#BitchYouDumb: ‘En verdad no me pasa nada’

Un empujoncito para las que les cuesta hablar de sus problemas
Author:
Publish date:
honey-03 (1)

En general, a pesar de estar en el siglo XXI y demostrar que es una profesión con resultados positivos en los pacientes, las personas le tienen cierta aprehensión a la palabra “psicólogo”. Rumores y hechos reales de mala praxis han hecho que todavía el hecho de tratar la mente sea de procedencia dudosa.

Supongo que por instinto maternal y en parte por lo expuesto anteriormente, los amigos nos destacamos con un título de psicología inventado para ayudar a nuestros compañeros de cualquier forma que podamos. Por más sencillo que suene y aunque sea en ocasiones incómodo, hablar de los problemas siempre ayuda.

Pero como es de conocimiento popular, se necesitan dos personas para hablar. Aunque una de las partes esté muy dispuesta a escuchar y brindar apoyo, si la otra persona no se dispone a compartir lo que le pasa, pues sirve tanto hablar como cepillarle la cabeza a un calvo.

En nombre de todas aquellas personas que tienen amistades a las que “hay que sacarle con cucharita” lo que les molesta para que compartan sus problemas, les decimos a las honeys de hoy que por favor no nos la pongan tan difícil.

El #BitchYouDumb de hoy:

“En verdad no me pasa nada”.

Oh honey…

Llevas 4 horas mirando al vacío y sin intervenir en la conversación. Al menos que tu cerebro esté funcionando a la misma velocidad que el internet en Venezuela, no tienes motivos para quedarte como zombie hambriento a un lado de la mesa.

Sabemos que algo te molesta, así que vuelvo a insistir, escupe.

“Es que de verdad no los quiero molestar con mis problemas”.

OH, HONEY!

Nos molesta que suspires como caballo, nos molesta que no compartas con nosotros una cerveza porque “no estás de humor” y molesta que tires el celular con fuerza de tiempo en tiempo como si intentaras caerle a latigazos al sofá.

No vamos a negar que escuchar por 14ava vez que “aunque no lo necesitas” tu ex está volviéndote loca. Pero escuchábamos sin problema alguno Corazones al Viento de Floricienta a pesar de que ese disco estuviese más rayado que pared de baño público. No veo por qué esta situación no se pueda afrontar de la misma forma: callándonos la boca, escuchando, quedando un poco aturdidas y al final feliz de habernos tomado el tiempo para oír.

Por otra parte, si es una situación nueva, es mejor hablar de las cosas. Los problemas pueden ser como el acné, si no lo tratas e intentas curarlo, lo más probable es que termines con la cara como una pizza y tengas que obligarte gastar dinero en solucionarlo después.

No te lo permitas, no queremos amigas tristes ni con mal cutis.

“Siempre me ha costado hablar de mis cosas”.

Oh, honey por favor…

A nosotros tampoco nos encanta jugar Adivina Quién durante 45 minutos para saber qué es lo que te sucede. Sin embargo, en el código tácito de Mosqueteros entre amigos, si uno lo pasa mal, lo pasamos mal todos.

Como la depilación, el desahogo es un mal necesario.

Asumiendo que elegiste un buen grupo de amigos, esta gente se preocupa genuinamente por ti y son tu mejor chance de no terminar en una crisis al estilo Britney de 2007.

4

#BitchYouDumb pasa la botella de vino, que si nosotras no podemos hacerte hablar, el alcohol sí puede. Bueno, puede hacer eso y ponerte a vomitar. En ambos casos, estamos dispuestos a quedarnos un rato escuchándote.