Por qué deberíamos aceptar la evolución del idioma

Bizarro = raro. La realidad que tienes que aceptar.
Author:
Publish date:
Updated on
dictionary-reference-book-learning-meaning-159581

Vamos a ser intensos y hablar de lingüística estructural 101, Ferdinand De Saussure (El papi de la lingüística), y por qué tienes que dejar de gritar que bizarro significa valiente.

En 1916 salió la edición póstuma de la obra maestra del papá de los helados de la lingüística. Tuve que decirlo así porque el nombre del libro es absurdamente decepcionante y no transmite lo importante que es para la humanidad entera. Se llama Curso de Lingüística General. Digamos que toda la capacidad creativa de Saussure se fue en lograr la formalización del estudio de la lengua dentro de parámetros científicos y dejó eso de pensar en títulos para último minuto.

Lo que nos interesa en este momento de todo lo que escribió es esto:

  • El lenguaje se divide en: lengua (sistema de signos) y habla (manifestación de ese sistema de signos).
  • La lengua solo existe gracias al convenio social. Como es un sistema hecho para permitirnos expresar ideas, depende necesariamente de la colectividad. Es bastante democrática, si la mayoría decide que silla significa “objeto para sentarse”, eso es lo que significa. Se debe al uso que se le da socialmente.
  • La lengua está determinada por el signo lingüístico que tiene dos caras: el significante y el significado. El significante es la imagen acústica (la secuencia de sonidos) y el significado es el concepto que se asocia con el significante.

Una vez que sabes esto, es fácil entender a dónde voy: Las sociedades cambian y por lo tanto las lenguas también lo hacen. Eso se llama cambio lingüístico, y es común que pase por tomar prestados significados de otros idiomas para un significante. Una palabra cambia y se adapte a las realidades para las que tiene que servir o para adaptarse al uso que le da la sociedad.

Por eso, ya no vale la pena pelear por el “significado real” de bizarro. Argumentar que la Real Academia Española aun mantiene su antiguo significado, es una falacia etimológica y además ignora el hecho de que la RAE no es un dictador obligando a todo hispanohablante a seguir sus reglas. Solo refleja su uso más adecuado de acuerdo al convenio.

Eso no significa que no moleste. Mis oídos sangran cada vez que escucho “informaciones” porque ya “información” implica un colectivo… pero informaciones es válido y reconocido. En parte gracias a los mismos periodistas que dicen “aperturar” en vez de “abrir”. 

Lo que quiero decir es que tal vez es hora de que aceptemos que así se maneja el lenguaje. La evolución es necesaria. Las palabras deben parecerse a las realidades, como por ejemplo, una palabra cualquiera. Digamos “dictador”. Según la RAE su acepción principal es “En la época moderna, persona que se arroga o recibe todos los poderes políticos y, apoyada en la fuerza, los ejerce sin limitación jurídica”. Para ajustarlo a la realidad, tal vez sería necesario agregar que es una persona que incurre en violaciones de derechos humanos y que en algunos casos llega al poder de maneras vagamente legítimos. Porque así funciona la lengua.