Es justo y necesario

Hola, soy Mako y sufro de adicción al "spanglish". Todo sucedió gracias a Tumblr, Wattpad y todos los otros libros que leía, junto con las series. Pero en mi misión por controlar este vergonzoso hábito, decidí desafiarme a la economía de fichas, que según Wikipedia, es una “técnica psicológica de modificación conductual” para fomentar el comportamiento deseado y disciplinarlo. 

Otros ‘challenge’ que te pueden interesar:

En este caso, mi conducta ideal es ser una persona latina normal y corriente en vez de una bilingüe que no puede decidir en qué idioma hablar. Este reto fue inspirado por mi hermana y mi vecina, quienes me retaron a no hablar inglés por cinco minutos hace tiempo. Fallé al instante cuando dije “Well, okay”. El segundo intento no me tomó ni dos minutos completos decir “Oh, my God”. Lo peor fue que pasó varias veces y no me di cuenta. 

Desde ese momento me dije a mí misma “No más, Mako, you HAVE TO STOP –okey, definitivamente tengo que darle un para'o lo antes posible. Ando grave”. 

Como a Sam de Atypical se le hace imposible no hablar de pingüinos, a mí me cuesta no hablar en modo "spanglish" todo el tiempo. Por eso, como Paige a Sam, mi hermana me quitará tres fichas cada vez que hable en "spanglish". Esas tres fichas representan mis tres oportunidades para hacerlo. Cuando no me quede ni una, deberé renunciar a mi guilty pleasure. Qué digo, a mi... Bueno, ustedes me entienden. 

A continuación, las fichas:

Las tres fichas diseñadas para arruinar mi vida. Como ven, tienen abajo un "DILE NO AL SPANGLISH".

Las tres fichas diseñadas para arruinar mi vida. Como ven, tienen abajo un "DILE NO AL SPANGLISH".

Cada una tiene un mensaje distinto y directo

  1. AJÁ, YA SABES... TE QUEDAN DOS OPORTUNIDADES. ESTÁS ADVERTIDA.
  2. UNA MÁS Y YA. ES EN SERIO, DETENTE. 
  3. YA NO MÁS, ¿OKEY? OKEY.

En esta oportunidad, hicimos el desafío tres veces en un solo día. La tercera vez es letal porque implica una penitencia poderosa. Antes no habían consecuencias, solo las fichas, pero mi hermana se apoderó del juego y decidió aprovechar. 

Si en el tercer intento (porque la tercera es la vencida) fallo, tendré que manejarle cuatro días seguidos en vez de turnarnos como siempre hacemos (ella odia manejar y prefiere tener chofer). Ahora, les contaré la tortura.

Misión para dejar el ‘spanglish’: intentos

#1

En menos de diez minutos, perdí terriblemente. 

#2

Fue peor que el primero porque perdí después de cinco minutos. 

#3

Con este sí me esforcé muchísimo más. Pensaba antes de hablar con toda la concentración posible, pero a los 45 minutos terminé perdiendo el desafío. 

Mi querida y diabólica hermana literalmente anotó todo el proceso.

Mi querida y diabólica hermana literalmente anotó todo el proceso.

Lo que aprendí

Aprendí que en serio lo puedo lograr si me lo propongo, pero que eventualmente terminaré cayendo (mentira, todo se puede con la práctica constante). 

También, mi hermana y yo nos dimos cuenta de que digo algo "niche" o marginal cuando estoy evitando hablar inglés. Eso o hablar como el traductor de los programas de Discovery Home & Health.

Fue muy forzado, pero cómico. Una vez me salvé diciendo "oh sí" en vez de "of course". El intento lo valió y seguiré tratando de abandonar este dialecto. Me da pena seguir hablando así. 

Como dice mi hermana:

Puede ser agresiva, pero tiene razón. Si logré pasar 45 minutos sin decir una palabra en inglés, puedo lograr más. Al menos no intenté renunciar al chocolate, eso sí es imposible.