‘Tengo 24 años y no sé dónde tener sexo con mi novio’

Una de las cosas más terribles de vivir en Venezuela, además de que solo quedan como diez  personas en total, es la imposibilidad de progreso cuando eres joven y trabajador. Nuestra generación, que está en sus años mozos de colágeno y activación, trabaja sin parar para obtener como mayor logro económico unas cervezas baratas el viernes por la noche mientras que hace cuarenta años, nuestros padres podían comprarse un carro y un apartamento con un sueldo de recién graduados.

Gran parte de nuestra generación se ha largado del país en busca de independencia y progreso, y los que nos quedamos, a nuestros veinte y largos años, todavía padecemos los regaños de nuestras mamás para que recojamos el cuarto. Como si eso fuera poco, la situación se complica aún más cuando tienes pareja y esos momentos íntimos con ella no se pueden dar ya que ambos viven con sus padres. Te encuentras desesperada, buscando cómo mentirle a tu mamá y completamente deseosa de sexo por tanta abstinencia, razón por la que decidimos hacer una serie de tips y lugares para que puedas tener esos sexo con tu pareja en situaciones como estas.

Quítate el prejuicio de los moteles

Sí, niña, los moteles se usan y son una maravilla. Es el espacio ideal para disfrutar en completa tranquilidad con tu pareja, sin los nervios de que alguien, como tu mamá, pueda interrumpirte. Además, cuentas con una gran variedad de modelos, colores y precios.

Todos tenemos un/a amigo/a que vive solo

Si es de tu entera confianza, quítate la vergüenza y explícale tu necesidad sexual. Si verdaderamente es tu amigo, te prestará sus instalaciones para tener sexo sin ningún problema. Tú después se lo pagas con helado o algo así.

Si vas a mentir, miente bien

Con esto me refiero a que, si te vas a escapar con tu novio, no puedes pensar que tu mamá es tan ingenua como para creerse que vas a dormir en la casa de tu mejor amiga si sales con una toalla de playa en la mano, por ejemplo. Planea de manera inteligente tu estrategia y repítete la excusa mil veces en tu cabeza para que suene creíble. Sé que es horrible mentirles a los papás, pero ningún representante entenderá que, como joven enamorado, tienes una necesidad carnal.

Alíate con tus hermanos

Porque si tus hermanos mayores y sobreprotectores te llegan a cachar una escapada, deben defenderte, así como tú lo harías por ellos.

Olvídate de la casa de tu novio

En muchas casas, a los padres no les importa que sus hijos —varones solamente— duerman con sus novias. Es un hecho sumamente machista y retrógrado, pero bien común en nuestra sociedad. La cuestión es que si tu futura suegra no tiene problema con que te quedes en su casa a dormir, debes olvidarte de caer en la tentación sexual. Si, por alguna razón, los llegan a interrumpir o —peor— escuchar, vas a vivir con ese momento por el resto de tu noviazgo.

El carro es y siempre será el mejor resuelve

Es un espacio incómodo, por supuesto, pero que manejas tú. Lo importante es siempre buscar lugares donde no seas interrumpido bajo ninguna circunstancia: estacionamientos oscuros sin vigilantes —siempre cuidando que no te roben, obvio— o la urbanización de tu primo que es gigante. Eso sí, siempre tiene que ser de noche.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Un consumidor frecuente responde a expectativas de experiencias psicotrópicas