Porque claramente no es lo mismo

En un mundo globalizado como el que vivimos hoy en día, es complicado decir qué entra y qué no entra dentro de los cánones artísticos. La cultura se ha convertido en un mosaico donde una persona puede disfrutar de reggaetón mientras lee Don Quijote de la Mancha. Si bien creo que de alguna forma es un avance, también siento que ha hecho que muchas personas dejen de considerar las diferencias entre ciertos tipos de expresiones, como por ejemplo los desnudos.

Hoy en día ya es bastante común entrar a Instagram, Twitter o cualquier otra red social y conseguirnos con fotos de personas con poca ropa, pero no siempre todas tienen la misma intención y forma de creación. Si bien me alegra que se haya normalizado este tipo de arte, la gente no comprende realmente cuál es la diferencia entre mandarle una foto desnuda por privado a alguien y usar la fotografía de desnudos como un medio de expresión.

Para empezar, nuestra fiel amiga Wikipedia nos explica lo que es la desnudez como arte: “El desnudo es un género artístico que consiste en la representación en diversos medios artísticos —pintura, escultura o, más recientemente, cine y fotografía— del cuerpo humano desnudo. La desnudez en el arte ha reflejado por lo general los estándares sociales para la estética y la moralidad de la época en que se realizó la obra.”

Es decir, el desnudo no es solo un hecho fotográfico, sino que también ha sido utilizado por muchísimo tiempo dentro de distintas formas artísticas. Desde La Maja Desnuda hasta El David de Michelangelo, existen muchas formas de representación del desnudo en el arte.

Ahora, ¿cómo hacemos realmente para comprender la diferencia entre un desnudo artístico y una foto que le mandaste a tu novio porque te sentías juguetona? Parece obvio, pero no es que una sea mejor y la otra sea pecado, sino que de plano son dos cosas que se crean de maneras completamente distintas y por eso creo que es vital comprender las diferencias entre ellas. 

Ver relacionados:

Michelangelo no hizo a David porque le tenía queso

Todo hecho artístico tiene un proceso creativo. Cuando hablo de proceso creativo, hablo del desarrollo de una idea o un sentimiento que quiere ser expresado a través de un medio artístico. Esto puede variar dependiendo del medio que se elija, la persona que lo ejecute y el momento/época en el que lo está ejecutando, pero al fin y al cabo es un proceso que lleva investigación, racionalización de las ideas y la búsqueda de los elementos más óptimos para su expresión. 

A diferencia de esto, para mandarle el nude con flash a tu novio definitivamente no pasaste un proceso creativo o buscaste referencias de cuál era la mejor manera de comunicarle que tenías ganas de hacerle el amor. Con esto NO quiero decir que los desnudos artísticos no puedan expresar sexualidad, deseo o lujuria, solo que su intención no es realmente excitar a una persona determinada, sino causar algún sentimiento, reflexión o hablar de una situación particular que se vive en nuestra sociedad.

Pinterest no solo sirve para hacer manualidades

Dentro del proceso creativo existe algo que es vital para diferenciar un nude del arte del desnudo, y esto es la búsqueda de referencias. Toda persona creativa debe tener una serie de artistas con los que se sienta relacionado y que sienta que a nivel intelectual o estético muestran exactamente lo que desea replicar en sus obras.

Honestamente no creo que ninguna persona busque referencias de nudes en Pinterest para saber cuál es la mejor iluminación, composición o estética que debe utilizar para enviarle una foto pervertida a alguien.

La técnica hace al maestro

Por último, siguiendo lo que decía anteriormente, una fotografía de desnudo implica pensar en qué iluminación, composición, colores y símbolos voy a utilizar para comunicar lo que quiero. A esto le llamamos “técnica”, lo cual probablemente se reduzca a buscar un ángulo donde no se vea la poceta en un nude.

Así que ya sabes, subir fotos con poca ropa a tus redes no siempre es arte, pero eso no quiere decir que está mal. Simplemente son dos procesos completamente distintos, con intenciones distintas.