Porque la cultura también influye en cómo se conquista a una mujer

No importa como lo llames: flirtear, tontear o ligar (España), chancear o echar los perros (Venezuela), gilear (Perú), buitrear (Ecuador), levantar (Argentina), jotear (Chile) o tirar la onda (México), al final siempre hacemos referencia a esas señales que se le dan a la persona para hacerle ver de manera sutil que nos atrae.

De acuerdo con un artículo de la revista mexicana Contenido, algunos psicólogos evolucionistas consideran que el coqueteo es el fundamento de la civilización tal como la conocemos: nuestra inteligencia, el lenguaje complejo y todo lo que nos separa de los animales no son más que un dispositivo de cortejo evolucionado para atraer y retener a nuestras parejas sexuales.

Ver relacionados:

0800-Amor: el amor no ha muerto

Memes 101: ¿cómo chancear?

¿Qué NO hacer en una declaración amorosa?

¿Qué dice la ciencia sobre chancear?

Este simple acto ha llamado la atención de la ciencia, al punto que se han realizado diferentes estudios que arrojan datos curiosos sobre ese arte de conquistar a la persona que nos gusta.

El nombre y su influencia en echarle los perros a alguien

Según el portal biobiochile.cl el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) descubrió que los hombres suelen encontrar más atractivas a las chicas cuyos nombres contienen vocales como la “a” y la “o”. En cambio, las mujeres se encandilan más por sujetos con nombres con “i” y “e”.

¿Sabías que puedes quemar calorías al coquetear?

De acuerdo a un equipo de biólogos de la Universidad de Bogotá en Colombia, las mujeres consumen alrededor de 11 calorías por minuto cuando hacen contacto visual con alguien que les gusta, mientras los hombres sólo tres. Sin embargo, ellos salen ganando cuando invitan a salir a una mujer, pues pueden llegar a quemar 95 calorías.

Los hombres se arriesgan más después de competir

No es que hay que creer en todas las leyendas urbanas del macho pecho peludo, pero lo cierto es que de acuerdo con Leander van der Meij, especialista en psicología de la Universidad de Ámsterdam, después de participar en una competencia, los hombres son más osados con chicas desconocidas y son más propensos a tomar la iniciativa para coquetear o invitar a salir. Esto en parte se debe porque se elevan los niveles de testosterona en la sangre.

Sin embargo, hay algo que la ciencia no nos ha dicho y que probablemente sea obvio, la manera de chancear varía según la cultura y una prueba de eso son esas venezolanas que se enfrentan a los choques culturales después de verse obligadas a migrar a otros países buscando las oportunidades que el infame Socialismo del siglo XXI les arrebató en estos casi veinte años de gobierno, por eso en The Amaranta, recogimos diferentes testimonios de venezolanas que han chanceado con extranjeros ya sea durante sus viajes o su nueva vida fuera del país.

Estados Unidos: una historia de estereotipos y cumplidos

Leer más: No soy como las latinas que muestran en la televisión

“La principal diferencia es que yo siento que allá a la gente al principio no le interesa tanto conocerte sino comenzar a halagarte a ver qué sucede. Te empiezan a decir que bella eres, bebé, mi amor quiero abrazarte y dormir contigo. También está muy marcado el estereotipo de lo que se espera de una latina, un chamo me decía You’re my sexy latina baby, al tipo le gustaba porque era latina y porque tenía una imagen de cómo se comportaban las latinas y me decía que le gustaba cómo las latinas tratan a sus hombres, pero no me preguntó más nada de mí, ni mi edad. Aquí siento que es diferente; así no te interese, intentas tener una conversación y conocer a la persona”.

“Otro gringo que acababa de conocer que no me sabía nada de mí y que ni si quiera sabía cómo se llamaba porque tenía un user extraño, me mandó una foto de un baby doll y se ofreció a llevarme a comprar uno para ponérmelo para él”. –Valentina.

España: los que subestiman el poder de un buen baile

“Los españoles también son lanzados aunque no parezca. En Venezuela se baila mucho, pero aquí es muy difícil que alguno baile salsa, merengue, etc. Aquí casi ninguno baila.”.-Andrea.

Portugal: los que mataron la caballerosidad

“Los hombres son totalmente diferentes. Me pasó una vez que salí con un chamo que tenía un carro descapotable y el tipo me llevó a comer pizza, yo ni si quiera quería comer eso en ese lugar porque era súper caro, él se pagó su comida y yo tuve que pagar la mía aparte, me costó diez euros”.

