Bruta.

Debería haber una aplicación con capacidad de electrocutarte el dedo justo antes de hacer cosas estúpidas con el celular.

Capaz así no tendríamos que escribir tantos artículos hostiles para salvar a nuestras amigas de cometer una locura por una falla momentánea de juicio.

¿No les dicen teléfonos inteligentes?

Yo propongo que Siri tenga un detector de intenciones de cuaima o un filtro de locuras que deshabilite el celular y además te electrocute semi letalmente. Nada grave, una parálisis facial momentánea como mucho, para que frenes, pienses y recapacites antes de enviar una nude a un niño que conociste la noche anterior, responderle a tu mamá con un “déjame en paz”, seguir a la ex novia de tu novio en Instagram y más específicamente cuando estas a punto de escribirle a tu ex.

“Disculpa, la alerta de idiota se ha activado, recibirá una descarga de 100 mil voltios para ponerla bruta de verdad”.

Thanks, Siri.

El #BitchYouDumb de hoy:

“Anoche le escribí borracha otra vez”

Oh, honey…

¿De nuevo? La última vez quedamos en que iban a dejar de hablar porque el tipo te terminó y no merece que sepas que a veces lo extrañas.

¿No habías borrado su número?

“No…”

Oh, honey…

La complicas demasiado. Te termina, te pones brava y además le das el placer de saber que borracha y con una botella de ron bajo el brazo le dices a tus amigas “Marica, estoy mal”, mientras manchas de sudor de vaso con hielo sobre tu camisa, baba incontrolada y la pantalla encendida de tu celular revelan tus intenciones forzosamente románticas.

Una decisión que te termina pasando factura todos los domingos por imaginarte la reacción de él al recibir el mensaje.

¿Le habrá gustado?, ¿Habrá volteado los ojos y dicho “qué ladilla esta chama otra vez”? , ¿Y si estaba con otra saliendo mientras le llegó el mensaje?

Todas interrogantes estúpidas porque a fin de cuentas si no son nada, ¿Qué te importa lo que piense ese gafo con miembro viril de tamaño cuestionable?

“Es que no vale de nada borrar el número, me lo sé de memoria”

Oh, honey…

Además de arrastrada, psicópata.

En nuestra época ni uno se sabe su número de cédula, todos sabemos que esa información está en una nota en el celular.

La recomendación: deja el teléfono en casa si te invitan a empinarte una botella de anís sin filtro.

“Qué boba soy”

Oh, honey…

Sí, pero piensa lo de la aplicación del shock eléctrico. Capaz invertimos en el negocio, nos hacemos millonarias y te compras un modelo estúpido y esculpido como los de Abercrombie para que nunca te termine.

#BitchYouDumb la definición de locura es siempre hacer lo mismo y esperar resultados distintos.