Porque sinceramente, a veces sí nos gustan los imbéciles

Tengo una amiga que durante su juventud, tuvo un approach de “los hombres son como barajitas”, al momento de salir con alguien.

Hay barajitas golden súper difíciles de conseguir como la del tipo que no es un mamagüevo, está disponible emocionalmente, no tiene complejo de Edipo sin resolver, ni está dañado por una relación anterior. Barajitas comunes de profesión como “el piloto”, “el chef”, “el fotógrafo”. Y la sección especial de: los mamagüevos.

En esta, hay varias que no vale la pena recolectar si quieres vivir una vida sana y adulta. Son los mamagüevos de cartón, como “el casado”, o “el jefe”. Y otras que son mamaguevos classy, que a pesar de ser mamagüevos vale la pena entretenerlos un rato:

“The nice guy™”

Ese tipo que es medio tímido y cree que escuchar bandas “oscuras” de Inglaterra lo hace interesante. El Tom de 500 days with Summer. Habla sobre lo difícil que es conocer una “chica que no quiera un patán” pero al mismo tiempo no te hubiese respetado si le hubieses caído tú primero.

Expectativa: en papel es perfecto, el tipo es súper simpático, es hot pero no más que tú, siempre habla de lo mucho que te respeta, tiene un sentido del humor genial y tienen un montón de cosas en común.

Realidad: es un mamagüevo encubierto. Si su mamá le hubiese dicho más veces que era bonito cuando estaba pequeño, tendría más autoestima y no sería un mamagüevo de clóset. Es incapaz de enamorarse porque tiene una versión idealizada de la mujer y si no cumples con ella te hace sentir mal al respecto. Además, siempre está secretamente enamorado de su “mejor amiga”.

Igual deberías hacerlo porque… desbloqueas el bullshit detector de tu vida. Y lo creas o no, ese es el achievement más importante de tus 20s. Una vez que has salido con esta clase de imbécil, puedes detectar un ego masculino frágil a kilómetros de distancia.

El músico

Tal vez es el tipo más feo del mundo, pero ponle una guitarra encima y es básicamente Tom Hardy en su mejor momento.

Expectativa: Devendra Banhart.

Realidad: a su banda solo le dan fecha los martes a las 5:00p.m., y van a verlo su mejor amigo y sus hermanos pero igual es emocionante y te parece demasiado guapo. Hasta que empiezan a aparecer groupies súper random y te das cuenta que estás peleando por un tipo que probablemente jamás deje de vivir con su mamá.

Igual deberías hacerlo porque… porque bueno, no hay nada inherentemente malo en ellos y son súper sexys. Además puedes sacar de tu sistema la necesidad de salir con alguien súper artista sin recurrir a un hippie o un indigente en potencia jugador de ultimate frisbee.

El “420 4 lyf”

Es súper chill. Nada lo molesta. Tiene un aura súper relajada y cómoda que te hace querer pasar todo el día con él en pijama.

Expectativa: solo quiere fumar, comer, y ver películas. Siempre puedes reirte con él un rato y saber que no va a haber drama.

Realidad: te habla de los estudios de la marihuana todos los días y sobre cómo el gobierno no quiere que abras los ojos. Ante de salir siempre habrá 1 hora de “necesito controlar”. Después de un mes no recuerdas la última vez que pasaste más de 4 horas sin fumar. Un día no puedes ir a su casa porque se te complica el trabajo, así que te sientas a ver South Park sola y sobria y te das cuenta que en realidad no es nada gracioso, y tampoco lo es tu stoner.

Igual deberías hacerlo porque… finalmente vas a entender que tener un hábito con cualquier droga, por más “natural” que sea, es un fastidio.

El que “es demasiado auténtico”

Siempre habla de lo importante que es ser real y no dejarse llevar por los cánones de la sociedad. Very anti establishment. Sientes que es súper refrescante en comparación con los mamagüevos genéricos que son más de hablar todos de lo mismo.

Expectativa: van a enfrentar la hipocresía del mundo y hacer que la gente entienda que son todos ovejas siguiendo el rebaño.

Realidad: no es “demasiado auténtico”, solo no tiene idea de cómo hablar con tacto y amabilidad. En algún momento asoció erróneamente “autenticidad” con “grosería” y el mundo entero sufrirá por siempre gracias a su confusión. 

Igual deberías hacerlo porque… te ayudará a reconocer a alguien que finge ser auténtico para enmascarar su grandísima inseguridad, de alguien que está siendo realmente auténtico. Y hablar con él es como estar en clases avanzadas de pensamiento lógicos porque después de unas semanas aprendes a reconocer loopholes en dos segundos.