#CuéntameMás: ¿Cuál es el momento más c*gante de tu vida? - The Amaranta

¿Cuál es el momento más c*gante de tu vida?

Ese momento en el que viste al diablo en tanga
Author:
Publish date:
Untitled design (35)

¿Qué es la vida sin algo de adrenalina? Una película independiente en la que no pasa absolutamente nada, eso es. Menos mal que todos tenemos esos momentos de intensidad que nos vuelven locos, pero al igual que un héroe en una película, una decisión es necesaria para cambiar el rumbo de las cosas. O simplemente salir corriendo.

Pasa en la vida y pasa en TNT, así que decidimos preguntarle a varios cuál fue el momento en el que su sistema nervioso colapsó y todo pareció derrumbarse. Lo bueno es que si lo contaron es porque sobrevivieron, justo a tiempo para Halloween y para dárselas de duros porque después de lo que pasaron, ya nada les puede dar miedo.

“Una vez mi mamá me encontró tirando”, - Valeria.

“Chama, una vez, con mis papás y mi hermanito a Madrid, pasamos por un centro comercial para comprar algunas cosas. Tenía a mi hermanito agarrado de la mano y mis papás estaban por otro lado, en eso me fijo en unas cremas que tenían en el mostrador. Luego veo y mi Luis no estaba. No tienes idea de la ansiedad que me entró. No lo encontraba ni en la parte de los dulces, ni estaba con mis papás, al final terminé gritando y mi mamá vino corriendo. Buscamos por todas partes y resulta que el niñito estaba viendo una película de Iron Man que estaban pasando en un tienda de películas al lado. Dios, qué susto, estaba que lo mataba”, - Andreína.

“Cuando vi la película de It. Hermano, la próxima vez que la vea será a las diez de la mañana con un reggaetón bajito para que no me afecte esa v*ina”, - Sofía.

“Fue un día que estaba yendo para mi casa y noté que un tipo llevaba siguiéndome un buen rato. Me desvié, me metí en una tienda, vi que se va para otro lado y corrí a entrar a mi edificio. Y como soy curioso me asomé a ver si había algún rastro del tipo por ahí. Efectivamente, el tipo estaba pasando al frente de mi edificio como buscando a alguien. Imagino que quería atracarme, pero no sé. Desde entonces ando medio paranoico”, -Mauricio.

“Cuando me atropellaron. Lo bueno fue que el carro no me hizo absolutamente nada, lo pude ver a tiempo y medio salté sobre él. Me sentí como Spider Man, pero me c*gué burda”, Oscar.

“Estaba en el colegio, tenía la mala maña de robarme cositas de las tiendas. Que si anillos, pulseritas, chucherías, cosas así. En una de esas, el señor de seguridad me agarra del brazo y me pregunta qué llevo ahí. Había agarrado una pintura de uña y le había quitado la etiqueta. Se la mostré súper cara e' tabla, segura y le dije que era de una amiga y que se la iba a devolver ahorita cuando me encontrara con ella. El tipo se me quedó viendo como sospechando pero yo me hice la loca”, - Lucía.

“Una vez estaba friendo tajadas y se me pasó un poco el aceite hasta afuera de la cocina. como haciendo un rastro. Como tengo cocina de gas, el fuego le siguió al aceite y yo creí que ya se iba a incendiar la casa. Apagué la estufa y le eché la jarra de agua de la nevera a todo eso. Qué susto, lo que uno hace por las tajadas”, - Andrés.

Ya sabes, cuidado en octubre, no sabes si un guardia de seguridad de farmacia asesino o unas tajadas llenas de fuego puedan convertirse en tu pesadilla de Halloween. Mira que en este mes todo puede pasar, pero mosca que no te atraquen ni te atropellen, gracias.