El cabello detrás de #ViveTusRizos

Hay días que tu pelo está perfecto; esos maravillosos minutos antes que te metas a la ducha para arruinar la primera vez que tu cabello está brillante, sedoso y perfectamente posicionado.

Y hay otros días, en los que es más fácil ponerte una bolsa en la cara que intentar hacerlo parecer decente.

Esos días, que le dedicamos a las colas fallecidas y a los peines rotos, son en los que más dejamos florecer nuestra inseguridad. Es más difícil encontrar la paz y cualquier obstáculo, o crush en el camino, nos hace huir al otro lado del lugar para camuflarnos con la planta más cercana.

Ver relacionados:

No hay nada que Edmary Fuentes no pueda hacer

Una visita guiada por el clóset de Linda Sharkey

El mundo a través de los ojos de Mannolly Castillo

La imperfección en el mundo de la perfección de Instagram: entrevistamos a Bárbara Rodríguez

Para esos momentos, en los que la inseguridad flaquea, existe Danna Solórzano; curly influencer bajo el eslogan #ViveTusRizos que le da vida a nuestro cabello en los días en los que no está para nada colaborativo.

Les presentamos a Danna Solórzano. 

¿Qué tan importante crees que es el pelo para las niñas?

Por experiencia puedo decir que es una de las características que, de alguna u otra forma, puede generar una gran inseguridad en nosotras. Si nos ponemos a ver, no es solo el cuerpo o el rostro lo que comparamos con otras compañeras en actividades diarias o en algo tan típico como el colegio, sino también el cabello; sobre todo cuando naces con un pelo muy diferente al liso, aquel rizo que es tan aventurero, tan travieso, y que de alguna u otra forma no puedes dominar porque es súper espontáneo.

Si naces con un tipo de cabello así es difícil porque cuando mezclas algo que no puedes dominar tan fácilmente con tu inseguridad, lo vuelves casi un caos. Básicamente porque durante la adolescencia uno vuelve un caos todo, entonces considero que el cabello en una niña puede generarle mucha inseguridad, que realmente muchos lo verán como algo muy banal, muy tonto y no lo es porque es algo que marca tu rostro, y si no te gusta y te sientes incómoda, oscureces todo lo que conlleva parte de un simple peinado bonito o sentirte linda con tu melena.

¿Cómo fue el proceso de aceptación de tus rulos?

Cuando era niña lo detestaba, pasé un proceso de bulllying muy duro durante el kínder, mis compañeros eran muy crueles conmigo, me decían "bruja" por mi cabello o "pelo de escoba", palabras que me afectaban y a veces me las tomaba muy en serio y veía con mucho anhelo el cabello liso cotidiano de una niña.

El proceso de aceptación vino cuando decidí que quería aprender a desarrollar cualidades que sabía que tenía, aprender a quererme un poquito más. Una cosa llevó a la otra y me fui a una escuela de modelos, que justamente fomentaba el aprender a quererse.

Ahí yo empecé a notar que mi diferencia, que era mi cabello rizado, podía ser potencializado. Crecí, empecé a verle el lado positivo a mi cabello y cuando cumplí los 16 años, que puede ser una edad dura, ya empezaba a querer mi cabello y como me lo creía, comencé a recibir respuestas positivas de otros, hacia mí, hacia mi pelo y aunque digamos que no nos importan los comentarios de los demás, es mentira. A uno le gusta cuando le dicen que tiene el cabello bonito porque significa que lo estás logrando, lo estás transmitiendo.

¿Cuál crees que fue el hecho que causó un antes y un después en Danna?

Fue crear mi blog, decidí que quería comenzar a enseñar que con mi tipo de cabello puedes verte linda y anhelar esa imagen de chicas que te inspiran tanto en redes sociales.

Yo no tengo un cabello alisado porque no quiero llegar a ceder y cambiar mis características simplemente por moda, quiero mostrar que sí se puede. Cuando inicié mi creación del blog fue un antes y un después para mí.

