En defensa de los safe spaces - The Amaranta

En defensa de los “safe spaces”

¡Qué horror!
Author:
Publish date:
1-auAP-UD-D8Ag9ne-p3QO6Q

El deporte favorito de la gente de alt right (derecha alternativa) es quejarse de cualquier rastro de “debilidad”. Es la razón por la que no soportan verse al espejo y terminan proyectándose en cualquier persona que consideren tan dignos como ellos.

Ese odio hacia la debilidad se ha concentrado bastante en los “llorones” y “débiles” que somos los millennials. Porque ¿cómo se nos ocurre no ser súper fuertes, viriles y tradicionales? ¿qué es eso de más de 2 géneros? ¿cuál es la ridiculez de no querer trabajar en horarios tradicionales de oficina?

Estamos aquí para destruir a la humanidad como la conocemos. Seremos el fin de todas las industrias que han sostenido a la humanidad durante milenios. Exigimos derechos a minorías. No queremos darles espacios a racistas ni homofóbicos. Pensamos que las mujeres merecen tener las mismas oportunidades que los hombres. Criamos niños ambiguos y con la suficiente confianza como para decirle al mundo que son gays desde chiquitos. “Quelle horreur”

Para ellos lo más espantoso que hemos creado es algo que seguramente acabará con la libertad de expresión como la conocemos, son los safe spaces y trigger warnings. Para la derecha alternativa estos son espacios donde falsas minorías van para abrazarse entre todos y darse premios de consolación. Probablemente mientras alguna autoridad nos cubre con cobijas, pensamos en cómo avanzar la “agenda feminista”, y creamos planes para oprimir a los hombres blancos heteresoxuales.

En términos de la “alt right” estos son espacios que hemos creado por llorones incapaces de lidiar con el mundo real, y de alguna manera, estamos coartando su libertad de expresión en el proceso.

La cosa es que, como casi todo los argumentos de la derecha alternativa, eso no es más que un mito basado en la proyección de sus propias inseguridades. Los espacios seguros son comunidades para crear ambientes regulados de resguardo con el fin de hacer sentir seguros -valga la redundancia- a las personas que los necesitan.

Estos espacios no tienen nada que ver con la supuesta fragilidad de lo millennials ni tienen nada que ver con debates y la libertad de expresión. Los espacios seguros se hacen para darle más prioridad a la seguridad de personas con bagajes personales parecidos que a la discusión intelectual. Se trata de validar experiencias entre iguales. Quien no pueda entender eso, tal vez tenga que sentarse a pensar si su nivel de privilegio hace que se sienta seguro en cualquier sitio e identificado con casi cualquier persona por lo que ve estos sitios como inútiles.

Hay conversaciones que no todo el mundo está dispuesto a transformar en un debate y eso no afecta a nadie porque son solo pequeños espacios de no debate. Y de todos modos, el resto del mundo, es decir el mundo entero está constantemente dispuesto a debatir y conversar sobre cómo las violaciones ocurren pero siempre agregando que “no todos los hombres son culpables”, o a mencionar las acusaciones falsas cada vez que se habla de algún caso real. Cualquier persona que busque apoyar esos puntos puede ir a cualquier lado en el internet y IRL. Por el contrario, encontrar un sitio donde puedas hablar de la cultura de violación sin tener que hacer excepciones obvias cada dos segundos, es más difícil. Y hacer que un sobreviviente de agresión sexual tenga que pasar por todos esos comentarios “políticamente correctos” y “acomodaticios” sólo para compartir su experiencia y ser validado, es innecesario. Después de todos, esos comentarios se hacen principalmente para complacer a personas que no están siendo directamente afectadas por el tema que se discute.

No todo espacio sobre la faz de la tierra tiene que ser un lugar de debate, el hecho de que hayan espacios sólo para dialogar y validar experiencias, no le quita nada a nadie… excepto tal vez a los trolls que fingen llenar sus vacíos existenciales con comentarios for the lols