El propósito más ridículo que te has hecho para Año Nuevo - The Amaranta
A veces son cosas sobrehumanas

Por mucho que lo neguemos, siempre llega esa época del año, en especial los últimos días de diciembre, en los que nos cuestionamos absolutamente todo de nuestras vidas. Es como una reunión de estatus entre tú y tu conciencia. La cual, inevitablemente, te pedirá que hagas algunos cambios para este año que viene.

Y tú, inevitablemente, querrás hacer esos cambios.

Porque tener propósitos es bueno.

Pero lo que no es bueno es tener propósitos ridículos, aunque creo que esos son los más divertidos de intentar cumplir.

“Como a los 12 años uno de mis propósitos fue conseguir novio” -Cindy.

“Mi mejor amiga y yo teníamos de propósito vernos así:”

rebeca

-Rebeca.

“Quería hablarle a mi crush como en séptimo grado, cuando le conté a mi mejor amiga en la verbena del colegio, ella gritó el nombre de mi crush. Después de eso no quise hablarle nunca” -Victoria.

“Todos los años me propongo hacer ejercicio. Y sí, es ridículo porque sé que no lo voy a hacer, o al menos no en los próximos 5 años” -Mauricio.

“Hace como tres años fuimos a comer hamburguesa en Ávila Burger y me dio como arrechera no poder hacer algo tan simple, así que me propuse practicar el arte de la hamburguesa hasta que me salieran como en Ávila Burger. Ahora la gente me anda diciendo que haga hamburguesadas, y cuando hay rial, las hacemos” -Ricardo.

“Poder tomar 8 condenados vasos de agua diarios. ¿Cómo hace la gente esa locura?” -Amanda.

“Una vez quise mantener a mi ex bloqueado más de un mes. Obviamente no pude y volvimos” -María Laura.

“Perder la virginidad. Ese fue un propósito que tuve desde los 17 y cabe destacar que lo cumplí a los 21. Tarde pero seguro” -Sofía.

“¿Darle una cachetada a nadie en particular cuenta? No sé, uno lo ve en las películas a cada rato y se ve tan satisfactorio. Siempre he tenido ese, no propósito, sino deseo, pues” -María Paola.

“Una vez que ya crecí, me propuse cumplirle los favores a mi mamá que no involucraran algo con mi cuarto. Me dio como vaina porque yo nunca le paraba bola a esas cosas, y bueno uno tiene que hacerle caso a su vieja. Aún trabajo en eso” -Héctor.

¡Feliz 2018 y que todos tus propósitos de cumplan! Sean ridículos o no porque si uno se los propone es por algo.