Cómo darte cuenta que no te sabes maquillar. - The Amaranta

#BitchYouDumb: ‘¿Qué hablas? Yo en verdad sí me sé maquillar’

...Y entonces luego de 8 capas de "contouring" nos comemos el "highlighter", porque nunca es suficiente maquillaje
Author:
Publish date:
Sasha Bograd

Sasha Bograd

Las primeras veces definen la vida de una persona.

Estas son capaces de dictar si existirá trauma, encanto, una buena experiencia o una bastante mala. Las primeras veces, como las últimas, están cargadas de sentido romántico y melancolía; recordarlas nos transportan en el tiempo y nos ponen en un ánimo de introspección con respecto a donde estamos ahora.

No hay nada más adorable que ver un bebé comer helado por primera vez

O probando un limón

Y es difícil aguantar las lágrimas cuando vemos la reacción de un bebé sordo cuando le ponen el dispositivo que lo va a hacer oír y escucha la voz de mamamamama por primera vez

Tampoco existe cosa más “cuchi” que una niñita jugando con maquillaje. 

El único problema con esta adorable cápsula del tiempo que sucumbe al lado maternal oprimido de la mujer millennial, es cuando vemos el último video y nos damos cuenta que tenemos una amiga que luce como una niñita de 6 años usando maquillaje por primera vez.

Esta vez el Oh, honey va dedicado a esas desafortunadas niñas que están a años luz de distancia de la primera vez que usaron maquillaje, pero así como los pasos de baile de Taylor Swift, están también a años luz de que la práctica mejore la técnica.

El #BitchYouDumb de hoy:

“¿Qué hablas? yo en verdad si me sé maquillar.”

Oh...mm honey…

Usualmente este segmento se dedica a ridiculizarte y hacerte quedar mal en público. La línea de discurso de #BitchYouDumb es para abofetearte sutilmente con palabras para que logres ver que las actitudes que estás tomando frente a ciertas situaciones no es la adecuada. Una ayudita para que corrijas conducta y sigas tu rumbo en este mundo un poco más ilustrada.

Pero en esta ocasión, cuesta un poco decirte de frente, claro y raspao’, que parece que te caíste dentro de un baúl perdido de una promotora de Valmy de 2007. Un baúl que alguien sacudió con rabia y descuido por lo que estaba dentro de él.

Más panqué no significa menos imperfecciones. Significa que nadie quiere prender un cigarro cerca de ti y no por respeto a tu desagrado por el humo, sino por miedo a que se te derrita la mitad de la cara como a Harvey Dent.

“Marica, llevo años maquillándome, que a ti no te guste usar blush no significa que el resto debemos salir a la calle con ojeras”.

HONEY!

No tiene nada que ver con el uso frecuente del maquillaje. Somos altas partidarias de que un pelo de ayuda artificial sube los ánimos y marca una sana diferencia sobre lo que significa atención personal.

Pero fingir que sabes usar la paleta de contouring que te trajo tu tía de Sephora, es como decir que vas a llegar a una fiesta a tomarte solo un trago. Todo el mundo sabe que estas mintiendo y nos cuesta tanto verte indiscutiblemente etílica como nos desagrada ver la muerte inminente de tus poros que se ahogan bajo productos que ni sabes para qué sirven.

El maquillaje ha sido usado desde hace milenios, es una herramienta para enaltecer belleza ya existente que la humanidad ha implementado sobre los rostros de infinitas mujeres para no solo hacerlas sentir mejor, sino para ayudarlas a expresar cómo se sienten.

Tú por ahora parece que quieres “expresar” que perteneces al circo de los hermanos Valentino.

“Ah pues, soy la reina de los tutorials, yo sé que lo se usar bien”

Oh, honey…

Las dos orugas sobre-maquilladamente enceradas que se postran sobre tus ojos, ¿sabes? eso que tu llamas cejas, han visto mejores días.

La pintura de boca "matte" color índigo parece tan solo un grito desesperado de "mate-nme".

Y la adicción al polvo sería casi mejor si fuese droga y no maquillaje.

Nos duele decirte que la sombra amarilla sirve si finges ictericia para no ir a trabajar.

Sin embargo, que tu entusiasmo por el arte del maquillaje no se vea ahogado por estos comentarios.

No pretendemos decir que somos expertas en el tema, pero a veces, para ir a la universidad y digamos para parecer alguien normal, menos es más.

Si sientes que el sol incide en tu cara como la furia de Satanás y cuando te vas a secar el sudor tu camisa se impacta de una impresión de tu cara en el pañuelo al mejor estilo del Santo Sudario, considera que este artículo fue dedicado a ti.

#BitchYouDumb te dejaste llevar, lo entiendo. Pero capaz los kilos que deseas adelgazar, desaparecerán mágicamente una vez que te despojes de las pestañas postizas.