5 maneras en las que reconozco que estoy siendo una imbcil pretenciosa - The Amaranta

5 maneras en las que reconozco que estoy siendo una imbécil pretenciosa

Porque sí, muchas veces lo soy.
Author:
Publish date:
pretenciosa

Algo que no digo muy frecuentemente es que soy una douchebag. No un douchebag como Justin Bieber, estoy más entre Úrsula y el cabrón que se estaciona en dos puestos al mismo tiempo.

Escucho música de douchebag, de esa que pareciera solo ser agradable si te metiste todo el MDMA del mundo, y sí, uso mi carro como si fuese un falo imaginario, y gasto más dinero del necesario en lentes de sol que uso todo el tiempo. Tengo todo el potencial de llegar a niveles Bieber si no tengo cuidado. Por eso, me he dedicado a reconocer cuando me estoy pasando de la raya y estoy siendo más pretenciosa de lo que es socialmente aceptado:

Cuando estoy fingiendo que conocimiento rebuscado es conocimiento general

Todas y cada una de las veces en las que un ser humano le ha dicho a otro “OMG, ¿cómo no vas a saber quién es _____?”, lo que está diciendo es “oh, yo tengo este conocimiento ultra específico que espero que tú también tengas por ósmosis porque hago juicios de valor basado en ellos”. Es pretencioso, douchey, y nos hace a todos personas horribles durante el tiempo que fingimos indignación con respecto a la ignorancia totalmente justificada de otra persona.

Cada vez que estoy diciendo “no puedo creer que no sepas quién es Anna Varney, la artista transgénero súper oscura de un pueblito en Alemania que nunca da entrevistas y ha tocado en vivo como 2 veces máximo frente a una audiencia de 5 personas”, lo que en verdad quiero decir es “soy la clase de personas que usaría lentes de sol dentro de un salón de clases”.

Cuando en mi mente estoy recurriendo a falacias ad hominem

Este es el argumento estúpido de decir que algo es falso solo por la percepción que tienes del emisor de la información. Es básicamente lo que hizo Donald Trump en toda su carrera hacia la presidencia, desacreditar a Hillary como persona en vez de debatir sus argumentos.

Es como pelean los niños cuando acaban de descubrir que se sienten bien cuando insultan a otro… porque los niños son crueles y fríos.

Decir “tu argumento es inválido porque tú eres feo” es básicamente lo mismo que “lloré cuando Swedish House Mafia se separó”.

Cuando estoy usando latín

Ok, yo estudié latín. Tengo dos medallas porque era buena en latín. Esa es 90% de la razón por la cual lo uso constantemente. Me encanta, me parece genial, y puedo cantar Friday I’m in Love enteramente en latín.

El otro 10% de porqué lo uso, es porque quiero sentirme pretenciosa en la mitad de un debate. Como cuando uso las 4 palabras que he aprendido de hebreo para decir algo que suena súper profundo pero en realidad podría ser un dicho de una galleta china. Usar un idioma muerto -o semi muerto- para sentirte superior, te hace tan pretencioso como Carlton creyéndose mejor que Will.

Cuando solo estoy en contra de algo porque me siento insegura

Todos hemos estado ahí, algo te causa una reacción totalmente visceral de rechazo. Te da asco y te hace sentir incómodo y simplemente no quieres tenerlo cerca. Probablemente hablas abiertamente de tu rechazo absoluto… y si dejaras de gritar en secciones de comentarios y te tomarás dos segundos para analizar la situación, te darías cuenta que en realidad lo que pasa es que te hace sentir inseguro contigo mismo. No es más que complejos saliendo a la luz sin que te des cuenta.

Tengo un problema súper serio con la gente que dice que “el trabajo no lo es todo”, cada vez que lo dicen me los imagino como un montón de hippies que no hacen nada con sus vidas más que fumar weed y hablar de sus rastas. No porque en realidad lo sean, sino porque estoy completamente acomplejada en cuanto a ambición y esfuerzo. Como todos en mi hermosamente disfuncional familia se gritan unos a otros que son unos grandísimos inútiles -y lo son-, crecí tratando de diferenciarme lo más posible de ellos y dándole prioridad al trabajo sobre cualquier otra cosa. Cuando escucho “el trabajo no lo es todo”, lo que escucho es “eso a lo que le estás dando más valor que a cualquier otra cosa, no es importante” y lo siento como un ataque personal.

Por eso termino diciéndoles que seguramente son la clase de personas que juegan “ultimate frisbee” pero solo estoy hablando desde mis propias inseguridades, cada vez que lo hago es como si tuviese Tinder y mi bio dijera “work hard, play hard”.