De los que recuerdas tanto como el baile de ‘Jingle Bell Rock’ de ‘Mean Girls’

Hay fechas llenas de sorpresas, como el día que obtuviste la licencia de conducir, el día de tu graduación, tu primer beso o cuando bailaste merengue por una hora seguida en esa fiesta donde asegurabas que la pasarías terrible.

Pero la Navidad, por sus días libres y energías mágicas, tiene un efecto especial en el año. Puede pasar de todo, ya sea algo feliz, impactante u horrible. Lo que sí está garantizado es que te acordarás por siempre.

Por eso mismo, este #CuéntameMás estará dedicado a los momentos más inolvidables en la noche de Navidad.

Ver relacionados

“Una Navidad estaba toda mi familia, hasta vinieron todos los que vivían afuera. Fue una de las pocas navidades que vacilé y eché broma tanto. Mis primos y yo seguíamos creyendo en Santa y era genial. Fuimos a la limonera a pasear en las motos, vimos fuegos artificiales, mis papás y mis tíos se emborracharon, fue buenísimo. Desde aquella Navidad odio la Navidad, me siento Grinch; pero quizás es porque no he tenido otra igual”. -Carmen, 20.

“En mi país no se celebra como tal la Navidad (Cuba) así de darnos regalos, pero hubo una Navidad en la que vino un primo que vivía en México y trajo regalos para todos e hicimos una cena súper linda. Mi regalo fue un disfraz de hada y me disfracé para entregar los otros regalos. Bailamos y la pasamos bien, fue de las mejores navidades”. -Lily, 20.

“La Navidad antes que mi papá enfermara de cáncer, mis papás trajeron regalos de Aruba. Él estaba conmigo en el arbolito y me preguntaba: ‘¿Qué le pediste a Santa?’, yo le respondía y mi mamá seguía corriendo a esconder los regalos y yo los buscaba. Fue la mejor Navidad”. -Arianna, 20.

“Mi novia (ex novia en el momento) me mandó una foto del nuevo hombre con el que estaba saliendo, fue lo peor”. -Diego, 22.

“Sin duda, la última en la que estuvo toda la familia junta, fue hace 10 años. Cuando estábamos todos era genial, el ambiente era distinto. Ahora que lo pienso es deprimente, ojalá vuelva a ser así”. -Gabriel, 20.

“Hubo una Navidad que pedí una bicicleta y mi mamá mandó a mi primo a disfrazarse de Santa. Hizo sonar unos cascabeles y mi mamá me llevó a verlo dejar la bicicleta. Lo vi irse y me quedé impactada porque bueno, era Santa. eso me dio una ilusión que me duró hasta los 13 años”. -Veronica , 20.

“No me vas a creer, pero cuando me estaba pasando al cuarto de mis papás, como siempre hacía de pequeña (sin acordarme que era Navidad), vi a Santa poner los regalos. Me quedé paralizada viendo un rato, pensando si le debería hablar o no”. -Andreína , 20.

“En la Noche Buena del 2016 me tomé una botella de Sangría Caroreña de 1.5 litros yo sola. Lo peor fue que también tomé cerveza y champaña. Ese es un récord que no he vuelto a romper”. -María Corina, 20.

“Antes hacíamos un concurso para la casa que fuese mejor decorada. Los vecinos de enfrente compraron luces nuevas, y nos dijeron que las compraron en la calle. Justamente la noche del 24 escuchamos gritos desde la cocina, y vimos como la casa de nuestros vecinos se quemaba. Resulta que esas luces estaban malas. Nadie perdió la vida, afortunadamente, pero eso es algo que nunca voy a olvidar”. -Raúl , 20.

“Mi tío estaba disfrazado de Santa. Mi tía le lanzó el sostén que tenía puesto y él se lo puso, fue raro pero lo máximo al mismo tiempo”. -Héctor , 19.

“El momento más memorable de Noche Buena fue en el 2016. Fue la primera Navidad en la que estuve sola y viviendo en mi propio apartamento. Literal, sola. Me, myself & I. Mi mamá estaba molesta conmigo por mi mudanza y no me hablaba, mi papá recién se acababa de mudar a Ámsterdam . Me preparé una ensalada de aguacate y compré pan de jamón, hallacas, y un pote de helado de ron con pasas tamaño familiar. Vi Arrival con Amy Adams y me quedé dormida como a las 11:00 PM . ¡Fue mejor de lo que suena!”. -Érika , 20.

¡The Amaranta les desea una Feliz Navidad!