“También salí con otro tipo que no sabía chancear, él solo me invitaba a caminar y no me decía para hacer otra cosa, por lo que como en Funchal hubo como un mes que todos los sábados había fuegos artificiales, le dije para ir a cenar y verlos. Como él vivía al lado de mí pensé que se iría caminando, pero se fue en carro y yo llegué caminando. Además había cenado en su casa y no me dijo nada, por lo que me estaba muriendo de hambre, ese rato que estuvimos cruzando las calles él hablaba solo y estaba tan cero pendiente de dónde estaba que cuando cruzamos el paso peatonal, me quedé del otro lado porque el semáforo estaba en rojo y ni se dio cuenta.

Después de los fuegos artificiales fuimos al baño del McDonald’s y cuando salí, cuando desistí de llamarlo y esperarlo, decidí salir resulta que estaba en la calle esperándome. Cuando le dije que quería comer me decía “¿Tan temprano?”. Resulta que eran como las 11:00 p.m. Después como a la 1:00 a.m. se ofreció a llevarme a la casa, pero yo necesitaba comer, así que fuimos al McDonald’s estaba casi que cerrando y mi tarjeta para la alimentación no pasaba, él no se ofreció a ayudarme y encima me pidió un agua, al final pagué con una tarjeta de crédito que tenía. Además de que le pagué su asquerosa agua de m*erda, no me dejó terminar de comer porque me apuraba, diciéndome que tenía que levantarse temprano. Me monté en ese carro solo porque no quería irme a mi casa sola. El tipo parecía un pulpo, me quería zampar y yo por dentro: “Tú no puedes hacer esto, loco, fue la peor salida del p*to mundo”.

Los hombres aquí puedo decirte que son machistas, egocéntricos y la gente vive de las apariencias, pero todo es una ilusión es alquilado o rentado, al final son unos miserables”. -Valentina.

Inglaterra: todo se resume a pubs y cervezas

“No son muy buenos flirteando. Las salidas siempre son a Pubs a tomar cerveza jajaja es como que lo unico que hacen”. –Patricia.

México: cómo espantar a una mujer en una fiesta

“Tengo una amiga en México con la que estaba hablando sobre los chamos que cuando te chancean te tratan mal o los que demuestran que están interesados y luego te ignoran o dicen cosas feas. Ella me contó que en San Ángel la invitó a una fiesta y cuando pidió de beber una cerveza la miró super mal y mientras conversaban le pidió que no le hablara con su acento caraqueño porque para ellos nuestro país no existía solo porque no había ido al mundial. La chama duró literalmente veinte minutos en la fiesta. El chamo luego le escribió diciéndole que le parecía misteriosa y le gustaba mucho”. -Claudia.

¿Y cómo chancea el venezolano?

Y como no podía faltar nuestro país, también les preguntamos a los hombres como chancean y a las mujeres cómo ha sido su experiencia con sus propios paisanos.

“Bueno yo creo que lo que más me importa es ser gracioso... Hacer chistes y hacerla sonreír, pero no tanto para no parecer un tonto. Y dependiendo de cómo se diera la conversación probablemente le pediría el número y ya después le escribiría para salir... No le diría para salir en ese mismo instante. Si un segundo encuentro se da espontáneo perfecto para aprovechar la ocasión e invitarla a salir. Aunque yo soy bastante tímido tendría que armarme de mucho valor para hacer todo eso, pero si lo he hecho en varias ocasiones

También otra manera podría ser empezar a seguir a una Chama en IG y cuando la vea en persona comenzar a saludar y eso hasta que un día le pueda pedir el número e invitarla a salir”. –Miguel.

“Es típico que comienzan chanceando cuando te responden el estado o una historia. También pasa que cuando escuchan una canción en específica te dicen: “Ay, me acordé de ti”, le pasó a una amiga con un chamo y la canción es Una vaina loca de Manuel Turizo y Ozuna. También siento que el venezolano es muy de molestar a la que le gusta de forma juguetona. También pasa que tienen un apodo o un chiste interno en una conversación. Me pasa ahorita con el chamo que me gusta”. –Belmary.

“Realmente mi gancho en una fiesta es bailar. Si estamos bailando y la chama sabe, le digo tú no bailas bien, mejor yo te enseño y le doy unos tips para que bailes y la voy llevando. La “stalkeo” durísimo para ver qué tenemos en común y qué le gusta, claro esto es dependiendo de cómo es la chama”. –Luigi.

“Por lo menos los que me han chanceado a mí te puedo decir que son muy amorosos, son como súper amables y te tratan bonito”.-Nathalie.

Si bien es cierto que no todas estas historias tienen que ser el común denominador para conquistar a una mujer en otros países, son experiencias que pueden formar una imagen, mala o buena, de los hombres de esos países de la mano de quienes las vivieron.