¡Oh el verano!

Época de sol, playa, amores pasajeros, canciones sin mucho trasfondo ni sustancia, fogatas, fiestas hasta altas horas de la noche, yacer sobre el capó de un carro viendo las estrellas, alcoholizarse con licor barato y probar sustancias psicotrópicas con inocencia.

El epítome de la juventud, la presencia fuerte de humedad y felicidad, el dolce far niente. Vacaciones y libertad, eso representa el mes número siete del año.

Ver relacionado: Guía de supervivencia para hacer tus días de mercurio retrógrado menos miserables

Al menos que estés estresada con inquietudes de millennial como currículums, dinero o superación personal, por lo que ya te iniciaste en una serie de lamentables veranos en los que tu entorno no cambia en lo más mínimo.

En vez de ser una escena de High School Musical:

Tu verano parece este comercial de GSK sobre dejar el cigarro:

Aquí es donde entra la #ASStrología de TheA, resplandeciente y sobre un pegaso místico lleno de escarcha, para ayudarte a resolver los enigmas de esta época veraniega y traerte los presagios de este mes de vacaciones sin descanso.