#CuéntameMás: Saliendo del clóset - The Amaranta

Saliendo del clóset

"Lo mío es medio tragicomedia"
Author:
Publish date:
Untitled design (5)

Estamos en la recta final del Pride Month. Disfrutamos de música nueva y videos, indagamos sobre el origen del día del orgullo LGBT, y fuimos testigos de más de un food trend multi-colorido en las redes.

Para finalizar, quisimos dedicar un #CuéntameMás únicamente a historias de salidas del clóset. Así podremos ponernos en los zapatos de otras personas por un rato, y quizás inspirar a alguien más a tomar el paso. 

"Yo soy de las personas que cree que uno nace gay y nos vamos conociendo en el proceso. Cuando era chiquito supe que no era igual, pero no le tenía nombre y apellido. A los 15 años ya sabía perfectamente que era gay pero no era público; allí empecé a conocer a gente gay y tuve mi primer novio por 9 meses. Durante ese tiempo, le llegaron chismes a mis hermanas y se preocuparon; mi hermana mayor revisó mi cuarto y encontró nuestras fotos y cartas. No supo manejar la situación y le dijo a mis papás que revisaran mi cuarto. Yo venía regresando del colegio y cuando me fue a buscar me dijo: 'Tu no sabes el daño que le has hecho a esta familia' (btw, mis papas son super religiosos). Siguieron unos meses muy duros en los que me cortaron la plata, me intentaron mandar a un pastor y les dije que no, me llevaron a un psicólogo (que ayudó en ciertos ámbitos). Lo bueno de todo esto es que reforzó mucho más mi identidad. Pasaron como 7 años bastante rudos, pero le eché bolas y actualmente conocen a mi novio, lo invitan a comer, lo quieren, etc." - Eduardo.

Aunque mis amigas me apoyan demasiado, mi familia está un poco decepcionada y muchos ni saben. Pero yo ni pendiente, siempre he sabido por dentro que me encantaban las mujeres. Todo pasó en mi primer año de la universidad cuando seguía empatadísima con mi ex novio. En mi clase había una chama espectacular que siempre me contaba de sus culos y yo también a ella. Siempre supe que me encantaba y siempre me lanzaba indirectas. Hasta que una día estábamos en la biblioteca "estudiando" y me llevó al tercer piso y ahi todo empezó. Ahora vivo toda una aventura experimentando y disfrutando lo que me gusta. Nada como una jevita." - Ophelia.

El mío no fue tanto que salí del clóset sino que me obligaron a salir. Estaba haciendo verano en la universidad hace un tiempo y ahí conocí a mi novio (que ahora es mi ex). Para la época, mi abuela estaba enferma; mi novio estuvo ahí en el funeral y todo eso. Un día estábamos en mi casa y decidimos ir al cine para despejarnos un poco. Mis tías y mis primas nos vieron ahí y le dijeron a mi mamá. Al siguiente día mi mamá me empezó a decir: 'Tú y José pasan mucho tiempo juntos', hasta que me preguntó si éramos novios y le dije que sí. Hubo un medio drama y me fui con mi novio a su casa. Cuando regresé mi mamá me dijo que hablara con mi papá. Le dije y me respondió: 'Ah, bueno, ok'. Respondió súper bien, y bueno that's that. Ahora mi mamá me pregunta si tengo algún 'amiguito' para traer a los almuerzos familiares." - Roger.

"Cuando tenía como 13 perdí la virginidad con un niño después de jugar al escondite (yo sé, mega trancado), y aún así no estaba claro si me gustaban las niñas también. Crecí, entendí mi sexualidad y le dije a mis papás y a mis amigos. Honestamente, ninguno se sorprendió mucho y varios me apoyaron, pero me distancié de algunos en el proceso." - Ignacio.

"Mi familia es super religiosa y súper exigente conmigo. Toda la vida estuve en MUN, hice servicio público, tuve buenas notas, aprendí varios idiomas. En palabras de Adalberto Peñaranda de la Sub20, yo era 'lo que Flinchy'. Salí con algunas niñas, pero no muchas; sabía que algo era distinto desde hace un tiempo pero no quería aceptarlo. Me gradué del colegio y me tomé 6 meses para viajar a Europa. Fue una experiencia en la que me descubrí muchísimo y cuando llegué les quise decir a mis papás. No se lo tomaron nada bien, y decaí a nivel personal durante un tiempo. Lo han ido aceptando y cada vez se pone mejor" - César.

"Lo mío es una medio tragicomedia. Yo era el que más coronaba de mi grupo, cuando hacíamos competencias de quien se zampaba a más jevas en las fiestas casi siempre ganaba yo. Nunca me empaté y todo el mundo pensó que era porque era un perrito, pero dentro de mí sabía que era gay. En el colegio no lo iba a decir ni de vaina, así que cuando me gradué y pasé un tiempo en la universidad le dije a mis amigos y a mis papás. La mayoría se sorprendió muchísimo, pero siempre sale esa gente y que: 'yo siempre lo sospeché'. Ahora estoy bien, viviendo afuera, no tengo la misma relación que antes con mi familiam pero todo es un proceso" - Daniel.

Happy Pride Month!