#BitchYouDumb: ‘Estoy gorda’

Sí, eso es lo que te mereces escuchar
Author:
Publish date:
Sasha Bograd

Sasha Bograd

Una vida expuestas a expectativas de belleza de un mundo occidental que idolatra cuerpos raquíticos, pelos rubios, copas triple D, ojos claros y dientes oxigenados; nos ha condicionado a creer que todas tenemos que ser Barbie Malibú a pesar de nuestros atributos genéticos.

Más recientemente y para fortuna de bastantes latinas, ser voluminosamente dotada en la parte inferior del cuerpo está de moda, por tanto si no se te da el Kate Moss, todavía puedes aspirar por parecerte a Nicki Minaj y así por fin semejar a algo de lo que ves en las revistas.

Peluquerías, lipos, depilación de c*lo, carillas, pasta de dientes de carbón y otros métodos absurdos, son a los que nos hemos sometido para tratar de alcanzar aquel canon de belleza que admiramos tanto como Venezuela admira a los hijos de Nacho La Criatura.

La de pelo liso lo quiere rizado y la del pelo chicha ha gastado el equivalente a la matrícula de una universidad en el extranjero en tanta keratina y moco de gorila le presentaron.

Siempre es atormentante escuchar a gente quejarse, pero entre mujeres de vez en cuando permitimos uno que otro comentario sobre alguien inconforme con su apariencia. Dejamos que por un breve momento alguien maldiga a los dioses por no darle 10 centímetros más porque simpatizamos.

A veces nos sentimos igual. Está bien.

Pero hay un comentario sobre la percepción del físico propio que no pasa el filtro de la paciencia ni siquiera por un instante.

El #BitchYouDumb de hoy:

“Estoy enorme y gorda como una vaca”

Oh, honey…

Es la cuarta vez en el año que te metes a dieta y el tema de abstenerte de dulce y básicamente cualquier otro tipo de alimento te tiene la cabeza tan carcomida que sientes la urgencia de hacer que todo el mundo se entere que estas matándote de inaición.

Lo entendemos, quieres bajar unos kilos. Todas por alguna estúpida razón siempre queremos bajar de peso. Sin embargo, a pesar de tu bastante formidable físico te empeñas en decir que estas gorda.

“Es que mírame las piernas, parece que soy un cochino que están esperando matar en Navidad para hacer pernil”.

OH, HONEY!

¡Y ojalá te maten! pero antes de Navidad porque no pienso calarme tres meses mas de este calvario gratis.

Si haces dieta, fino. Sufre en silencio como todo el mundo.

Si lo que buscas es que te digan que no estás gorda, fino también. Pero no respondo si alguien conspira cachetearte la próxima vez que busques un cumplido tratando de hacerte la pobrecita.

Y si de verdad estás gorda, pues lo lamento. Seguro tienes otro atributo bueno que juega a tu favor y te hace la persona chévere que todos queremos. Decir ese tipo de comentarios en un público no muy íntimo a ti hace que todos se sientan incómodos, mejor ahórratelo.

#BitchYouDumb los hipopótamos se la pasan comiendo lechuga. Piénsa en eso...