I'm gonna pencil you in.

¡Niñas, vamos a almorzar yaa!"

Una ecuación estilo A Beautiful Mind inunda mi cabeza. Los eventos, las horas y las tareas se conectan todas tal como en la película. Una cosa se hila con otra hasta que consigo una solución al problema:

Si termino de trabajar en 15 minutos, me puedo vestir en otros 15, ir a almorzar aproximadamente dos horas y media, regresar y estudiar para el examen que tengo mañana.

"I'm in! ¿A dónde vamos?", contesto emocionada después de arreglar mi agenda.

Dos minutos después, varias de mis amigas tienen respuestas como:

"¡Tengo que estudiar!", o "Hubieras avisado antes...", o "Estoy ocupada ahora".

Y así como así, se cae el plan, o terminamos yendo a almorzar las dos amigas que estaban libres en el momento y yo. Después de cada encuentro, ya me preparé mentalmente para estudiar hasta tarde y me termino preguntando cómo fui de las pocas que hicimos tiempo para asistir a la reunión social.

Pero ahí está la frase clave: Hacer tiempo. Es decir, sacrificar unas prioridades por otras.

Cuando eres "the busy friend", aprender a sacrificar es el how-to para tener una vida social.

Soy Miranda en Sex and the City, soy la que tiene que anotar todo en una agenda, soy la que está en mil cosas. Sin embargo, mi lema siempre ha sido que mientras más cosas haces, más puedes hacer. Eso es por una razón que no tiene nada que ver con Time Turners tipo Hermione, ni con una concepción ególatra de que uno lo puede hacer todo. Tiene que ver con que mientras más actividades tienes, más aprendes (sobre todo a la fuerza), la importancia de priorizar y dividir tu tiempo, y con un poco de práctica (y algunos tropezones) te vuelves maestro en el arte de ser un multitasker.

En mi experiencia, hay gente ocupada, quienes dejan de hacer muchas cosas por lo atareados que están y hay gente realmente ocupada que por razones que a veces no entendemos logran estar en absolutamente todo. Espero haber arrojado un poco de luz sobre esto en el párrafo anterior.

Ahora, ¿cómo esto se mezcla con lo que dije anteriormente sobre sacrificar?

Cuando eres “the busy friend” y logras manejar tu tiempo bien, tus amigas y familia no pierden su prioridad, sino que compiten un poco más con todo lo demás.

Así que amigas que gozan de domingos de flojera y viernes completamente libres: planeen con tiempo, y si no es posible, tengan en mente que aunque estamos felices de tomarnos estas birras con ustedes, esto significa que cuando lleguemos habrá una pila de trabajo que no hemos hecho.

Si también eres “the busy friend”, sé objetiva y rigurosa con tu horario, pero nunca te olvides de disfrutar de las cosas pequeñas. Live a little!