En pleno siglo XXI suena ridícula esta pregunta

Esta pregunta puede agregarse perfectamente a la lista de “Interrogantes que pueden ocasionar la Tercera Guerra Mundial”, bueno no realmente, pero si quieres armar una buena pelea en un grupo de personas tienes tres temas perfectos: religión, política (y más en Venezuela donde cada día la gente se va más a los extremos) y por supuesto feminismo.

En Venezuela, viviendo los males del comunismo, una de las formas más radicales de la izquierda, es poco probable que tengamos mucho para elegir en lo que se refiere a tendencias políticas, realmente es poco probable que alguien bajo un sistema totalitario tenga muchas opciones.

Sin embargo, allá afuera hay un mundo lleno de posibilidades que no habla de izquierdas o derechas, sino de centro, centro izquierda o centro derecha, etc. porque la realidad es que la Guerra Fría acabó con la caída del Muro de Berlín y la disolución de la URSS, hoy en día las personas no son radicales como para calificarse de fascistas o comunistas.

Por eso en The Amaranta, te explicaremos por qué ni la izquierda ni la derecha deberían de autoproclamarse como dueñas absolutas del feminismo.

Ver relacionados:

Me dijeron que era demasiado feminista y no supe cómo reaccionar

¿Somos cool o somos feministas?

"Ser feminista" no significa que tus axilas están cubiertas de vello

Primero que nada ¿De dónde viene la izquierda y la derecha política?

La división de izquierda y derecha política surgió en la Revolución Francesa, pues de acuerdo con un artículo del medio español ABC, el 28 de agosto de 1879 durante la sesión de la Asamblea Nacional los partidarios del veto real se sentaron a la derecha, mientras que los que estaban a favor del veto nulo o suspendido se sentaron a la izquierda, como por ejemplo Robespierre.

¿WTF me estás hablando en chino?

No, estoy hablando en español criollo y sé que suena un poco complicado así que de manera más sencilla: a la derecha se sentaron los partidarios del sistema absolutista y del Rey, es decir los más conservadores que querían que el poder del Rey estuviera por encima de las decisiones de la Asamblea, mientras que a la izquierda se sentaron los partidarios de la Constitución, que buscaban impedir que el Rey tumbara las decisiones de la Asamblea, es decir los que buscaban un cambio. Se dice que en el centro se sentaron los indecisos, aquellos que todavía no tenían una postura muy clara en cuanto al papel del Rey.

¿O sea que ser de izquierda no me convierte en comunista ni ser de derecha en fascista y nazi?

No necesariamente, a menos que de verdad creas lo que proclama cualquiera de estas ideologías que sí se ubican en la izquierda y la derecha, solo que más hacia los extremos.

Fun fact: En Venezuela, durante el período democrático, es falso que hayan gobernado “los oligarcas y burgueses”, como les dicen ciertas personas, de hecho AD es un partido de centro izquierda y es mentira que toda la MUD sea “la derecha apátrida” para sorpresa de muchos, un partido como Voluntad Popular es miembro de la Internacional Socialista, la cual es una organización mundial de partidos socialistas, laboristas y socialdemócratas.

¿Ajá y entonces el feminismo que pinta en todo esto?

Tomando como referencia el concepto de feminismo de la RAE:

“Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”.

¿Qué? Pero eso no me dice nada

He ahí el punto, el feminismo en concepto no habla de izquierda o derecha, a pesar de que ambas se autoproclamen como dueñas de un movimiento que afecta a las mujeres de ambas posturas políticas y más si hoy en día existen mujeres de centro que no se identifican con una u otra tendencia.

Según la analista política, Naomi Wolf, citada en un artículo de la revista española Fashion & Arts, distribuida por La Vanguardia, aunque para muchos suena imposible ya que en la izquierda suelen ubicar al feminismo, ecologismo, los movimientos partidarios de los derechos de la comunidad LGBTQ y los negros, el feminismo “filosóficamente, tiene mucho en común con el conservadurismo”, pues destaca que muchas votantes del Partido Republicano “son socialmente conservadoras, defensoras de las fuerzas armadas y de la religión y, sin embargo, anhelan la igualdad tanto como cualquier vegetariana de izquierdas”.

Desdeñan "a mujeres como Margaret Thatcher, a las musulmanas o a las líderes de la derecha estadounidense, como si no fueran ‘auténticas’. Estas mujeres son feministas reales. Incluso si no comparten políticas con las actuales asociaciones de mujeres, e incluso si rechazan la etiqueta de feministas”, destacó la también escritora.

Conclusión de este debate: puedes ser feminista y de derecha, tranquila

Si bien es cierto que la izquierda significa cambio social y que muchas feministas se identifican con la izquierda política, sería absurdo solo tomar en cuenta a Frida Kahlo y dejar de lado a Margaret Thatcher o Ángela Merkel que le han demostrado al mundo que una mujer puede gobernar un país sin problemas.

Por lo que prefiero cerrar este debate con una frase de la presidente del Instituto Nacional de las Mujeres en Argentina, Fabiana Tuñez, que aseguró lo siguiente sobre el feminismo en una entrevista:

“El feminismo no tiene dueño” y que “la única ideología del feminismo es la que lucha por la igualdad de sexos y la no violencia, desde el lugar que se puede. Cuando acosan a una mujer o cuando la matan, no le preguntan si es de derecha o de izquierda”.