Conversaciones con las que puedes desenmascarar a un potencial fuckboy - The Amaranta
Su camuflaje a veces vence a nuestros sentidos.

Es emocionante ese momento en el que sales con alguien nuevo y no tienes la más mínima idea de cómo resultará. Lo único es que, además de ser emocionante, asusta tanto como un mototaxi de noche en Sabana Grande.

Es por eso que para evitar que nos terminen lanzando las ilusiones a la basura, es bueno cerciorarse de ciertas cosas. ¿Y cuál es la mejor forma de hacerlo?

No, no es stalkearlo por Instagram. Bueno, un poco, pero también es necesario tener ciertas conversaciones a lo largo de esas salidas, si pretendes que sea algo que dure, por supuesto.

¿Cómo terminaron las cosas en tu relación anterior?

Es importante ser SUTIL con esta por favor. Pues aquí puedes corres dos riesgos: primero, que no deje de parlotear de su ex; o segundo, que no te diga absolutamente nada. Así que de esta puedes descartarlo o no de las opciones, porque de pana quién quiere salir con alguien que aún no ha superado a su ex. O peor, que solo te quiera como platico de segunda mesa.

Ahora, si te da una respuesta moderada, supongo que puedes pasar al segundo nivel.

¿Qué les has dicho a tus amigos de mí?

Los amigos son nuestros más grandes confidentes. Son lo padres del confesionario que te chocan la mano o te dan un lepe cada vez que cuentas algo que emocione a su terapeuta interno. Sin embargo, sin un chamo no le ha comentado a nadie de ti después de haber salido por semanas, la cosa está medio peligrosa. Rodeada de tiburones y chavistas.

Todo depende de lo que se diga, si las respuestas son vagas, entonces lo que ha dicho de ti no es muy bueno o simplemente prefiere apartarte de ese círculo social mientras tanto. Pero si las respuestas son alentadoras, entonces bienvenida al segundo nivel.

Y por último, ¿a dónde vamos?

Esta es la conversación donde la mayorías son expuestos de forma espectacular. Claro que no te van a pedir que te cases con él, pero en cuanto veas esa mirada de asustado, ese sudor frío recorre su frente y su búsqueda desesperada a la puerta, entonces sabes que eso no pretende ir más allá que una noche de setso.

Pero si la conversación fluye y se acuerda un vamos a seguir saliendo a ver qué pasa en lugar de una señal de “Stop”, entonces, amiga, ya pasaste todos los obstáculos.

Ahora te falta seguir corriendo en ese maratón al que llaman chan chan chaaaan relación.