Yo soy una de ellas y por eso me puse a investigar

La verdad es que muchas veces andamos por el mundo hablando de cosas de las que no sabemos nada.

Cada quien tiene sus fuertes y especialidades de las que puede hablar con total propiedad y permitiéndose estar abierto a discusiones, porque estar letrado en un tema, te permite el debate lógico y con base.

Pero en la mayoría de los casos, nos adentramos en temas de los que poco sabemos y de la mejor manera fingimos tener un doctorado en la materia.

¿Un ejemplo? Bueno no se, se me ocurre “comunismo” y “democracia” por alguna extraña razón desligada al hecho de que vivo en un país bajo un gobierno de macacos dictatoriales.

La reflexión viene al caso porque entre las miles de tendencias (tanto gloriosas como decadentes) que nos han absorbido como humanos de probeta en este siglo XXI, se asoma la práctica de un ejercicio físico ligado a la elevación espiritual, el público fanático del cannabis, las “buenas vibras”, los cuerpos tonificados y las alfombras de plástico con dibujitos geométricos sobrevaloradas en Amazon.

Sí, lo leíste en el título, ambos sabemos que estoy hablando del yoga. ¿De la yoga? creo que es el yoga…

El punto es: querámoslo o no, nos hemos visto expuestos o hemos formado parte de esta práctica milenaria por estar tan de moda en el mundo occidental. Hemos escuchado a nuestras amigas decir cómo las respiraciones le han salvado la vida del estrés, cómo el yoga los ha convertido en seres espirituales más no religiosos y cómo aprendiendo a respirar y durmiendo siestas en alfombritas, tomaron la decisión de convertirse completamente veganos.

Tanto movimiento y devoción parecía relefejar que el yoga era la respuesta perfecta para la salvación de la raza humana. Sin embargo, si preguntas explícitamente “¿Qué es el yoga?” de seguro recibirás un sermón de marihuanero, una respuesta dudosa, ninguna respuesta o si tienes suerte (y preguntas a la persona adecuada) la respuesta correcta.

Para salvarnos una encuesta a gente sudorosa, decidimos acudir al internet y dar con el verdadero significado de esto que hace que la gente se doble como pretzels y se tome fotos de cabeza en Instagram.

Ajá chica, entonces te pregunto a ti que aparentemente tienes la “respuesta correcta”. ¿Qué es el yoga?

Primero que nada, en teoría no es lo que piensas. Yoga no se limita a hacer un poco de posesitas encima de un mat, respirar full, relajarte un poco y ponerte buena.

El yoga viene de la India y se cree que es por primera vez mencionado en un libro antiquísimo del hinduísmo que se llama Rigveda. Allí en sánscrito y entre himnos se menciona el yoga y se calcula que el documento es del 1.500 a.C. (o bien cerca de por ahí).

La palabra, per se, significa “junto”, “combinado” o “unido” y viene del sánscrito “yuj” que no tengo idea de cómo se pronuncia.

Si yoga no es eso entonces, ¿qué es?

Según la mágica herramienta que es el internet, hay un escritor que se dedicó a definirlo. Su nombre es Knut Jacobsen e identifica 5 significados principales para la palabra.

El primero es que el yoga es un método disciplinado para alcanzar un objetivo, luego añade que puede ser una técnica para controlar el cuerpo y la mente. Yoga también puede referirse a una escuela hinduísta y a un sistema filosófico, usada con otras palabras puede significar diferentes técnicas y por último dice que el yoga es la meta como tal de practicar yoga.

Un poquito de inception ahí.

Luego vino otro tipo menos metódico (si te interesa se llama David Gordon White) que dijo que el yoga era despojarse de sufrimiento, tratar de alcanzar la paz y la salvación, expandir la consciencia, comprender lo permanente y lo impermanente y llegar a realizar logros sobrenaturales.

Algo así como Hillary Duff al final de A New Cinderella Story.

¿Así que el Yoga es como una religión?

Sí y no.

Hay distintos tipos de Yoga si contemplamos 4 visiones.

Para el hinduísmo hay tres tipos. El clásico que es una escuela filosófica; el yoga ashtanga que tiene su propia epistemología, metafísica, prácticas éticas, ejercicios sistemáticos y técnicas para el desarrollo de la mente. La meta del yoga ashtanga es a través del cuerpo y el espíritu, lograr la liberación. Por otra parte el yoga hatha que se enfoca en la fuerza física y mental por medio de ejercicios y posturas que se encuentran en 3 libros que lo rigen. Este último tipo fue el que en teoría popularizó el yoga.

