‘Aunque dé indigestión’, dijo alguien en un funeral

Como tus ganas de hacer dieta, o de hacer una hora o más de ejercicio todos los días, existen los tabúes. Parecen mitos que nunca cobran vida, pero resulta que son tan comunes como el hecho de que sigues viendo videos de Sascha Fitness sin mover un músculo mientras comes un chocolate.

Uno de los más populares es materia prima (jaaaaa) de bromas y chistes. Pasa desapercibido, pero permanece presente en la cultura latina hasta la actualidad. Es hora de reconocerlo: desde la infancia hemos escuchado el típico “carne de primo se come”, para después reírnos, chillar del asco o evitar cruzar miradas con cualquiera de tus primos en caso de que estén presentes.  

Para la mayoría, se considera un ‘tabú’, pero para esa pequeña minoría que se queda callada y colorada cuando el chalequeo o echadera de broma sucede, es un guilty pleasure. Una vez, Winston Churchill dijo:

Por eso, para este #CuéntameMás decidí sacar a relucir este controversial tema con testimonios de personas que han, en efecto, comido o visto el precio del platillo familiar.

Ver relacionados:

“No nos criamos como primos hermanos, pero sabíamos que lo éramos. Tuvimos un encuentro ya de adultos, nos enamoramos, y terminamos en una relación. Duramos doce años juntos”. -Carlos, 60.

“Mi tía está de novia con su primo tercero jajajaja, es chill en verdad”. -María Corina, 20.

"Mi hermano casi se da los besos con una prima segunda un año nuevo. Pero todos los primos les dijimos que eran unos cochinos, entonces no lo hicieron”. -Marcos, 23.

“Éramos mejores amigos, literal era mi persona favorita en todo el mundo. Una noche nos emborrachamos, me lanzó cara y nos besamos. Desde allí cambió todo pero nunca estuvimos juntos porque somos primos hermanos y nadie iba a aprobar. Lo superé después de cuatro años, y ya ni nos hablamos”. -Verónica, 23

No podía faltar al menos un meme. 

No podía faltar al menos un meme. 

“Mis bisabuelos eran primos y se casaron. Tuvieron cinco hijas y los bisnietos todos somos normales”. -Eugenia, 20.

“Me enamoré de ella, pero no podía demostrarlo porque mi lado de la familia me iba a desheredar, pero bueno, igual me fui del país. Lo malo es que no la he superado, y que ella también se hace la loca. O al menos eso es lo que quiero creer”. -Antonio, 26.

"Mi mamá tiene un primo contemporáneo. Nosotros tenemos una familia en Portugal, que serían sus primos terceros. Ese primo empezó a salir con una de esas primas y era muy extraño porque en las reuniones familiares ellos estaban juntos y eso. Eso fue hace años, ya no andan juntos. Al final ella se devolvió a Portugal y él se quedó acá en Venezuela. Lo más raro es que toda la familia lo aceptó en su momento y no les importaba". -María Gabriela, 20. 

Ahí lo tienen, el tema más desapercibido totalmente desmitificado. Actualmente lo más cercano que vemos a relaciones inusuales se encuentra en Game of Thrones, pero en la vida real existen estos casos. Es un alivio que algunas cosas se queden en la ficción.

En caso de los primos, incluso se presta a debate, pero dejémosle eso a las personas que comentan en videos de YouTube.