¿Por qué decidiste orientar tu blog a la aceptación del cabello natural?

Porque sentí que era mi fuerte, que realmente con él iba a poder mostrar la verdadera Danna que hay en mí, que aquello que me molestaba tanto y me generó tanta tristeza de chiquita, ahorita era mi herramienta más positiva y con la que puedo transmitir ese mismo pensamiento a otras niñas que padecieron o padecen lo que yo viví.

¿En qué momento te diste cuenta de que estabas influenciando a tus seguidores?

Cuando emites un mensaje el mayor regalo que se puede obtener es una respuesta y lo estaba obteniendo, de por sí mi público de YouTube e Instagram es de habla hispana, muchas niñas comenzaron a tomar el valor de escribirme y de enviarme correos a través de algo que llamé Curly Story. Donde yo hablé de mi historia y niñas me respondieron hablándome de las suyas, en un correo que había puesto.

Cuando comenzó a generarse eso, de alguna u otra forma, se manifestó todo lo que yo estaba propagando en redes, fue lo mejor que me pudo haber sucedido. Ahí fue cuando me di cuenta de que estaba generando una influencia positiva y real.

Un acontecimiento gracioso o sorprendente que te haya ocurrido gracias a tu blog

Pensaba que muchos de mis seguidoras eran niñas, había mujeres adultas con familia, hasta una viejita, que me dijo que ella jamás había querido su cabello. Pero por cosas de la vida, vamos a decir que es una viejita actual, vio videos en YouTube y me comentó que ya ella, por más viejita que esté, quería comenzar a disfrutar su cabello y dejarse de planchas y cirugías. Eso me pareció tan cómico y comparto esto porque me hizo sentir orgullosa de lo que estaba generando, porque no es solo un pensamiento que puede pasar una niña, sino aquí me lo demuestra una mujer ya adulta que gracias a ese impulso que generé, lo correspondió.

¿Qué es algo que a Danna le daría pena admitir?

Uno cuando está en redes se avergüenza un poco; me cuesta admitir que me generó muchísima inseguridad publicar el primer video, porque a pesar de haber aprendido tantas cosas y ya saber que tenía el talento y la posibilidad, seguía teniendo demasiado miedo, y aunque en redes demuestro seguridad, a veces es fácil que se quebrante porque uno es humano y es mentira que se es perfecto. Aunque en redes busco fomentar lo positiva que puedo ser.

¿Qué hacer en los bad hair days?

En un post que publiqué hace unos días, hablo al respecto y decía que tienes dos opciones:

1) O fomentas y ves cómo explotas tu creatividad para tratar de solucionarlo.

2) O finges demencia y te haces un recogido alto de esos que son como desarreglados, pero que con un buen maquillaje y un buen look puedes solucionarlo.

¿Aceptas tu cabello los 365 días del año?

No, por supuesto que no. Soy mujer y es mentira que uno se acepta todo el tiempo, es más, hay momentos en los que solo me quiero mojar la cabeza, me hago un moñito apretado o una cola alta apretadísima y listo.

Sin embargo, le he enseñado a mis curlys que en los momentos en los que simplemente no saben cómo solucionar, se hagan eso, se mojen el cabello, se lo estiran bien y se hagan un especie de peinado apretadito.

Preguntas rápidas:

Si fueses un hashtag ¿cuál serías? #ViveTusRizos.

¿Lo mejor de Venezuela? Sus playas.

¿Talento oculto? Me encanta dibujar.

¿Cómo tomas el café? Me encanta el café con leche, pero siempre lo termino tomando negro con azúcar.

¿Película que siempre te hace llorar? Diario de una Pasión, es una película preciosísima.

¿Algo que nadie sepa de ti? Nunca he comentado que le tengo terror a las alturas, pero es una cosa que puedo estar en el piso dos y veo hacia abajo y me da vértigo.

--

¡Muchas gracias, Danna!

Por más días con una melena decente.