Los budistas son un poco más relajados y espirituales según comprendo. El yoga para ellos se fundamenta en técnicas de meditación para alcanzar el mindfulness, la máxima concentración, tranquilidad y la capacidad de autoevaluarnos. Todo esto para alcanzar el Nirvana, que no, no tiene nada que ver con Smells like teen spirit.

En el jainismo es alcanzar la salvación y libertad total, y el yoga en el Tantra (tradiciones esotéricas del hinduísmo y el budismo) es un conjunto de mandalas, chakras, mantras y técnicas sexuales que llevan a la salud, la alrga vida y la liberación. Todo orientado a deidades.

Ya va, si todo eso es yoga, entonces ¿qué fue eso que me salió cuando busqué “hot yoga” en Youtube?

Mmm… porno, y totalmente desligado a lo que estoy tratando de explicarte.

Para sacarte la duda rápido. El hot yoga si existe, es como el yoga que conoces pero en un ambiente cerrado y caliente para que sudes como pecador en misa de domingo.

Ese tipo de yoga y el que practica mucha gente es comunmente confundido con asanas que son las posturas que realizas haciendo “yoga”.

O sea, si bien el yoga es hacer distintas poses repetidas veces, no lo es todo. Hay un trasfondo filosófico, religioso y ancestral que acompaña al ejercicio y lo convierte hasta en un estilo de vida.

¿Si soy católica no debería hacer yoga?

Pregunta digna de un Bitch You Dumb.

A ver, digamos que “legalmente” no. La Iglesia Católica Apostólica Romana ha escrito textos en los que considera la práctica del yoga “un culto al cuerpo” y capaz de propensar “desviaciones morales”. Vete tú a saber por qué.

El Islam tampoco es demasiado fan. En Malasia en el 2008 se prohibió la práctica por parte de los religiosos por ser considerado una blasfemia y aunque el primer ministrio lo permitió como ejercicio, él dijo que recitar los mantras iba en contra del Islam.

Ahora, practicarlo como ejercicio debe ser tan pecado como hacer natación. Te aseguro que ver cuatro veces Fifty Shades of Grey debe preocuparte más sobre la disponibilidad de tu puesto en el cielo que estirarte en un mat. Si es que te preocupan ese tipo de cosas.

A mi abuela la mandaron a hacer yoga para la salud.

Bueno chévere que tu abuela pueda doblarse como contorsionista, pero científicamente los beneficios en las enfermedades gracias a la yoga no se han registrado.

Obviamente ayuda al ánimo, a relajarte, liberar estrés, aliviar el PMS, a la fatiga, a controlar la ansiedad y al insomnio por ser un ejercicio sano e inspirado en la elevación espiritual. Pero así como quitarte la gripe, no estoy muy segura.

Se han visto buenos resultados en pacientes con cáncer como ayuda psicológica y ha ayudado a los esquizofrénicos a llevar mejor su condición, pero como dije, nada demasiado validado.

De hecho en Australia se hizo un estudio en el que 20% de las personas que habían hecho yoga, sufrieron de alguna lesión por ella.

Entonces no hago yoga.

No boba, sí, haz yoga. Solo que no le creas a cualquier hippie con un bolso de colores que maneja un Herbie que está licenciado para enseñar yoga.

Digamos que si no sabes nadar, no quisieras aprender con un tipo que necesita alitas para flotar en el agua. Más o menos el mismo principio.

Si te enseña alguien que no te presta mucha atención o que no sabe mucho del tema, evidentemente corres el riesgo de quedarte sin dientes delanteros haciendo la salutación al sol.

Estoy un poco confundida.

En resumen lo que debes saber es que el yoga trasciende los jugos detox, la hierba orgánica, los mats biodegradables y los dibujitos de círculos bonitos.

Aunque no hay problema en solo hacer el ejercicio, solo que ahora vas a poder participar en una conversación al respecto sin hacer tanto el ridículo.

Sino aplica una que no falla: di palabras relacionadas al tema que así asustas al resto de las personas en el debate.

Chakras, sánscrito, budismo, Shiva, asanas....