La FDA busca legitimar como una droga al CBD - The Amaranta
Quieren legitimar un subproducto del cannabis pero ya más de la mitad de la industria de belleza lo usa

En una nueva ola de buenas noticias para el mundo de los negocios (porque no todo está perdido), la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) está considerando tocarle la puerta a las empresas de belleza con la noticia de una posible aprobación de uno de los ingredientes predominantes de sus fórmulas de cosméticos.

Ver relacionados:

Hoy es el día internacional del olor a juventud

En NY se usará marihuana para curar los dolores de vientre

Netflix creó diferentes tipos de marihuana para cada una de sus series

Resulta que, en recientes discusiones curriculares se ha hablado mucho sobre las probabilidades de que la FDA apruebe uno de los subproductos del cannabis como una droga medicinal, y aunque la premisa per se no parece como la gran cosa: considerando que el cannabis y sus allegados llevan años estando sobre la mesa, sí lo es, sobre todo para las marcas de belleza.

En el español más puro, la categorización del cannabidiol (CBD), el subproducto del cannabis, se reseñaría como un pequeña victoria, algo significativa; pues muchos productos de belleza y bienestar, que actualmente han admitido que sus fórmulas regulares tienden a usar unos toques extras de cannabidiol para hacer la magia, ya estaban acostumbrados a usar el producto, aún cuando no era reconocido por la FDA.

Estamos hablando de rímeles y cosméticos básicos hasta bombas de baño (sí, esas cosas que se desvanecen en la bañera y que se ven bien en Instagram).

Mientras que, por un lado están celebrando la legalización de la marihuana, una sustancia mítica extraída de la planta de cannabis bajo el nombre ‘aceite de CBD’ ha aumentado su presencia en los cosméticos, quizás como el ingrediente estrella de belleza y bienestar de los últimos años.

Total, nada parece salir mal si cada vez más se introducen papeles para la legalización del cannabis. A finales de abril, un grupo asesor de la FDA recomendó unánimemente que la agencia aprobara el Epidiolex, un medicamento oral basado en el CBD para tratar dos tipos graves de epilepsia infantil.

En gran parte, se supone que la FDA lo aprobará oficialmente como una droga, según las estimaciones, para junio.

Sin embargo, actualmente hay productos basados en CBD que se venden en todas partes. En la misma repisa se codean desde acondicionadores hasta tratamientos contra el cáncer. Entonces ¿de dónde sale el alboroto con el CDB y por qué todo el mundo lo usa aún cuando no tiene legitimidad -todavía-?

CBD, abreviación de cannabidiol, realmente no te pone high, como la marihuana sí lo hace. Ese es, más bien, el trabajo del tetrahidrocannabinol, que conocemos como THC. El CBD no se cultiva para efectos psicoactivos, sino por motivos industriales.

Aunque si queremos complicar un poco más la explicación, sí existe un tipo de CBD que se puede extraer de plantas de marihuana que sí contienen una pequeña dosis de THC, pero ese es otro tema.

El punto es que el CBD se extrae como un aceite y se usa para acompañar muchas preparaciones tópicas y orales que te venden la relajación, el control del dolor e incluso la trata de enfermedades, incluyendo las del rango cancerígeno y alzheimer, como una posibilidad.

“La FDA se ha preocupado cada vez más por la proliferación de productos que afirman tratar o curar enfermedades graves como el cáncer. En este caso, los productos vendidos ilegalmente supuestamente contienen cannabidiol (CBD), un componente de la planta de marihuana que no está aprobado por la FDA en ningún producto farmacéutico para ninguna indicación” -Comenta el informe que la FDA lanzó cuando estaban localizando a las compañías que usaban la sustancia en el 2017 para “tratar el cáncer”.

Ahora, el CBD está en todos lados. Nombra un producto de belleza lanzado en los últimos cinco años y lo más probable es que su lista de ingredientes celebre la utilización de sustancias que aún no están, precisamente, aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Pero a todas estas, ¿qué tan legal es que hayan hecho caso omiso a la aceptación de la FDA antes?

Ok, aquí se vuelve a poner un poco complicado.

Resulta que el aceite de cáñamo de la planta es legal en todas partes, y el THC es solo legal en estados donde la marihuana es legal; sin embargo, nadie realmente tiene ni idea de qué hacer con el CBD todavía.

Las personas no saben cómo clasificarlo, por lo que, aunque la FDA no lo tenga en sus listas, sigue sin ser completamente ilegal.

Además, también depende de a quién le preguntes: las personas que lo venden dicen que es legal en los 50 estados, pero técnicamente es ilegal, pero puede considerarse legal si se deriva de ciertos tipos de plantas de cáñamo.

Eh, seguimos sin tener ni idea de qué tan legal o ilegal es.

Los estados individuales todavía están considerando qué hacer con el CDB. Tenemos casos como el de Target, que lo vendió por corto tiempo en su tienda online, el año pasado, y luego cuando las preguntas empezaron a surgir lo eliminó rápidamente. Así como Amazon, que tiene arenas movedizas con respecto al producto: per se, está en la lista de no-ventas del minorista, y cuando buscas “aceite de CBD” en la plataforma, surgen alrededor de setecientas listas de aceite de cáñamo, que Dios-sabe-qué-contienen.

En líneas resumidas, que FDA se esté pensando qué hacer con el aceite que realmente nadie sabe clasificar es una victoria para los que todavía nos estamos preguntando si podemos ir a la cárcel por dotar nuestra rutina de belleza de sustancias que hacen que el ceño de la Administración de Alimentos y Medicamentos se frunza.