¿Quién se cree que es?”.

Todo esto sucede porque nos creemos dueños de sus vidas por el simple hecho de ser figuras públicas, pues tenemos el mojón mental de que sin nuestra aprobación dejarían de serlo.

Y lo seguiremos teniendo porque CÓMO AMAMOS UN BUEN CHISME.

 A continuación les haré una presentación de todas las princesas que tuvieron que sufrir de humillación pública y del acoso de los paparazzi por hacer algo digno de un chan chan chan...humano.  

Princesa Margaret acusada de: Divorciarse

La hermana de la Reina Elizabeth II fue la deshonra de la familia cuando por la presión de un matrimonio violento y de algunos amantes quiso divorciarse en 1978.

Claro que fue una vergüenza porque la nobleza no había presenciado la ruptura de un matrimonio por 400 años. Luego, de repente, una mujer quiso escupirle a esa tradición para tener una vida tranquila.

¿Cómo se atreve?

La Duquesa Charlene de Mónaco acusada de: Tener miedo de casarse

En el 2011 la duquesa se casó con el Príncipe Albert después de haber intentado huir dos veces. Sin realmente interesarme las razones que haya tenido, la pobre fue tratada como una paria una vez que la ceremonia pudo llevarse a cabo. Me huele a matrimonio forzado.

Aunque haya llorado en la ceremonia, la familia real aseguró que eran “lágrimas de felicidad”.

¿Cómo se atreve?

La Duquesa de Cambridge acusada de: Tomar sol…¡TOPLESS!

Durante su luna de miel en el 2012 con el Príncipe William, Kate Middleton fue fotografiada tomando sol sin la parte de arriba del traje de baño. Esto ocurrió fuera de la “consideración que tienen los ingleses” por la privacidad de su realeza.

Consideración con la que los franceses se limpiaron, porque muchas de esas fotos aún siguen circulando por internet. Pues la Reina Elizabeth II no puede ganar contra los curiosos pervertidos.

El evento es recordado como una “dolorosa” situación...Qué doloroso querer tomar sol como cualquier otra mujer europea.

¿Cómo se atreve?

La Duquesa de York acusada de: Tener un fetiche

Algo que le encanta a los chismosos son los cuentos sexuales. Mientras más pueda averiguar E! de la vida sexual de los famosos, más orgullosos se sienten de su trabajo. Porque por muy cliché que suene: el sexo vende. Y cómo le gusta a la gente vender su integridad profesional por sexo.

En 1992, la entonces princesa, recién se había separado del Príncipe Andrew cuando fue fotografiada con un multimillonario. Lo escandaloso del asunto era que el hombre le estaba besando los pies.

¡Qué deshonra! Desde entonces el comportamiento de la duquesa ha sido calificado, “bajo los estándares reales”, como indigno.

¿Cómo se atreve?

Por último…

La Princesa Diana acusada de: Ser humana

La cultura de los 90 y de los 00 adoraba en todo el sentido de la palabra a Lady Di. La consideraban un ángel entre los dioses de la realeza por sus frecuentes colaboraciones a hospitales, orfanatos y fundaciones de caridad.

Pero detrás de ese lado perlado que todos amaban, estaba el lado de una mujer sencilla cansada de estar casado con un feo infiel. Fue por esto que inició una serie de romances antes de divorciarse en 1996.

El tema empeoró para la corona cuando Diana murió en la compañía de uno de sus amantes, Dodi Fayed. Muchos dicen que fue una conspiración y otros muchos ni siquiera se molestaron en darse cuenta que murió en parte por culpa del acoso.

Claro, después de separarse, no tenía derecho a una vida privada y si quiso por un momento tener una, pues…

¡¿Cómo se atreve?!

Si he entendido bien como funciona el mundo, hay dos cosas que a gente no dejará de buscar. Y eso es: Nutella y chisme.

Menos mal que nunca vino la abuela reina perdida de Genovia que tanto esperé. Pues ciertamente agradezco mi privacidad, mi libertad de tener fetiches y que mi nombre no sea Carla Mingonette Thermópolis Renaldi.

Bueno, la mayoría de las veces lo agradezco.