#BitchYouDumb: ‘Me da pena decir que soy feminista’

Ay a mi me da pena preguntar dónde está el baño, entonces me hice encima
Author:
Publish date:
Sasha Bograd

Sasha Bograd

Es normal sentirse avergonzado de algunas cosas.

No digo que esté bien, sino que es normal.

Porque por más que quisiéramos vivir muy a lo 2014 y decirle YOLO a todo, la realidad es que solemos arrepentirnos a veces de varias decisiones que tomamos a veces a la ligera.

Personas con las que salimos, tragos de más que nos tomamos, un comentario vil a alguien que pensábamos que se lo merecía, sucumbir a la moda de decir WASAAA, hacernos mechas demasiado claras, cuando se nos escapó sin darnos cuenta un comentario racista, el momento en que nos compramos un perro que sabíamos que no íbamos a cuidar y aquella vez que decidimos que darnos los besos cuando teníamos pintura de boca vinotinto era una buena idea; son sencillos pero contundentes ejemplos de ocasiones que saldrán a la luz mientras que te tomas tragos con unas amigas.

Ellas reirán, tú callarás y esconderás el rubor avergonzado de tus mejillas dentro de la bufanda que estás usando en julio, cosa de la que también te arrepentirás.

Pero estos ejemplos son casi simpáticamente inocentes y hasta adorables. Sin embargo, en ocasiones adoptamos conductas que son realmente vergonzosas, y como hay veces que es más difícil darse cuenta de estos errores por uno mismo, nació #BitchYouDumb para que tu sola te des cuenta que eres una honey y evites usar pintura de boca negra cuando estás saliendo con alguien.

El #BitchYouDumb de hoy:

“O sea, ¿cómo te explico? sí soy feminista pero prefiero no decirlo”.

WAIT WHAT?!, Oh honey…

*pausa de 5 minutos*

Disculpa que no pude reaccionar al instante, pero es que tu comentario hizo que se me derritiera el lóbulo occipital del cerebro. No entiendo cómo puedes ser una persona que apoya uno de los movimientos de defensa de derechos e igualdad de oportunidades más significativo de nuestra era, pero sientes vergüenza al admitirlo en público.

Peor aún, no comprendo por qué te da vergüenza decir que eres feminista. Si me vienes a decir que es porque temes intimidar a los hombres, porque no quieres que piensen que tienes pelos en las axilas, porque te da miedo que tu novio piense que eres lesbiana o porque piensas que vas a ser motivo de burla, juro por Dios, patearte virtualmente. En la cara.

“Es que en verdad me da flojera tener que andar explicando lo que realmente es una feminista y bueno, a que me vean como una intensa”.

OHHHHH HONEY...

Si no fuese porque este es un espacio para la introspección y la ayuda a la psiquis de aquellas personas un poco desorientadas en la vida, te hubiese pateado en serio en la cara.

El hecho de que te avergüence etiquetarte en público como una feminista, indica que cuando el tema sale a la luz, tu simplemente te escondes detrás del maletín opresor del hombre machista (extremista el comentario, pero sirve su propósito) o peor aún, degradadas e insultas a aquellas personas que sí defienden el descabellado hecho de que los hombres y las mujeres tengan los mismos derechos laborales, económicos, sociales y políticos.

El hecho de que estés negando frente a otras personas que no apoyas un movimiento en el que sí crees, además de convertirte en una hipócrita, alimenta a todas aquellas fuerzas que quieren desacreditar el feminismo como una creencia extremista, fuera de década y como dices tú “intensa”.

Creo que lo primero que califica a una feminista es su desvergüenza en admitir que aunque tengamos drones, carros voladores y una tostadora de tocineta en el 2017, es todavía nuestra labor admitir que la igualdad de sexos sigue sin ser una realidad.

“Sabes soy mujer, creo en todo lo que me acabas de decir, pero me sigue dando fastidio justificarme cada vez que me preguntan por qué soy feminista”.

Honey…

Tranquila, ¿sabes qué? capaz es mejor así. Ahórrate el debate de que el feminismo sigue y necesita ser vigente.

Es mejor que te resignes a que a tus colegas hombres les paguen más por el mismo trabajo que a ti, es más fácil dejar que las niñas musulmanas peleen solas por tratar de aprender a leer o que la próxima vez que un amigo tuyo se quede sentado en la mesa después de una cena cuando toca recoger te diga “ni de vaina lavo platos, eso es trabajo de mujer”.

#BitchYouAreSoDumb no puedes ser feminista sin admitir que lo eres, es como decir que eres mujer pero negar que tienes vagina.