#CuéntameMás: Anécdotas en moteles - The Amaranta
Hasta la mosquita muerta de tu salón se la pasa allí

Entre las ventajas de vivir en el tercer mundo, donde la gasolina, las peluquerías y los cigarros son baratísimos, está también la típica costumbre familiar de salir de la casa solo y únicamente cuando nos vamos a casar o si tenemos 42 y demasiado dinero para pagar el alquiler de un apartamento.

Por otra parte los gringos, por ejemplo, le dicen good bye, chao chao, sayonara a sus padres al minuto que cumplen los 18 para largarse a la universidad, mientras tú acabas de cumplir 28 y tu mamá te sigue regañando porque no tendiste la cama.

Es más que normal tener la edad para asumir todas las responsabilidades del mundo, y que todavía tu mami te lave la ropa sucia, sobre todo en esta Venezuela donde el sueldo de un treintañero promedio alcanza para sacar a comer a la novia muy de vez en cuando.

Ver relacionados:

Homofobia en Caracas: moteles y hoteles

#CuéntameMás: ¿Y tú qué has sacrificado por el fútbol?

#CuéntameMás: canciones que has o te han dedicado

Y como tienes 25 años y un novio, también tienes necesidades que no puedes saciar en tu casa donde viven tus papás y tu hermanito de 18. Por lo tanto, en Venezuela, como en todos los países del mundo existen los moteles; y en este #CuéntameMás recopilamos las mejores historias dentro y fuera de ellos.

"Más de una vez me mandaron a callar ".- Marco.

"Hace años trabajaba de recepcionista en una imprenta. Me lancé una súper rumba con unos panas, y en vez de ir a trabajar nos fuimos a un motel a dormir para que mi mamá no supiera que no había ido al trabajo. Pedimos una habitación con jacuzzi y todo, fue lo máximo". - Grace.

"Después de una rumba me fui a un motel con una chama que conocí ese mismo día. Sorprendentemente ella pagó todo. Yo me asusté y la rasqué en el motel porque pensaba que me iba a sacar un riñón". - Daniel.

"Una vez en un motel de Puerto la Cruz, estaba con una chama esperando en el bar para que nos dieran la habitación. No aguantamos y nos fuimos al baño, donde había un montón de gatos. Pasó todo, y el cuento termina con los gatos lamiendo (el líquido espeso blanco que obviamente no voy a transcribir)." - Álvaro.

"Mi papá una vez me cachó una factura de un motel". - Diana.

"Una vez veníamos de viaje de Valera mi novio y dos amigos más. En Valencia, decidimos dormir en un Motel. Por estúpidos decidimos pagar solo una habitación entrando mi novio y yo, más los dos amigos en la maleta. Al día siguiente pedimos desayuno en la habitación. Cuando nos lo vinieron a entregar, la mujer nos vio a mi novio y a mí acostados en la cama, mientras uno de los amigos recibía la bandeja. La mujer se quedó impactada por mi noche repleta de hombres". - Nadia.

"Una mucama una vez nos abrió la puerta en plena acción". - Diego. 

"Una vez fui a un motel que parecía una funeraria. Me dieron una toalla manchada y hasta el papel tualé te lo daban regulado". - Angie.

"Fui otra vez al mismo motel, y en la cama había una mancha de sangre - otra vez". - Angie.

"Una vez la recepción me llamó a las 8:00 a.m. para decirme que tenían agua hasta las 9:00 a.m. y que llenara tobitos para dejarlos en el baño para el próximo huésped". - Cindy.