Aprende a ser educado al dar follow y unfollow

Cuando Carreño escribió su Manual de Urbanidad y Nuevas Maneras no podía haberse imaginado lo exageradamente sociable que iba a volverse la humanidad. Ahora limpiar la sala de tu casa antes de las visitas es tan importante como curar tu perfil de Instagram antes de aceptar a tus nuevos compañeros de trabajo.

La wellness coach que vive dentro de mí cree firmemente que las redes sociales son una extensión de nuestros hogares. Creo que es una propuesta interesante así que voy a tener un desdoblamiento y dejar que ella se encargue de seguir el legado de Carreño para traerlo hasta el 2017.

Del tacto en redes sociales: Follows y Unfollows

En palabras de Carreño, “El tacto social, debe considerarse como el más alto y más sublime grado de la cortesanía, pues él supone un gran fondo de dignidad, discreción y delicadeza”.

Dicho de otro modo, tu capacidad de convivir en tu entorno y la prudencia con la que te muevas, dicta la percepción que los demás tendrán de ti. Y no se trata de la prudencia de farándula venezolana que confunde la falta de substancia con la diplomacia, ni la clase de prudencia de colegio católico que dice que los pezones son una fuente infinita de vergüenza. Se trata de saber navegar las situaciones sociales inteligentemente para no ser un cavernícola con pinta de millennial.

Si quieres que te traten como Kate of Cambridge no puedes comportarte con la delicadeza de un cerdo revolcándose en un chiquero. Particularmente cuando se trata de dar follows y unfollows, hay ciertas reglas para que tengas muchísimo más tacto que Trump en Twitter:

No invitarías a tu frenemy a tu casa, no lo invites a tus redes

Las mamás acumulan vajillas que nunca usan y nosotros acumulamos gente que hace tiempo empezamos a odiar.

Los días en los que las redes eran solo una distracción esporádica se acabaron. Vivimos en Snapchat o Insta o Facebook. Todo el día, todos los días. Es demasiado absurdo tener las redes llenas de personas con las que no tenemos ninguna intención de hablar y que además de todo nos hacen molestar con cada publicación. Es perfectamente aceptable darle unfollow a esta clase de personas. Además de evitar que eventualmente les respondas de mala manera el día que te levantes con el pie izquierdo, estás evitando ponerte de mal humor cada vez que sacas tu celular.

Jamás mandes doble request

Principalmente porque se ve needy, y también porque pones a la otra persona en una situación incómoda. Créeme, vio tu request la primera vez y sus razones tuvo para no aceptarte. Volver a mandarlo es como ser el tipo fastidioso que pregunta “¿por qué?” luego de que rechazaron su invitación al cine.

Lo único que vas a lograr es que te dejen en el limbo sin aceptarte ni rechazarte y solo la gente creepy está en ese limbo.

Si lo mandaste, no lo retires

Te pongo una situación: estás en casa con tu novio y se queda dormido, su celular está convenientemente desbloqueado a tu lado y como tienes problemas de confianza lo agarras y empiezas a ver todas sus conversaciones/fotos. De repente se despierta y te encuentra, ¿qué haces?

Decir que no estabas haciendo nada y lanzar el celular al otro lado del cuarto es como ser de esas personas que dicen “fue un accidente” cuando los encuentran en la cama con alguien. Ser así de absurdo no tiene sentido. Si te atraparon con las manos en la masa, confiesas y asumes tu barranco como una persona digna y consciente.

Cuando estás stalkeando a alguien y mandas un request, muere con tu barco. La otra persona lo vio, si dejas que lo responda puedes hacerte pasar como una persona normal. Si lo retiras te delataste como alguien que estaba de stalker y perdió el control de sus pulgares.

Cuentan las mismas reglas que cuando estás offline

Si en la vida real no irías a tomarte un café con el ex de tu mejor amiga, no se vale hacerlo a través de tu teléfono. Todos los códigos de amistad cuentan en digital. No puedes seguir al ex de tu mejor amiga, ni al mejor amigo de tu propio ex. No estás siendo delicado sino pasivo-agresivo. 

Let’s be classy, ya no es el 2010, no es cool tener meltdowns frente al internet entero.