Pues con poca higiene

Si hay algo peor que vivir en Venezuela, es vivir en Venezuela y ser mujer.

¡Ay ya, deja tu intensidad feminista!

Es lo que están pensando todos en este momento. Pero, obviando el hecho de que vivimos en un país machista, donde en la mayoría de los casos tu jefe te ve como una hamburguesa andante más que como una profesional preparada, el hecho de vivir en un país comunista y tener ovarios sí es un infierno.

Como todos sabemos, Dios, además de hacernos perfectamente complicadas, nos dejó programada una visita mensual responsable de hacer que tu vida como mujer echada pa’ lante en un mundo de hombres, sea mucho más miserable.

Ignorando a esas mujeres mentirosas defensoras de que la regla es una maravilla porque nos hace más mujeres y es uno de los elementos esenciales para dar vida, la menstruación a cualquier edad y en cualquier lugar es un infierno.

Es básicamente pasar cinco días sangrando de manera innecesaria. Al ser un elemento de vida completamente inevitable, cuando tienes 35 años, dos hijos y un trabajo, el padecimiento de que te venga la regla pasa a un segundo plano, por lo que nosotras mujeres cada vez nos vamos acostumbrando al proceso y preparación que implica esta visita mensual.

Esa situación previa en un estado de normalidad o en un país normal donde no es un problema tener la regla porque no existen los elementos necesarios para acompañar este proceso. 

En un país donde los problemas de agua afectan a prácticamente toda la población, donde un paquete de toallas sanitarias no existe en una farmacia, y si se consigue cuesta aproximadamente lo mismo que un sueldo mínimo, la población femenina en Venezuela a raíz de la situación, vive en un contexto prehistórico y sumamente antihigiénico durante esos cinco días de menstruación.

Por motivo a que es una realidad, afecta a un gentío y es necesario darlo a conocer, decidimos preguntar a distintas mujeres, de distintos estratos y zonas de la ciudad, ¿cómo ellas viven la regla? 

Ver relacionados:

Preguntas que nunca deberías hacerle a: la amiga que tiene la regla

Los mitos más ridículos sobre nuestro período

¿Qué estereotipo eres cuando tienes el período?

Testimonio 1

Trabajo tiempo completo en una empresa reconocida y por supuesto, con un sueldo en bolívares, me toca administrar mis gastos del mes considerando que un porcentaje debe salir para comprar modes.

Testimonio 2

No es mi situación personal, pero conozco a personas que han recurrido a toallas de tela porque el costo de las compresas de farmacia es demasiado alto.

Testimonio 3

Cada vez que un familiar viaja, lo único que pido son toallas sanitarias y tampax.

Testimonio 4

Me toca pagarlos en dólares. Hay muchos sitios de cosas importadas en Caracas que venden productos de higiene personal que vienen de los Estados Unidos y por supuesto hay que pagarlos en dólares. 

Testimonio 5

En mi casa hay agua solamente una vez al día por media hora. Los días que tengo la regla me toca agarrar tres veces más agua, porque si no es demasiado antihigiénico.